Una aventura de plataformas exclusiva de Wii U en un mundo abierto en el que nuestras principales bazas son nuestro móvil y una pistola de agua.

Twisted Fusion es uno  de esos títulos bendecidos por Kickstarter, pues encontró en él su financiación, aunque hay que recalcar que se pedía una suma muy modesta en comparación con lo que se suele ver. Estamos ante un juego a lo Metroidvania, con características únicas, aspecto retro y posibilidad de tener hasta cinco jugadores a la vez en la partida. Suena bien, ¿no? Vamos a ver si realmente cumple con las expectativas. Eso sí, no dejéis que la larga pantalla de carga inicial os haga desesperar.

El poder de una pistola de agua

El viaje comienza cuando la protagonista, Cora, ha quedado con sus amigas para echarse unas batallitas con pistolas de agua, momento en el que de repente son teletransportadas a un mundo mágico llamado Evan. Ahora toca buscar la manera de volver a casa, encontrando unas piedras solares que están escondidas, cómo no, en torres protegidas por terribles jefes. Por suerte, en este mundo sus pistolas de agua pueden ser utilizadas como armas para derrotar a todos los enemigos.

Al principio se suelta a nuestra protagonista en un punto del mapeado, y tiene que ir libremente hacia las torres para poder avanzar. Se puede ir por todos los caminos desde el principio pero, al menos al inicio, se debe seguir cierto orden hasta que se vayan consiguiendo ciertas habilidades. Las habilidades principalmente se consiguen con dinero del juego, por lo que si al principio repetimos algún encargo opcional varias veces podemos aventurarnos a todo el juego yendo “a tope”. Las torres por su parte tienen un desarrollo lineal en el que hay cierto componente de laberinto, premiándose a aquellos amantes de la exploración con un corazón extra y alguna que otra sorpresa.

Además de la trama principal, se plantean varias tareas opcionales. Por una parte encargos de ciertos personajes, consistentes en recoger ciertos objetos, eliminar un número determinado de cierto enemigo y otros similares, obteniendo dinero u objetos especiales como premio. Por otro lado hay una serie de criaturas ojo-con-patas llamadas Go-Go, que tienen a algunos de sus miembros encerrados dentro de enemigos verdes y que nos ofrecen una medalla de premio si los liberamos. Dichas medallas permiten desbloquear personajes adicionales y trajes para Cora.

Sin mapa, pero con un móvil bien equipado

El mundo exterior tiene lo que pueden ser problemas para algunos jugadores. Problemas de escasez de un mapa detallado (sólo vemos “zonas”), pantallas muy parecidas en cada zona y una cámara que puede no hacer mucha gracia. Siempre que nuestro personaje se mueve, un centímetro aunque sea, la cámara le hace un leve acompañamiento, algo que puede ser ligeramente molesto al principio, pero a lo que uno puede acostumbrarse. Sin embargo, en espacios exteriores, a falta de pared al fondo como ocurre en las mazmorras, los elementos de la parte de atrás de la pantalla se mueven también ligeramente en el sentido contrario a la cámara, como si nos fuéramos alejando de ellos, siendo algo molesto para la vista – pudiendo llegar a marear a alguna gente. Existen otros defectos a nivel estético (como puertas que se quedan cerradas visualmente a pesar de usar una llave), pero no afectan a nivel jugable.

El mejor aliado del jugador es el móvil de la protagonista. Permite una gran cantidad de tareas, desde teletransportarnos a zonas en las que hayamos encontrado una estatua hasta cambiar la dificultad en cualquier momento de 1 a 9 a lo Kid Icarus Uprising, donde monstruos más fuertes = mejores objetos recibidos tras su derrota. Se puede ver también la hora del juego (pudiendo toquetearla) y el clima, (aspectos que cambian la aparición y comportamiento de ciertos enemigos), tener acceso al estado de misiones secundarias, y una tienda de mejoras/nuevas habilidades a cambio de dinero (algunas como el Jet Pack son vitales). Existe una aplicación dentro del móvil para gestionar los huevos de monstruo que encontremos (los pueden soltar los enemigos junto a la salud y el dinero), un sistema en el que se puede subir de nivel a ciertas criaturas, potenciarlas, fusionarlas y hacer equipos de tres para que luchen en desafíos especiales que nos otorgarán una recompensa en forma de diamantes. Y como aplicación final esta la opción de gestionar jugadores y personajes.

Twisted Fusion permite en cualquier momento cambiar al personaje al que manejamos (cada uno tiene un ataque especial distinto) y el número de jugadores activos, pudiendo estar hasta cinco personas al mismo tiempo utilizando Wii Remotes, Mandos Pro, Mandos clásicos y el Gamepad. El mando protagonista de Wii U puede ser utilizado como pantalla para el Off-TV pulsando -, y en caso de que se tenga como pantalla auxiliar permite tener el móvil siempre presente y utilizarlo sin tener que parar el juego.

En definitiva, un juego indie en toda regla, con un estilo gráfico sencillo cuyo mayor problema está en el parecido de los escenarios exteriores y la ausencia de mapas. La cámara tiene lo suyo, y hay ciertos aspectos en desequilibrio, como las explicaciones sobre la app de monstruos o las habilidades a aprender. Sin embargo, tiene esa característica importante de un juego que hace que una vez comprendes cómo funciona todo – y tienes el Jet Pack pronto – te sientas motivado a continuar y ver qué viene después, además de ir descubriendo desafíos especiales. El hecho de que ya el juego mencione que es la versión 1.0 hace viable la inclusión de mejoras que arreglen algunos de estos problemas y, en caso de ser así, estaríamos hablando de un juego a tener muy en cuenta. Además, la duración base es de 10 horas aproximadamente, pudiendo verse multiplicada por aquellos amantes del 100%, por lo que hay juego para rato tanto para unos como para otros.