Portada » Artículos » Historia de un desastre: Resident Evil para GameBoy Color

Historia de un desastre: Resident Evil para GameBoy Color

Un poco de historia

Biohazard en japón, Resident Evil en el resto del planeta, es sin duda alguna una de las franquicias más exitosas de la industria del videojuego. Exitosas comercialmente y por parte de la prensa y el público, huelga decir que es una de las sagas que mayor número de fans reúne y pese a que ha habido entregas de mayor y menor calidad, los fans siempre han estado ahí. Franquicia que se considera, erróneamente, los inicios del género survival horror, erróneamente insisto ya que Alone in the Dark, varios años atrás puso ya casi todas las bases de este género, aunque este tampoco debería ser considerado el origen del género ya que Haunted Hause o Sweet Home también sentaron algunas de las bases. No obstante, lo que no se le puede negar a la saga de terror de Capcom fue que popularizó el género y sirvió de patrón para el resto de juegos de dicho estilo debido a su éxito comercial.

El primer título de la saga, de nombre Resident Evil, qué nombre más original, fue lanzado para la consola PlayStation de Sony en el año 1996. Posteriormente llegó a muchas otras consolas de la época y, recientemente, a otras más modernas. Los fans de Nintendo recordamos con mucho cariño el remake de este titulo desarrollado en exclusiva (¡Ja!) para la GameCube de Nintendo, pero la exclusividad, como en muchos otros títulos lanzados para el cubo de Nintendo, no fue más que un espejismo y dicho remake ha terminado por llegar a otras consolas, y no las de Nintendo precisamente…

Tras esta necesaria introducción, la saga Resident Evil ha continuado lanzando títulos hasta hoy día. El título más reciente es Resident Evil 7, el considerado por los fans como el regreso a los orígenes de la franquicia, ya que los inmediatamente anteriores habían abandonado la fórmula de survival horror por ofrecer al jugador un título de acción mata-zombies muy genérico.

Puestos ya en situación, no todas las entregas han tenido un desarrollo de éxito en la saga Resident Evil, ni mucho menos vaya. Ha habido sagas en la historia del videojuego con desarrollos bastante desastrosos, Super Mario, sin ir más lejos, con Super Mario FX, del cual ya hablaré en algún momento. La saga de la que hoy estoy hablando ha tenido unos cuantos casos así. Uno de los más sonoros fue el conocido como Resident Evil 1.5, el cual acabó derivando en Resident Evil 2 tras una remodelación completa, puesto que el camino original para la secuela del primer título de la saga no iba a funcionar. Un caso muy similar fue el considerado Resident Evil 3.5, la que iba a ser la cuarta entrega, pasó por varios prototipos antes de ser lanzada, en algunos de ellos los zombies desaparecían y en su lugar había seres paranormales. Afortunadamente todas ellas fueron descartadas y finalmente tuvimos el ya conocido Resident Evil 4, que supuso un gran cambio, pero gustó mucho entre el público.

Resident Evil para GameBoy Color

El caso que hoy nos ocupa, también podría ser considerado un desarrollo bastante desastroso, incluso más que los anteriormente mencionados, los cuales al menos, llegaron a ser lanzados al mercado; tras más años de los debidos en el horno y más de un borrón y cuenta nueva, pero, lo dicho, vieron la luz. El título del que vamos a hablar hoy es cierto que no es ninguna nueva entrega de la saga, sino más bien un port, o un demake, según se vea. Hablo de Resident Evil para GameBoy Color, la primera entrega de la saga, la de PlayStation, en su versión para la primera portátil de Nintendo a todo color, un título que jamás vio la luz.

Corría el año 1996 y como he comentado al comienzo del artículo, Capcom lanza Resident Evil para la consola PlayStation de Sony y es un rotundo éxito. Los ports a distintas plataformas no se hicieron esperar y rápidamente fueron lanzadas las versiones para la Sega Saturn y para PC. Unos años más tarde pudimos conocer, gracias a las revistas de la época, que estaba en desarrollo una versión para la GameBoy Color y la intención de HotGen, el estudio tras este port, era que viese la luz durante la campaña navideña de 1999.

La versión para la portátil a color de Nintendo iba a ser una conversión directa de la versión para la primera consola de sobremesa de Sony, lógicamente con las limitaciones técnicas que la pequeña portátil tenía. Esta versión, por extraño que parezca, iba a contener novedades. Entre ellas, un gran número de nuevos enemigos y la habilidad para desarmar bombas, además de un nuevo sistema de guardado a través del menú de pausa, deshaciéndose de esta manera de las tediosas salas con máquina de escribir y la búsqueda de tinta para poder guardar partida. Todo ello para hacer del juego una experiencia más “portátil”.

Resident Evil para Game Boy Color no tenía mala pinta. Sí, es cierto que no es nada comparable a la versión de consolas de sobremesa, también es cierto que miedo daba más bien poco, pero no se puede negar que los escenarios están bastante trabajados y el estudio le puso mucho empeño a esta versión. No obstante, no era sencillo de jugar, ya que contamos con muchos menos botones, sólo dos, el A y el B y la cruceta, sin contar Select y Start, que, en comparación con el mando de PlayStation, la diferencia era enorme.

