¡Un año con Nintendo Switch!

Nuestros redactores hablan sobre el primer año de la consola.

Ha pasado ya un año del día en que muchos de nosotros acudíamos a la tienda ilusionados como un niño o esperábamos en la puerta de nuestra casa, con una paciencia infinita, a que sonase el timbre de la puerta y fuese el repartidor. Nintendo Switch cumple un año y varios redactores no podíamos dejar pasar la ocasión de dedicarle un artículo. Así que ponte tu gorrito de celebración y acompáñanos en este cumpleaños.

“El primer año de Nintendo Switch ha sido formidable” Arturo Albero – Reztes

Se cumple un año desde que se lanzara Nintendo Switch y, con ella, el que se ha convertido en mi juego favorito de todos los tiempos (de momento), The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Resulta curioso, porque tanto el juego como la consola comparten el mismo espíritu: Volver a los orígenes, no para copiarlos sino para dar un paso hacia adelante.

De esta forma, con The Legend of Zelda: Breath of the Wild se ha vuelto al concepto del The Legend of Zelda original, pero con la visión de la actualidad. El resultado ha sido fabuloso, muy alejado del modelo de Ocarina of Time que llevaba reinando casi 20 años. Resulta paradójico que haya más Zeldas basados en Ocarina of Time que en el Zelda original, pero por fin esta tendencia se ha roto, para disfrute de unos y lloros de otros.

Nintendo Switch representa lo mismo. Una consola para jugar de cualquier forma. Han cogido un poco de casi cada consola (hasta del asa de Nintendo Gamecube, una de mis características favoritas por el absurdo que representaba).

Y, claro, Nintendo Switch ha venido acompañada de un catálogo que, por sí mismo, ya justifica la compra de una consola. Ha habido un equilibrio entre ports de la malograda Wii U, como Bayonetta 2+1, Mario Kart 8 Deluxe o Rayman Legends, y también novedades del calibre de Super Mario Odyssey, Xenoblade Chronicles 2, ARMS o Mario + Rabbids. Y también ha habido Splatoon 2, que no sabría calificarlo si como novedad o remake. Es un poco de las dos cosas.

Se nos viene un segundo año que promete ser interesante, pero cuesta imaginar algo que pueda superar a lo que ya ha acontecido. Además, ahí planea sobre nuestras cabezas la sombra del online de pago, sin mucha más información al respecto. Eso sí, por lo menos vamos viendo consolidarse el apoyo de compañías que hasta ahora habían evitado pisar terreno Nintendo, como Bethesda (¡quién lo iba a decir hace unos años!) o From Software.

En cualquier caso, creo que todo el mundo coincidirá en que el primer año de Nintendo Switch ha sido formidable. Como dicen por ahí, ¡Así sí!

“Nintendo ha creado una consola para jugar y solo para jugar” Marcos Catalán – Dee

Qué rápido pasa el tiempo, ya un año. Claro que es normal que haya volado, entre juegazo y juegazo no ha habido tiempo de aburrirse.

Nintendo Switch celebra su primer aniversario habiendo dejado un sabor de boca inmejorable entre quienes confiaron en la otra vez arriesgada apuesta de la compañía kiotense, que hemos sido muchos, como así lo reflejan unas cifras de ventas que no hacen sino confirmar a Nintendo lo que muchos ya sabíamos: para vender consolas necesitas publicidad y juegos, sobre todo si no te llamas Sony, pero esa es otra historia.

Ahora toca hablar de Switch y de cómo ha pasado de ser un producto que a mí ni fu ni fa, pues soy el típico jugador de sobremesa huraño que juega a oscuras, solo, a convertirse en la consola con el mayor promedio horas/día de cuantas tengo en mi haber, que son muchas.

Esto se debe, como es normal, a dos factores los cuales Nintendo, esta vez, ha cuidado por igual: los juegos y las especificaciones de la máquina.

En cuanto a lo primero, si me dicen hace un lustro que en apenas 9 meses iba a poder jugar a un Zelda y jo qué Zelda, a un Mario y jo qué Mario, o a un Xenoblade y jo qué Xenoblade, no me lo creo. Pero es que ahí no se ha acabado la cosa, y es que por fin Switch parece ser la reconciliación de Nintendo con las thirds, aunque a estas les haya pillado a pie cambiado el éxito de la máquina. Claro que, quién puede culparlas después del batacazo que supuso Wii U.

Y en cuanto a lo segundo, las especificaciones, no me entendáis mal, no hablo de teraflipes, resoluciones y otras artimañas comerciales, me refiero a su versatilidad, la cual viene tanto en el cuerpo, siendo la consola portátil o sobremesa a conveniencia del usuario, como en los mandos, unos Joy-Con que sorprenden hasta al más pintado y que, como Labo nos está enseñando, aún no han dicho su última palabra.

En definitiva, que Nintendo ha creado una consola para jugar y solo jugar, impensable a día de hoy, ¿verdad?

Están locos estos japoneses.

“Disfrutemos de un nuevo capítulo en la historia de los videojuegos” Juan David Vargas Jiménez – Varju

El tres de marzo del año pasado absolutamente nadie esperaba la repercusión que ha tenido Nintendo Switch. La consola ha superado en ventas en menos de un año a su predecesora haciendo olvidar a las pocas semanas de su lanzamiento la frase que los escépticos usaban cada vez que hablaban de ella: “Eso ya lo hizo Wii U”. Ha sido la consola más rápidamente vendida en sus primeros meses pese a su falta de stock en diversos países entre los que se incluye España.

Y es que la consola tiene un catálogo de ensueño para cualquier nintendero, que ha visto como en su corto recorrido ya cuenta con un Zelda, un Mario, un Splatoon y un Xenoblade. Pero yo aparte de con sus juegos, me quedo con su forma de jugar. El hecho de que puedas llevarte la consola a cualquier lugar y poder disfrutar de juegos de sobremesa de manera portátil me ha seducido completamente. Recuerdo como mi primera semana con la consola ni siquiera la puse en el dock y que luego sólo la conecté a él para ver si funcionaba.

Pero no podemos hablar de catálogo y dejar de lado los indies y las thirds. Nintendo  Switch se nutre tanto de ellos que en 365 días ha logrado tener en su eShop más de 400 títulos. Esta misma semana se han lanzado más de 20 juegos en la híbrida de Nintendo, algo que era impensable en una consola de los de Kioto hace un tiempo.

Sin embargo no todo lo relacionado con Nintendo Switch es bueno. Los fallos con la antena de 2.4Ghz, el aparatoso chat de voz, la ausencia de consola virtual, de aplicaciones y de navegador o el hecho de que algunos juegos no puedan venir completos en sus cartuchos son algunos de los problemas que deben pasar desapercibidos ni en el año en el que estamos ni en una empresa tan fuerte y de tanta calidad como es Nintendo.

Pero seamos sinceros, ningún dispositivo es perfecto y a Nintendo Switch parece que le queda muchos años, y por tanto, mucho margen de mejora para poder arreglar esos desperfectos y superar nuestras expectativas, como ya lo ha hecho en otros aspectos.

Se acerca un año emocionante. Puede parecer que Nintendo comience un poco dormida, pero no tenemos que olvidar esos títulos que se vislumbran por el horizonte, con Kirby y Labo más cerca pero un Yoshi, un Fire Emblem, un Pokémon, un Metroid y un Bayonetta entre otros esperando a ser jugados por nuestro alter ego del futuro. Y los que nos quedan por conocer. Ya lo dijo Kimishima, el segundo año de la consola será crucial. Descubrámoslo juntos y disfrutemos de un nuevo capítulo en la historia de los videojuegos.