Portada » Artículos » Opinión » Wii U cumple un año

Wii U cumple un año

Wii U ha cumplido un año de vida. ¿Cómo lo han vivido los Revogamers?

Parece mentira, pero Wii U ya ha cumplido su primer año de vida. Los 100 primeros días de vida de la consola ya dieron para un artículo analítico, en el que se ponían en evidencia una serie de problemas que, a día de hoy, todavía se encuentran en la columna del haber. Sin embargo, el año es una fecha muy significativa, sobre todo cuando coincide con la llegada de PS4 y Xbox One al mercado, con las que tendrá que convivir durante el resto de la generación.

Así pues hemos sacado a nuestros redactores de las pantallas de Wii U y Nintendo 3DS y les hemos preguntado cómo ha sido este primer año de vida de la consola. ¿Cómo lo han vivido? ¿Qué les ha parecido? ¿Que destacatarían, tanto bueno como malo?

Wii U cumple un año - Javier Aranda

Parece mentira que ya lleve casi un año con la consola y, aunque la gente dice que carece de lanzamientos, tengo varios juegos sin jugar y otros que no he podido comprar. Recuerdo este primer año mejor que el de Wii, pero como las cifras de ventas y el movimiento de gente no acompaña, parece que estamos ante un caso mucho peor. La consola, tras tanta actualización, funciona bastante bien, aunque la escasa batería del Gamepad a veces me corta el ritmo en las partidas y en los menús (esto último se podría arreglar permitiendo que los mandos Pro Controller y el de Wii se pudieran usar en la tienda, configuración, etc.)

De catálogo no me puedo quejar: doce juegos en la estantería y otros doce indies provenientes de la eShop forman mi colección, de la que estoy muy orgulloso. Los que mejores momentos me han dado han sido Rayman Legends y Nintendo Land. Uno fue una delicia de jugar acompañado por una gran colaboradora para el cooperativo haciendo de Murphy (el mejor multijugador de apoyo que he visto) y el otro, risas y piques durante largas noches. Sólo espero que el ritmo mejore por parte de las third parties, porque aunque Nintendo cumple, sin el resto me da a mí que muchos van a buscar otras alternativas de nuevo.

Wii U cumple un año - Sergio Figueroa

Ha pasado un año desde que salió Wii U y a pesar de todo lo negativo sobre la consola que se lee y se ve no puedo decir que para mi haya sido una mala experiencia. Me he comprado unos siete u ocho juegos más lo que he tenido que analizar, así que horas de juego no me han faltado. Lo que me ha faltado es el sello Nintendo, un título de la casa de altísima calidad, porque mi favorito hasta el momento es The Wonderful 101 y poner la pasta no es suficiente como para decir que es suyo. 

Mi función favorita es el Off-TV. Para quienes compartimos casa y tele significa inclusión, rompe con ese paradigma de los videojuegos del alma solitaria escondido en la oscuridad con la única luz del monitor en su cara. Lo uso en el sofá y lo uso en la cama antes de ir a dormir para echar una partida de última hora a algún juego arcade, ya sea Tekken o alguna de las pequeñas maravillas de la eShop. La tienda online es ese otro gran punto fuerte de la consola, con precios mucho más justos que los de la Consola Virtual .

De todo lo que merece la pena de Wii U, lo que realmente no ha conectado conmigo ha sido Miiverse. La red social de videojugadores me parece una gran idea y he visto que hay gente que le está sacando muchísimo provecho, ya sea porque encuentra cosas útiles o por su lado social. Sin embargo, a mi me cuesta engancharme y creo que la única razón es la obligación de tener que entrar y salir a propósito, y no poder mantenerlo en segundo plano como un auténtico canal de comunicación.

 

Hasta el momento Wii U ha estado en relentí, al menos en lo que a Nintendo se refiere. Ha dejado a su consola bastante abandonada y ha desperdiciado su primer año porque las third parties, a pesar de dar bastante apoyo hasta la fecha, no han sido suficiente. Entiendo el malestar que eso ha provocado, pero por otro lado solo puede significar que ahora debe llegar lo bueno, que los estudios de la casa llevan tiempo trabajando en los juegos que nos tienen que poner los dientes largos hasta su llegada. Menos Mario, él, ahora en serio, estará aquí en unos días. Qué ganas le tengo.