Desenfunda tus mejores chistes en este duelo en el lejano oeste.

Con la llegada del verano apetece hacer un viaje para desconectar de la rutina. Si eres de los que están cansados de veranear en complejos turísticos e ir siempre a la misma playa, West of Loathing te trae la posibilidad de divertirte en el desierto.

Trónchate de risa en el desierto

West of Loathing es una aventura RPG que lleva el humor por bandera. O también se podría decir que es un juego de humor que utiliza los componentes clásicos de los juegos de RPG como base. Sea como fuere nos embarcamos en una travesía por el desierto para contagiarnos de un aguda epidemia de lo absurdo e irracional para matarnos de risa.

El objetivo primero y último de West of Loathing es hacernos visitar el Oeste para hacernos reír. Así que si te apetece echarte unas risas encontrarás innumerables situaciones, diálogos, combates, referencias, enemigos y combates alejados de toda lógica.

Un buen chiste de vaqueros

Los diálogos son una parte fundamental de West of Loathing.  La mayor parte del tiempo estamos leyendo conversaciones con todos los habitantes de este alocado desierto. Intervenimos pudiendo elegir una respuesta entre dos o tres opciones, las cuales nos pueden servir para librarnos de algunos combates o recibir alguna recompensa. Es el recurso más utilizado para sacarnos la carcajada y deja patente que no están ahí por mero adorno.

En general las mecánicas con las que cuenta West of Loathing son bastante sencillas. No existe ningún tipo de combinación de acciones u objetos complicada, dejando patente querer ser accesible.

En este punto introducimos los combates, los cuales son también de desarrollo sencillo pues es un enfrentamiento de nuestro personaje caricaturesco contra diferentes enemigos de forma directa. Aun así consiguen ser interesantes por la representación de los mismos. Es hilarante ver el tipo de personajes  que intervienen en los combates así como los diferentes ataques y objetos que utilizamos, como derrotar a un esqueleto con un puño americano.

Además nos encontramos con pequeños puzles, que consisten en interaccionar objetos conseguidos con elementos del entorno.  Como ejemplo, poder abrirnos paso por una mina combinando dinamita con cables para hacer explotar una entrada cubierta de rocas.

Buenos gráficos

La primera impresión que te llevas al ver el apartado artístico de West of Loathing es de ser un título bastante simplón, de tener poco esfuerzo detrás. Nada más lejos de la realidad. El diseño simplista hace gala de unas animaciones muy trabajadas y variadas que dotan de vida a este Oeste. También contamos con algunos juegos de luces bastante llamativos e implementados de manera original.

La ambientación del Oeste en West of Loathing es rica y variada. Visitamos escenarios como tabernas, cementerios, minas, desiertos y más; con gran cantidad de detalles como las legendarias moñigas de caballo repartidas por el suelo de los escenarios y su característico sonido que emanan al ser pisadas.

El apartado sonoro también es un portento (no en originalidad en este caso) con sonidos y melodías country que nos transportan sin remedio al medio oeste más loco.

No recomendamos en absoluto para aquellos que no sepan o entiendan perfectamente el inglés, ya que West of Loathing viene en completo inglés. Para los que no tengan ningún problema con el idioma es un título recomendado para aquellos que le den importancia al humor y les apetezca una experiencia diferente al dogma general de los videojuegos.

Comentarios