Portada » Artículos » Impresiones de Fire Emblem: Three Houses

Impresiones de Fire Emblem: Three Houses

Ha pasado bastante tiempo desde el anuncio de una nueva entrega principal de la serie, pero por fin, la espera llega a su fin este mismo mes con el lanzamiento de Fire Emblem: Three Houses en la consola híbrida. Tras una buena cantidad de títulos lanzados en los últimos años en 3DS, la veterana y aclamada saga de rol táctico de Intelligent Systems promete debutar en Nintendo Switch por todo lo alto, rompiendo con las bases establecidas y siendo un considerado paso hacia adelante.

Es por eso que hemos podido adentrarnos profundamente en el juego para comentaros las grandes claves que hacen de Three Houses un capítulo muy especial dentro del enorme abanico de aventuras que maneja la franquicia.

Bienvenidos al curso de rol táctico

Esta vez, la premisa argumental nos pone en la piel de un profesor de la Academia de Oficiales de Fódlan, que se encuentra en el Monasterio de Garreg Mach. Allí, las tres grandes naciones del territorio envían a jóvenes de lo más afortunados para formarse en la escuela y convertirse en un futuro no muy lejano en grandes líderes y soldados de sus respectivos países.

Como tutor de una de las tres casas, deberemos de hacernos cargo de nuestros alumnos, asesorándoles e incluso motivándoles para que saquen todo su potencial. Esto juega un papel fundamental ya que a medida que avance el curso, se desarrollarán diferentes acontecimientos en la historia que pondrán en peligro a toda la escuela.

Para hacer frente a estas amenazas, libraremos los ya conocidos combates tácticos, como es costumbre en la franquicia. En ellos, debemos de mover a nuestras unidades por cada una de las casillas del mapeado y atacar a nuestros enemigos. De esta manera, encontramos un componente estratégico de lo más interesante, que nos hará pensar seriamente en cada uno de los movimientos empleados. Desde procurar que nuestros aliados no caigan en el combate, hasta colocar unidades lo más cercanas posibles a otras con las que tengan un buen nivel de amistad para crear sinergia entre ellos.

Colegio Garreg Mach de Armas y hechicería

Si el campo de batalla nos resulta un aspecto muy familiar para los seguidores de Fire Emblem, la vida en el monasterio de Garreg Mach es, sin duda, la novedad más rompedora que hemos visto en Three Houses. Para empezar, esta academia es bastante amplia, componiéndose de diferentes zonas que están repletas de alumnos y actividades con las que interactuar.

Con los estudiantes podremos hablar para estrechar lazos y resolver sus peticiones, siendo estas las típicas misiones secundarias que al ser completadas nos darán recompensas. Por el contrario, realizando actividades con nuestros alumnos podemos hacer que estos ganen motivación, algo que es imprescindible para mejorar sus atributos en las tutorías.

Cabe destacar que lo interesante de todo este sistema de progresión es su planificación a través del calendario. De entrada, en cada semana tenemos un día para gestionar todo lo referente con nuestra clase, que es el lunes. Por el contrario, en cada domingo podemos elegir como afrontar ese día con varias opciones como la exploración del monasterio, emprender batallas secundarias, asistir al seminario o aprovechar y dar descanso a nuestros alumnos.

Al finalizar el mes, un día de la última semana está dedicado a emprender una misión principal, que como no podía ser de otra forma, está relacionada con el argumento y que pondrá fin al capítulo en el que estemos.

El Emblema de Fuego más rompedor

Que Fire Emblem esté de regreso siempre es una buena noticia. Tras su brillante paso por Nintendo 3DS, Intelligent Systems ha demostrado con creces que sabe muy bien lo que se hace con la saga, especialmente tras el nuevo cambio de rumbo que sufrió a partir de Awakening.

Con lo que hemos podido probar, podemos afirmar que la llegada de Three Houses es una celebración para todo fan de la serie. Lo primero, es por el hecho de su aterrizaje en Nintendo Switch, una máquina que hace que no se pierda la costumbre adquirida en los últimos años de jugar a Fire Emblem de manera portátil, pero que también, ha hecho que tras doce años volvamos a tener un juego de sobremesa.

Lo segundo que podemos decir, es que estamos ante una entrega que sigue apostando por una experiencia de toda la vida, pero que también es capaz de romper con normas establecidas y ser un soplo de aire fresco. Por el momento, no podemos comentar demasiado, eso es algo que lo dejaremos para nuestro análisis, pero lo que hemos probado de Fire Emblem: Three Houses nos ha parecido una revolución jugable más que necesaria, que incluso se atreve a recuperar la seriedad de otros títulos de antaño. ¿Estará a la altura de lo prometido? para ello habrá que esperar al día 26 de julio, fecha elegida para que dé comienzo nuestro periplo por los campos de batalla de Fódlan y como no, por el trepidante y necesario mundo de la enseñanza.

Escrito por
En ocasiones suelo programar o por el contrario, me pierdo por Hyrule. Soy de los que sigue esperando el regreso de F-Zero y Golden Sun.

¿Te ha Gustado?

8 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Sergio Barragán hace 4 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.