Impresiones sobre Xenoblade Chronicles 2

Rex y Pyra encienden la cuenta atrás de una nueva entrega que parece traer grandes sorpresas.

Tras los meses de octubre y de noviembre, plagados de grandes éxitos como Super Mario Odyssey, Fire Emblem Warriors y DOOM, entre muchos otros, diciembre quiere empezar sus días coronándose por todo lo alto, con la llegada del tan esperado Xenoblade Chronicles 2. Nintendo y Monolith Soft llevan trabajando duro desde que, en enero de este año, presentaran al título junto con Nintendo Switch, revelando un futuro prometedor para la nueva consola de la compañía. Si Xenoblade Chronicles, la primera de las entregas, fue un éxito rotundo en Wii, prometen regresar con las pilas cargadas en esta segunda aventura.

Xenoblade Chronicles 2

Xeno ¿Blades?

Si nos preguntasen por un RPG que, como jugadores de las consolas de Nintendo, nos ha marcado, sin duda alguna en nuestra mente aparecería el título de Xenoblade Chronicles: por su historia, sus personajes y por dotar de un nuevo estilo a los clásicos juegos de rol por turnos a los que estábamos acostumbrados hasta el momento. Xenoblade Chronicles X nos asombró por su jugabilidad, ofreciéndonos un título con el que pasar horas y horas sin apenas cansarnos, mientras seguía la estela del primero pero con bastantes cambios de base. Caracterizados por un amplio mundo donde se nos permite ir y venir a nuestro antojo, realizando misiones principales para avanzar en la historia principal, entretenernos a ayudar a los pobres personajes que requieren de nuestra ayuda, o sencillamente disfrutando de enfrentamientos con criaturas sorprendentes, este mundo que parece no tener fin llegó a nuestros corazones con intención de quedarse.

Tomando el relevo de la primera entrega, Xenoblade Chronicles 2 tiene la misión de fusionar las características propias de la saga con las novedades detrás de cada título “–Blade”.

Sí, como leéis. En esta ocasión, una de las innovaciones que nos llama la atención desde el primer minuto, si lo comparamos con sus predecesores, es la existencia de los Blades, no como una organización -como en Xenoblade Chronicles X– sino como una raza mística. Estos seres que, no tenían cabida en los juegos anteriores, cuentan con apariencias que abarcan desde humanas, como Pyra, la Égida y coprotagonista; hasta animales, como Dromarch, un enorme tigre blanco, y que nos acompañarán fielmente a lo largo y ancho de nuestra aventura por el vasto mundo de Alrest.

Probablemente, este sea el cambio más evidente, la introducción de estos compañeros que, a su vez, influye en el sistema de combate tradicional. Sin embargo, al contrario de lo que en un primer momento podamos pensar, el eco de las entregas anteriores continúa presente. Los Blades aportan frescura al sistema de combate, donde se sigue manteniendo la ejecución de ataques automáticos y las artes del personaje que controlemos en cada momento. Resulta bastante intuitivo, aprovechando bien la facilidad que los mandos de la Switch nos aporta, donde cada uno de sus botones tendrá una función que nos permitirá cambiar entre los Blades asignadas a cada Piloto, como nuestro protagonista, Rex, así como asestar diferentes tipos de ataques especiales y de combos que irán apareciendo con el desarrollo de la trama.

El número de Blades que podrán acompañarnos en combate, sin embargo, es limitado. Aunque podamos vincularnos con varios a través de los cristales primordiales, únicamente podremos utilizar en combate un máximo de 3. A medida que el juego avanza desbloquearemos el uso de la tercera, que durante los primeros capítulos no nos podrá acompañar. Además, deberemos elegir bien, teniendo en cuenta el elemento, su rareza y el tipo de arma que nos proporcionan los Blades.

Fantasía a ritmo de espada

Apenas comenzando nuestro viaje ya contaremos con la posibilidad de perdernos con Rex por sus escenarios, a lomos de los titanes sobre los cuales se erigen todas las poblaciones, investigando cada uno de los rincones perfectamente elaborados. Y no solo eso, sino que podremos optar por realizar las primeras misiones secundarias que nos recompensarán con objetos bastante interesantes en estos primeros pasos que damos en la aventura.

Podremos utilizar todas las posibilidades que nos ofrece la cámara, aumentando o disminuyendo el zoom así como variando el punto de vista para poder encontrar tesoros escondidos, objetos o personajes que pretenden jugar al escondite con nosotros. Impresiona que se mantengan la calidad y los detalles por mucho que ampliemos, a pesar de que en ocasiones el manejo de la cámara nos pueda jugar una mala pasada si nos cruzamos con columnas o habitaciones demasiado pegadas a nuestro objetivo, pero nada que no se pueda solucionar dando un par de pasos a cualquier dirección.

Como buen RPG, encontraremos tiendas con todo tipo objetos, materiales, comida y posadas para poder descansar, y subir de nivel. En esta nueva entrega, encontraremos objetos para mejorar tanto a nuestros Pilotos como a nuestros Blades. En este aspecto, sin embargo, debemos distinguir entre unos y otros. Los primeros podrán llevar complementos, que mejorarán nuestra salud, aumentarán nuestra fuerza, o nos permitirán estar más alejados de nuestros Blades, entre otras posibilidades, pero no cambiarán nuestro aspecto físico. Con respecto a los segundos, les podremos otorgar chips que modificarán sus estadísticas así como núcleos, que les otorgarán mejoras en sus habilidades, resistencia a elementos, etc. Contaremos también con el Afinigrama, un árbol de poderes con el que podremos ir desarrollando las habilidades de nuestros Pilotos, gracias a puntos que iremos adquiriendo en combate además de la experiencia para subir de nivel.

