Portada » Artículos » En Nintendo también nevó

En Nintendo también nevó

Ha caído mucha nieve estos días atrás, seguro que os habíais dado cuenta sin que os lo dijéramos, y es por ello que nos hemos animado a hacer un pequeño compendio de juegos o sagas donde la nieve ha estado muy presente.

Además, ahora con el frío, como que apetece echar una partida bien ambientados; los veranos son más de Super Mario Sunshine y Wave Race.

Empecemos pues con la saga The Legend of Zelda.

Ya en Nintendo 64 vimos una gran parte de Hyrule nevado o mejor dicho, congelado, más concretamente la región de los Zora de Ocarina of Time. Esto hacía que Link tiritase y lo que era peor, resbalase al intentar desplazarse por el hielo. Sin embargo, fue en su continuación, Majora’s Mask, donde realmente la nieve cobró importancia.

El Pico Nevado es una de las 4 grandes zonas de Términa y, curiosamente y en total contraposición con lo que ocurrirá años después en Breath of the Wild, este frío paraje es el hogar de los goron, la poderosa raza comepiedras.

Ahora sí, veíamos enemigos nuevos más allá de los murciélagos de hielo, como lobos árticos o estatuas heladas, que nos herían con su gélido aliento.

Por cierto, estos lobos volvieron en Twilight Princess, puede que el juego de la saga con la mejor zona nevada de todas, con varios toques de jugabilidad únicos y adaptados a tan frío entorno como el snowboarding, que luego volvería en BotW pero aprovechando la forma de nuestros escudos, cual Legolas en ESDLA: las dos torres.

Como curiosidad, la raza que habita en este también llamado Pico Nevado son los yeti, los cuales guardan un gran parecido con los nivorilas de Phantom Hourglass, aunque nada tengan que ver con estos, en principio. Los nivorilas son los enemigos naturales de los niveositas, por cierto.

Y continuando con la otra entrega para Nintendo DS, llamada Spirit Tracks, encontramos la aldea Niveosita, donde habitan los niveositas, obviamente, que vuelven desde el anterior título, pero ahora con un asentamiento mayor y más variado para deleite de nuestro héroe.

La otra gran saga de Nintendo, esa que tiene por protagonista a un fontanero barrigón, bigotudo e italiano llamado Mario, no se queda atrás en cuanto a copazos (de nieve) se refiere.

Si hablamos de los juegos en 2D, más que nieve, lo que nos molestaba era el hielo. En la saga Super Mario Bros. no deja de ser un elemento del que había que preocuparse pero poco, sin embargo en Super Mario World sí nos las hacía pasar canutas.

Por el contrario, en Yoshi’s Island la nieve volvió como algo ornamental, pero qué ornamento.

No fue hasta el gran vendeconsolas de Nintendo DS, New Super Mario Bros., que este fenómeno meteorológico fue algo más que decorado para pasar a influir en la jugabilidad. Ahora sí, a Mario, por fin, le costaba andar por la nieve. Por supuesto, esto continuó en New Super Mario Bros. Wii, donde, además, nos ataviábamos cual pingüino para deslizarnos por las pendientes heladas. Sin embargo, que Mario tuviera que realizar un esfuerzo extra al andar no era nuevo, como pudimos comprobar allá por 1996 en Super Mario 64 en las dos zonas bañadas por el blanco elemento: Cool, Cool Mountain y Snowman’s Land, una zona, la del muñeco de nieve gigante, que sirvió de inspiración y de qué manera para Banjo & Kazooie y su Freezeezy Peak.

Continuando con Mario en tres dimensiones, desgraciadamente la nieve, que además suele venir acompañada de melodías encantadoras en prácticamente todos los juegos de Nintendo, se saltó la entrega para Gamecube. En Super Mario Sunshine, por razones obvias, el sol y el calor eran las notas predominantes.

Por suerte, ya con Wii, Super Mario Galaxy sí contó con su buena ración de polvo blanco, dando a Mario la habilidad de patinar sobre el hielo como si hubiera nacido con unos patines y de crear bloques en el agua gracias a la flor de hielo. Nieve, eso sí, había poca, pero había, sobre todo en su segunda entrega.

Más vimos en Super Mario 3D Land y, sobre todo, en Super Mario 3D World, donde el patinaje ganó enteros al meternos en una bota kuribo adaptada para el hielo al contar con una cuchilla en su suela.

