Vuelven los YO-KAI llenos de acción multijugador.

YO-KAI WATCH es una franquicia cross-media que en Japón ha conquistado al público con todo lo que ofrece. En España también ha cosechado éxito y, pese a que no ha sido al mismo nivel que en el país nipón, tiene un gran número de fans. En Revogamers cubrimos sus inicios de forma exhaustiva con una RevoZona que os recomendamos visitar en caso de que no conozcáis mucho sobre esta saga en la que los míticos Yo-kai son los protagonistas.

Ahora, tras dos entregas de la saga principal RPG y, mientras esperamos la tercera, llega a occidente el primer título del spin-off Blasters, en el que directamente encarnaremos a diferentes Yo-kai (y no a un joven) que forman parte de un equipo de justicieros que se dedican a solucionar los problemas causados por los seres más conflictivos de cada zona en un juego de rol de acción en tiempo real.

De cero a héroe

La historia nos lleva al centro de trabajo de uno de estos grupos justicieros llamados Blasters. Nuestro grupo comienza siendo literalmente de pacotilla, incapaz de realizar bien la mayoría de misiones y con miembros bastante perezosos. Pero todo cambia cuando aparece Capicachas, que viene dispuesto a convertir en unos campeones al equipo protagonista, a base de entrenamiento y de ir aceptando misiones en función de nuestro rango y capacidad. Las primeras, de paso, servirán también como tutorial para aprender lo básico del juego y sus mecánicas.

Como integrantes de los Yo-kai Blasters nuestro objetivo es acabar con todos los Yo-kai que estén provocando alboroto en la ciudad, o bien ayudar a otros que necesiten que les consigan objetos o busquen protección. Para derrotar a los enemigos contamos con un ataque normal y dos ataques especiales. Cada uno de estos ataques se ejecuta con un botón predeterminado. Además de combatir, también podemos recorrer los escenarios en busca de objetos, experiencia adicional o nuevos amigos Yo-kai que se unan a los Blasters en su búsqueda del bien.

Conseguir que un nuevo Yo-kai se una a nuestro equipo es un proceso totalmente aleatorio. De vez en cuando, tras ser derrotado, alguno de ellos desprende un aura rosácea como indicativo de que se puede entablar amistad con ellos. Esta amistad se consigue a través de un pequeño minijuego que deberemos superar: tenemos que apretar el botón A repetidamente en el momento que el marcador de una ruleta recaiga sobre el símbolo de un corazón.

Los Blasters unidos jamás serán vencidos

Con las misiones completadas ganamos puntos de experiencia que pueden ser utilizados para comprar objetos y equipo – o, de mayor importancia, subir de nivel. Subiendo de nivel aumentan los parámetros de nuestro equipo (vida, ataque, defensa, etc.). A medida que avanzamos en la aventura y subimos de nivel, nuestros Yo-kai pueden evolucionar o fusionarse con objetos para transformarse en criaturas más poderosas.

Una de las claves de la estrategia de YO-KAI WATCH BLASTERS es que hay diferentes tipos de Yo-kai. Esto hace que haya algunos que destaquen en el ataque, otros en la defensa, otros en sanación y otros en realizar espiritaciones – que actúan lanzando hechizos especiales. Además, cada uno de ellos cuenta con un elemento, lo que hará que sean más efectivos (o todo lo contrario) contra los enemigos. Y por último, y por si fuera poco, podemos equipar objetos a nuestros combatientes para mejorar alguna de sus características. Todo ello hace que crear un equipo equilibrado sea indispensable para facilitarnos el trabajo.

Cada potencial equipo nos da variedad y la posibilidad de que cada jugador consiga así su propio estilo; pero en definitiva es una experiencia que está planteada de tal forma que no suponga un gran reto para nadie juegue como juegue si se le dedica el tiempo suficiente. La franquicia está pensada para que personas de todas las edades puedan jugar sin frustrarse demasiado, algo que resulta interesante sobre todo para familias, pero que también hace que pueda convertirse en un juego algo lento o pesado para los jugadores más duchos en los RPG.

Misiones varias

El título tiene 3 modos juego: el modo historia; el modo Patrulla, en el cual recorremos los escenarios de forma libre sin ningún tipo de objetivos; y el modo Bosses, en donde nos volveremos a enfrentar a los jefes derrotados en el modo historia con determinadas condiciones. En todos ellos manejaremos a uno de los miembros del grupo activo de cuatro, mientras que el control del resto queda en manos de la IA, aunque podemos cambiar entre el personaje manejable en cualquier momento siempre y cuando se encuentre cerca de la posición del jugador.