Blade común femenina

¿Te hace un chapuzón?

Y es que entre titán y titán, porque existen una gran cantidad de ellos, de diferentes tamaños y formas, nos encontraremos el mar de nubes. Aunque nos podemos encontrar con titanes de pequeñas dimensiones, como por ejemplo Abu, el querido titán anciano que acompaña a nuestro protagonista Rex sirviéndole como casa, otros tantos titanes pueden tener el tamaño de países, albergando sobre ellos ciudades y poblados así como diferentes ecosistemas. En ellos habitarán criaturas de diferentes colores, tipos y, cómo no, peligrosidad. Desde pequeños e inofensivos a enormes y feroces criaturas que estarán dispuestas a dejarte sin vida con un solo golpe, contarán con un colorido y unos detalles de gran calidad, ya juegues en modo portátil o sobremesa, mucho más detallado que en entregas anteriores.

El cambio entre día y noche se mantiene, así como la marea vuelve a ser un punto importante, abriendo o cerrando nuestro camino según la parte del titán que se encuentre sumergida. Mientras tanto, y aprovechando las habilidades de Rex, siempre podemos hacer tiempo buceando mediante el uso de cilindros para encontrar nuevos tesoros, ¡aunque ten cuidado! Algunos pueden venir con sorpresa incluida. En ocasiones una graaan sorpresa.

Un mundo ideal

Lo que tenemos por delante es un enorme mundo completamente inexplorado, donde si por el día reinan la viveza de sus colores así como la amplia paleta cromática y el buen uso de las sombras, la caída de la noche nos regalará un paisaje sacado de las mejores postales de astronomía. La oscuridad no será un impedimento para poder seguir con nuestro viaje, sino que mantiene el toque realístico de ver las horas pasar, y las nubes que rodean a los titanes harán que quieras zambullirte en un mar de algodón de azúcar.

Por muchas criaturas que encontremos a nuestro alrededor, el juego fluye sin perjudicar nuestro camino. Únicamente en los escenarios de ciudad donde un número elevado de comerciantes y personajes no jugables con los cuales interactuar estén demasiado cerca, podemos observar que el personaje que manejamos camina más lentamente, aunque no influye en los diálogos ni en el apartado de sonido.

Si tenemos que hablar sobre la banda sonora, no existe otra palabra para definirla que excepcional. En cada combate, cada ciudad o cada ubicación en el mapa nos acompañará una melodía acorde al escenario donde estemos. Desde músicas relajadas mientras surcas los amplios pastos verdes hasta acordes que nos mantendrán en tensión al enfrentarnos a monstruos, siempre con un toque épico que te hará sumergirte todavía más en esta aventura. Aquellos que tengáis la suerte de poder contar en vuestras manos con la edición limitada del juego tendréis, además del título en sí, una verdadera joya musical que podréis escuchar sin necesidad de recurrir a perderos por el mundo de Alrest.

Además, desde el día de su lanzamiento podremos disfrutar del sonido en japonés, en caso de preferirlo al audio en inglés. Así que tendremos la posibilidad de optar por uno y otro, acompañando a los subtítulos en español. Unos subtítulos que además adaptan con bastante fidelidad los diálogos, llenos de pequeñas bromas que tratarán de sacarnos una sonrisa.

Pero sobre todo, Xenoblade es historia

Una historia dinámica, entretenida, que al poco de su comienzo ya cuenta con uno de los giros más impactantes y que influirán en mayor o menor medida a lo largo de todo el recorrido del juego. Que no os asusten sus personajes de aspecto más aniñado que las entregas anteriores, pues esto no le robará seriedad a los momentos más delicados. Gracias a su diseño más desenfadado y a la juventud de varios de sus protagonistas las risas se encuentran aseguradas, ofreciendo un carácter más ameno y menos sobrio pero que, como ya decimos, no empañarán aquellas escenas de importante relevancia.

Rex, un joven buceador que se gana la vida recogiendo tesoros de las profundidades, será nuestro principal protagonista. Vive junto a Abu, el titán sobre el cual habita y surca el inmenso mar de nubes de cubre todo el mundo. A pesar de su temprana edad, es un profesional en su trabajo, motivo por el cual un día será enviado a una misión un poco más especial de lo normal.

Acompañado por personajes como Nia, Mahlos y Jin, se adentrará en las profundidades hasta encontrarse con un tesoro jamás visto anteriormente. Uno con forma humana, muy especial. La Égida, una Blade legendaria que se encuentra latente pero que el destino querrá que despierte para ser nuestra compañera. Pyra y Rex, tras el último evento que sacude la vida de nuestro joven protagonista, mantendrán un vínculo especial. Como si dos caras de una misma moneda se tratase, deberán luchar juntos, esforzándose para completar el único deseo que esta Blade tan especial le ha pedido a cambio de otorgarle su ayuda:

Rex, ¿me llevarás hasta el Elíseo?

Comentarios
  1. 1.
    ¡Felicitaciones a nuestra compañera Hana por este extraordinario Avance!
    Me imagino que muchos después de leer este muy buen logrado avance se les pondrán largo los dientes por probarlo.