Y por supuesto y como ya ocurriera con Super Mario 64, Super Mario Odyssey, la última y más grande aventura de la mascota por antonomasia de Nintendo, vuelve a tener un mundo enteramente nevado que incluso nos ha traído una nueva raza, los friolandeses, y que tienen un curioso concepto de las carreras.

Turno ahora para una saga cuya segunda entrega apareció no hace ni dos meses en Nintendo Switch.

Hablamos de Xenoblade Chronicles, y permitidnos dejar fuera a X, nunca tuvo la intención de ser otro Xenoblade y que se llame así responde más a una estrategia de marketing que a otra cosa. Además, nunca nieva en Mira, así que para el caso…

En Xenoblade Chronicles para Wii, la zona del Monte Valak es tan preciosa como peligrosa, pero cuenta con uno de los mejores temas musicales de todo el juego.

Visualmente tampoco desmerece, aunque es por la noche cuando muestra todo su potencial, con un curioso efecto que hace que los árboles y las cornamentas de los animales centelleen con dorados resplandores que se elevan hacia un cielo dominado por Mekonis al fondo. Espectacular.

Similar ocurre en Xenoblade Chronicles 2 y el Reino de Tantal, donde al ponerse el sol toda el área reluce con unos copos que parecen ascender hacia el estrellado cielo nocturno.

Por desgracia en ambos títulos la nieve no es sino parte del decorado y ni costará andar más ni nuestros personajes pasarán frío, a tenor de cómo hemos visto a Shulk vestido escalar hasta la cumbre.

Por supuesto tampoco podíamos dejar fuera de esta lista a dos shooters que marcaron época en Nintendo 64: GoldenEye y Perfect Dark, ambos de RARE.

En el juego de Bond, la nieve estaba muy presente al desarrollarse gran parte del juego en Rusia, más concretamente en la ficticia región de Severnaya.

¿Quién no recuerda ese enorme para la época paisaje totalmente blanco con esa gigantesca antena al fondo?

Perfect Dark, por su parte, también contó con paisajes nevados.

El Área 51 estaba rodeada por este elemento y era un bonito cambio después de 6 misiones entre edificios y fortificaciones. Por suerte no tuvimos que esperar mucho para volver a pasar frío, ya que la al inicio de la misión 10 vuelve a hacer acto de presencia, pues es en una base aérea en las montañas donde se encuentra el avión presidencial… Un avión que, momentos después, se estrellará en un entramado montañoso totalmente cubierto bajo un manto de nieve y que contaba con el atractivo de preciosas y heladas cuevas, además de un cielo como ningún otro en el juego.

Y nos hemos guardado lo mejor para el final.

Hablar de nieve en Nintendo es sinónimo de 1080°, la franquicia que nació en Nintendo 64 y que más tarde, ya en GameCube, recibió su única secuela que llevaba por subtítulo Avalanche.

1080° fue un juego que se tomó muy en serio a sí mismo y nació prácticamente sin fisuras, algo de lo que muy pocas sagas pueden presumir.

Aquí encontrábamos distintos tipos de nieve y en cada uno de ellos había que manejar nuestra tabla de una determinada manera.

Podíamos estar bajando una pendiente de nieve polvo para, acto seguido, pasar por una zona helada que hacía la tabla casi incontrolable y acabar con un salto que terminaba en nieve dura, lo que hacía que tuviéramos que tener cuidado de caer con el ángulo adecuado.

También había zonas de nieve alta que frenaban irremediablemente nuestro avance, por lo que era mejor evitarlas.

Todo ello se adornó con un envoltorio de lujo donde lo que más destacaba era el movimiento de la ropa de nuestros snowboarders, todo un detallazo para la época.

Su secuela, 1080° Avalanche, se volvió un poco más permisiva en tanto que no castigaba de forma tan dura los malos aterrizajes y nos permitía guardar el equilibrio con rápidos giros del stick.

En cuanto a cómo se comportaba la nieve en esta secuela, igual de bien que en el anterior juego, incluso añadiendo el elemento que dio nombre al título. Ahora, si caía una avalancha, lo primordial era ir tan rápido como nos fuera posible para así evitar acabar enterrados.

¿Nos oirá algún día Nintendo a todos los fans que clamamos por un nuevo título de la saga?

Por ahora, nos conformamos con que hayáis leído esto calentitos.

Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha Gustado?

0 0
Comentarios
Comentarios
  1. 2.
    Menudo temazo el del Monte Valak, qué recuerdos me trae. ¡Y qué decir del 1080! Me ha dado muy buen rollo este artículo, muy original.

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Marcos Catalán hace 10 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.