La historia de YO-KAI WATCH BLASTERS se estructura en capítulos. Cada uno de estos capítulos se compone de varias misiones, tanto principales como secundarias (algunas obligatorias pero la mayoría opcionales). Además, los capítulos poseen historias independientes donde consiguen protagonismo gran variedad de Yo-kai. Dichas misiones pueden ser de varios tipos, aunque a la hora de la verdad son similares en su manera de proceder, salvo algunos detalles. Su verdadero potencial reside en la cantidad de contenido que ofrece, al igual que pasa con las entregas principales de la saga, algo que se ve reflejado en las diferentes actividades que pueden realizarse en la base.

De hecho, una de las cosas más interesantes es la Yokai-Pad, una tableta que actúa como el menú del juego. Ésta irá recibiendo actualizaciones que se traducen en nuevas aplicaciones (apartados), y gracias a ellas tendremos acceso a un montón de información sobre nuestro progreso, los objetos obtenidos, nuestros Yo-kai y la posibilidad de modificar las opciones del juego, guardar la partida o revisionar los vídeos de la aventura. Es una forma muy interesane de tener siempre a mano todo lo que el título ofrece y que, además, permite que tengamos el menú ordenado según nuestras prioridades de uso.

Un juego con tanta cantidad de contenido como Yo-kai hay en él

Los niveles de producción de Yo-kai Watch Blasters son muy altos. El apartado gráfico luce con un diseño llamativo y colorido, además de tener un buen efecto 3D – algo que últimamente no suele ser habitual. Pero la palma se la llevan las animaciones y los detalles visuales capaces de atrapar a los seguidores de estas criaturas y al público más joven por su calidad. La música también está a buen nivel, con melodías muy animadas y sobre todo con un doblaje al castellano excepcional, calcado al de la serie televisiva en las distintas animaciones del cartucho, en las voces de los personajes durante el juego e incluso en las canciones. Y no podemos olvidar su rendimiento, y es que el juego va como la seda incluso con varios jugadores en modo online luchando contra varios enemigos a la vez situados en distintos lugares del escenario.

YO-KAI WATCH BLASTERS es un juego que ofrece bastante contenido y posibilidades jugables. Sin embargo, parte de este contenido no es nuevo, pues no se corta en reciclar muchos assets de las aventuras principales de la franquicia. Los escenarios donde se desarrollan las misiones son fragmentos del mapa de las otras aventuras; e incluso hay batallas contra jefes que son casi idénticas. Además, las diferencias entre el contenido original y el reciclado se hacen evidentes, pues a nivel gráfico lo nuevo es más llamativo y de mayor calidad.

A pesar de todo lo que se ofrece, la guinda del pastel se alcanza con el multijugador. Por un lado está el factor “Pokémon”, es decir, intercambios de medallas Yo-kai, al que también se le añaden enfrentamientos gracias a StreetPass. Pero lo especial realmente es el cooperativo, ya sea en modo local u online (con amigos o desconocidos). Podemos crear un equipo que cumpla ciertos requisitos de búsqueda y, para evitar spoilers, solo podrán cubrirse misiones que el jugador menos avanzado haya desbloqueado.

YO-KAI WATCH BLASTERS es un título que se hace imprescindible para los fans de la franquicia, que pueden llegar a desbloquear personajes extra si poseen YO-KAI WATCH 2 (en cualquiera de sus versiones) o incluso para los seguidores más acérrimos que se hagan con las dos versiones del juego. En lo referente a Liga del Gato Rojo o Escuadrón de Perro Blanco, las dos versiones del juego, hay que señalar que las diferencias entre ellas quedan limitadas a pequeños detalles de la historia y a ciertos Yo-kai exclusivos de cada una de ellas, algo que incentiva el intercambio.

En definitiva y, al igual que el resto de la saga, es un juego que tiene al público infantil como principal objetivo, y eso hace que completarlo no sea un camino muy difícil. No obstante, es divertido para todo tipo de público, sobre todo si se tiene compañía para jugarlo. Puede pecar de ser repetitivo, pero la verdad es que todo su contenido lleno de detalles, su ritmo rápido de juego y el encanto general de todo el producto te atrapa más de lo que puedas llegar a pensar.

Comentarios