Region Free - Live A Live para SNES

Siete héroes, siete aventuras, siete RPGs diferentes.

No creo que me equivoque si digo que en Super Nintendo vivimos la época dorada de los RPGs. Juegos como EarthBound, Chrono Trigger, Final Fantasy IV y VI, Breath of Fire, Dragon Quest V, Tales of Phantasia y una larga lista de títulos que derrochaban calidad por los cuatro costados dan fe de ello. Pero no era sólo que estuvieran bien hechos, sino que la mayoría de ellos ofrecían algo diferente que los hacía únicos y buen ejemplo de esto lo encontramos en Live A Live.

Live A Live, siete RPGs en uno

Desarrollado por Squaresoft y dirigido por Takashi Tokita (Chrono Trigger, Parasite Eve I y II, etc.), los que hemos descubierto Live A Live décadas más tarde, gracias a la traducción inglésa de Aeon Genesis, nos hemos encontrado ante un RPG atípico incluso a día de hoy, hasta el punto de que lo más similar a esta vieja joya del catálogo de SNES lo vamos a encontrar en el futuro Project Octopath Traveler.

Si en lo próximo de Square Enix para Ninteno Switch hay que elegir entre ocho protagonistas con comienzos distintos, en Live A Live la cosa va un paso más allá. Aquí disponemos de siete protagonistas, pero cada uno cuenta con su propio capítulo. Esto se traduce en siete historias ambientadas en épocas que van desde la prehistoria hasta un mundo futurista, con otros ambientados en el Japón feudal o el lejano oeste, siendo cada historia una experiencia única. O dicho de otro modo: tienes siete juegos en uno.

Porque aunque al final todas terminen convergiendo en los últimos capítulos, cada historia, cada ambientación y cada protagonista nos propone algo distinto al resto. En unos la cosa pasa por infiltrarse en un castillo feudal, en otros por salir a cazar a un mundo donde nos guiaremos por nuestro olfato, mientras que en otros simplemente se basan en tender una emboscada en un pequeño pueblecito o en encadenar una serie de seis combates con su correspondiente homenaje al gran Hulk Hogan.

Un clásico que sigue repleto de frescura

Gráficamente, Live A Live evoca a los clásicos títulos de Squaresoft gracias a unos sprites que se asemejan a los que en su día también vimos en los Final Fantasy de SNES, pero una vez empiezan las batallas las semejanzas se disipan con un sistema de combate táctico por turnos, donde los pequeños sprites se vuelven más grandes y detallados.

Pero el que cada capítulo sea y se disfrute de forma totalmente diferente al resto también afecta directamente a la duración de los mismos y al global de la aventura, dejándolo aproximadamente en unas 20 horas aproximadas. De este modo, Live A Live se aleja de la duración habitual de los juegos de su época y se aproxima a lo que tristemente cada vez estamos más acostumbrados.

Live A Live

Si eráis de los que aún no conocía Live A Live, ahora que SNES vuelve a estar de moda con la Nintendo Classic Mini: Super Nintendo Entertainment System, intenta darle una oportunidad, y si ya lo conocías, siempre es un buen momento para volver a pasar un rato divertido acompañando a estos personajes. Yo por mi parte, os invito el mes a que viene os paséis por aquí, donde os hablaré de una de esas aventuras donde el “tiempo” es el protagonista.

Comentarios