Mira detrás de ti, es una aventura gráfica de cinco cabezas.

Hola, vendo estas bonitas chaquetas de cuero. ¡Mira detrás de ti, hay un mono de tres cabezas! Si reconoces estas frases, es que amas una aventura gráfica llena de conversaciones que te hace reir de vez en cuando. Pero no esas de Sierra Online en las que puedes morir, sino otras que permiten que no puedas pifiarla nunca. Si eres uno de esos, seguramente te alegre el anuncio de Thimbleweed Park, el nuevo juego con Gary Winnick y Ron Gilbert a la batuta y un montón de contribuidres en Kickstarter que tienen presencia en varios aspectos del juego, como libros o listines telefónicos.

Un viaje de los federalinos a Thimbleweed Park

Tras una breve introducción, Thimbleweed Park, un pueblo practicamente vacío, recibirá la visita de dos agentes federales para investigar un asesinato. Y nosotros seremos ambos agentes, pudiendo intercambiar el control entre ellos en casi cualquier momento, en la búsqueda de la verdad a través de investigar a todo el pueblo, recoger pistas y otras acciones un tanto… peculiares. Todo ello con un muy buen doblaje en inglés y textos en castellano estupendamente localizados.

Pero los federales no seán los únicos protagonistas de los que tendremos control. Hay otra serie de personajes a los que se nos permite controlar en algún momento, y cada uno de ellos tiene una serie de objetivos particulares y una forma de ser única, por lo que cada uno tiene una manera de interactuar con el mundo. Toda la trama los obligará a colaborar por un fin común, por lo que se harán favores entre ellos para conseguir objetos en algún momento.

Siempre hay algo que hacer y, durante la mayoría del tiempo, el mapeado abierto nos ofrece diferentes posibilidades. Esto permite que, pese a que hay un inicio y un fin, todo el entramado de cada capítulo en los que se divide la aventura pueda ser resuelto en el orden que más nos interese, favoreciendo así la libertad del jugador. Además, todos los diálogos están bien cuidados y suele ser divertido explorar en cualquier momento y conocer algo más del trasfondo de este pueblucho.

Cinco historias unidas en una oda a los 80

Sorpresas, giros de guión, objetos absurdos y un montón de líneas de texto hacen que la historia del juego enganche, y que se haga muy divertido jugar. El método de juego se basa en un puntero clásico (point & click), tal y como ocurría en las aventuras gráficas clásicas de LucasArts, y eso se traduce en Nintendo Switch de dos maneras distintas: modo táctil fuera del dock y modo con botones en cualquier pantalla. El primer modo es rápido, directo y simple, pero si queremos jugar en compañía o bien en la comodidad de ver la aventura en el televisor, hay que hacerse al puntero con el stick, algo que no es especialmente cómodo y preciso. Eso sí, al menos hay una serie de atajos en los botones para ciertas acciones (como cambiar de personaje) que aceleran el movimiento.

Por lo tanto, hacerse al control puede ser complicado, pero no es lo único a lo que hay que acostumbrarse, pues hay una barrera enorme para aquellos jugadores que nunca tocaron una aventura gráfica de las de hace tres décadas y los que sí en cuestión de entender las mecánicas y sus posibilidades. No obstante, pensando en los más nuevos en el género o los que vienen de aventuras más modernas, existe un modo casual con menos puzles. Y también hay la posibilidad de activar – recomendado solo para los fans acérrimos de Gilbert y Winnick – un montón de metachistes sobre su trabajo, la situación de la industria y otros juegos (ya de por sí tiene de serie los más acertados).

¿Cómo funciona todo esto de las aventuras gráficas? ¿Necesitas ayuda? El propio juego tiene un sistema de pistas vía teléfono para ayudarte, pero de antemano has de saber que tienes que estar preparado para coger muchas cosas, intercambiarlas con otros personajes, y darle usos algo atípicos a algunos objetos. Y si quieres hacer ensayo y error antes de recorrer mucho camino, dispones de varios slots de guardado para usar en cualquier momento. Además, todo responde excepcionalmente bien a nivel de rendimiento, los gráficos y sonidos hacen gala a la época del SCUMM pero adaptados y mejorados para el día de hoy, y la inclusión de mapas para permitir viaje rápido entre zonas a todos los personajes es todo un acierto.

Con una historia que atrapa y unos personajes trabajados (salvo algún detalle), Thimbleweed Park puede tenernos enfrascados durante más de diez horas. Sin embargo es un título particular que no pude recomendarse a cualquiera, con una historia en la que la crítica de sus creadores puede ocupar un poco más de lo necesario, pero que todo amante del género disfrutará. Descubre la historia que se esconde en este pueblo y, sobre todo, cuidado con las señales, son muy fuertes esta noche.

Comentarios