Como he comentado antes, el lanzamiento del título estaba previsto para las navidades del año 99, pero este se retrasó hasta el primer cuatrimestre del año 2000. La excusa fueron los problemas de comunicación entre HotGen Studios, el estudio tras esta versión, y Capcom. En enero de ese mismo año, los desarrolladores comentaron que el juego, pese a las dificultades técnicas que supone rediseñar un juego para una consola técnicamente muy inferior a la original, este estaba casi terminado y que sólo faltaban los últimos retoques para tenerlo listo. No era una broma. El juego se encontraba aproximadamente al 90% de su desarrollo cuando Capcom, el 22 de marzo del 2000, oficialmente anunciaba su cancelación. Pusieron como excusa que “No estamos seguros que el producto haga feliz a Capcom y menos a los consumidores.

El juego no llegó a salir al mercado y, por tanto, se convirtió en un objeto muy deseado por cualquier fan. Se podían encontrar varias imágenes y vídeos de la época, pero durante muchos años fue extremadamente complicado encontrar un prototipo del mismo o a alguien que lo poseyera. En enero de 2012, una persona dijo ser la poseedora de dos cartuchos EPROM de este prototipo en los foros de Assembler y pidió 2.000$ para liberar el ansiado título. Inmediatamente después se puso en marcha una recogida de fondos y en febrero de ese mismo año se alcanzó la cantidad indicada. La persona poseedora de la ROM cumplió su palabra y por fin este prototipo jugable se puso al alcance de todos los fans.

 

Ambos cartuchos venían a ser del mismo juego. En uno de ellos jugábamos con Jill y en el otro con Chris, igual que en la versión de PlayStation, pero aquí lógicamente no cabían ambas aventuras en un mismo cartucho. El juego en sí no es muy desafiante ya que contamos con munición ilimitada,  y tiene algunos bugs. Recordad que estamos hablando de un juego sin terminar y probablemente sin pasar todavía la fase de beta testing. Los únicos enemigos son los zombies, todavía no se habían añadido otros tipos de enemigos. Bueno técnicamente algún otro tipo de enemigos sí que hay, pero no están animados, ni atacan, ni se les puede atacar. Sí que nos podemos encontrar cargadores por el suelo, pero, como he dicho antes, innecesarios ya que contamos con munición ilimitada. Se pueden recoger hierbas pero no combinarlas ya que la opción de hacerlo no funciona. Sólo podemos usar la pistola, el cuchillo y la escopeta. En el cartucho de Chris hay todavía más bugs ya que el inventario no funciona, pero el juego parece algo mejor acabado.

Esta beta contaba ya con todas las escenas de vídeo y todas las habitaciones de la versión para la consola de Sony, lo cual sorprende y mucho. Pese a ello, el juego no se puede terminar, está completo en un 90% del desarrollo y sólo se puede avanzar hasta el ascensor que lleva al laboratorio 4 de la mansión. Utilizando hacks para modificar el archivo de guardado es posible superar esa parte y llegar al helipuerto, pero no hay ni jefe final ni secuencia de fin del juego.

Existe otra versión del juego, un prototipo mucho más temprano en el desarrollo. Como podéis ver en las imágenes de abajo, se nota claramente cuales son de la versión más temprana. Esta versión destaca por tener los escenarios mucho menos elaborados y los fondos muy poco detallados. Los personajes también son mucho más simples y usa otro tipo de letra en los textos. Suponemos que se trata de una primera versión que seguramente utilizasen para probar el motor, las colisiones y ver cómo se movían los personajes y más tarde le dieron los colores y texturas definitivas. En algunas capturas de las revistas de la época los zombies eran de color marrón cuando en el prototipo jugable son de color verde.

 

Y hasta aquí la clase de historia de hoy. No se puede negar que, aunque da más risa que miedo verlo, es una versión muy digna para una pequeña portátil de 8 bits con una paleta de colores y una potencia muy limitadas. Una versión muy meritoria, pero puede que Capcom tuviese bastante razón con su decisión. Pese a ser técnicamente muy puntero este Resident Evil para GameBoy Color, dista mucho de la versión para PlayStation y la experiencia por mucho que nos apene, no está para nada al nivel.

Es una lástima que tanto tiempo de desarrollo no tenga sus frutos, HotGen Studios se lo merecía, se lo trabajaron mucho, estuvo muy cerca de hacerse realidad. La historia del videojuego la conocemos bien, ha sido cruel con muchas desarrolladoras que hacían bien su trabajo, pero por un motivo u otro no tuvieron recompensa.

Espero que hayais aprendido mucho con esta entrega y permaneced atentos porque tendrá secuela, en todos los aspectos.

It’s up to us to take out Umbrella!

 

Por supuesto, no nos íbamos a marchar sin dejaros un enlace para ver todo lo que se puede jugar de este pequeño desastre a día de hoy. ¡Disfrutadlo!

Fuentes: 1, 2, 3, 4, 5

The ending isn't any more important than any of the moments leading to it. Fanboy de Nintendo y coleccionista, también aficionado al manganime

¿Te ha Gustado?

0 0
Comentarios
Comentarios
  1. 2.
    Fantástico documento. Yo también me emocioné con las primeras imágenes de las revistas sobre este juego, pero al final... ais...
    3.
    Al fin he sacado tiempo para leer el artículo tranquilamente.
    Recuerdo leer las revistas de la época, HobbyConsolas y Nintendo Acción, y quedarme a cuadros con lo que estaban consiguiendo hacer con una GameBoy. Al final, y como es obvio, era casi un trabajo imposible y se quedó en el olvido. Además, el juego que lo "sustituyó" fue Resident Evil Gaiden y dejaba bastante que desear.
    Esperando con ganas más artículos de este estilo. De juegos inacabados hay mucho de lo que escribir y Unseen64 es una buena muestra de ello.

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Gaizka Iruretagoyena hace 6 meses, 4 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.