Portada » Artículos » Opinión » Wii Fit o la extraordinaria teoría del primer mes

Wii Fit o la extraordinaria teoría del primer mes

Wii Fit vino pegando fuerte, pero las estadísticas dicen que un 90% la gente sólo juega a Wii Fit durante el primer mes. En mi caso ha sido así. ¿Las razones? Ahí van:

El otro día mi hermana se aburría en casa y me pidió que le enchufara aquel juego de la tabla de ejercicios, aquel fantástico Wii Fit que hace ya más de medio año nos deslumbró a todos con su frescura. Pero su luz se atenuó rápidamente y ese día casi pude escuchar a las arañas recriminándome que les quitara momentáneamente su casa blanquita. Y es que, tras el primer mes, mi Wii Fit se quedó aparcado en el armario. Pero, ya no solamente el mío, sino el de millones de personas (o al menos eso dicen las estadísticas).

 

Uno puede pensar en primera instancia que es debido a que la naturaleza del ser humano que tiene una Wii es del tipo vaga, sedentaria y poco comprometida. Y es probable que no se equivoque demasiado, pero el principal fallo, según mi parecer, es el propio juego que al principio emociona pero que luego deja ver su mayor y más catastrófico error: No tiene casi pruebas.

Claro, uno juega emocionado al slalom de snowboard y lo supera con dificultades y se le desbloquea el siguiente nivel. ¡Qué ilusión! Entonces te esfuerzas para pasarte ese segundo nivel y seguir avanzando. Pero te lo pasas. Una vez, otra vez, otra más... Consigues los mejores tiempos, acumulas toda una tarde jugando al nivel y nada, no se desbloquea otro. Y eso que solamente ponía “aficionado”. Y te vas a otra prueba y pasa lo mismo. Y lo mismo. Y lo mismo.

 Después, los ejercicios, aunque buenos, no enganchan y los puedes hacer tanto con la consola como sin ella. Si ya he desbloqueado todos los niveles de todos los juegos y he hecho todos los ejercicios, ¿Cuál es el aliciente para seguir jugando? Ninguno. Y todo en menos de un mes.
Entonces uno puede decir: ¿Y lo divertido que es jugar en multijugador? Y no lo niego pero, ¿Y lo desesperante que es que para cambiar de Mii tengas que volver al menú principal y no lo puedas hacer de manera rápida como, por ejemplo, en Wii Sports?

 Encima, lo cierto es que la tabla es un muerto. Vamos, si el juego no tiene más pruebas, el hecho de tener que sacar la tabla cada vez que vas a jugar ya es un impedimento tal que da suficientes motivos para jugar a otra cosa que sí que ofrezca nuevos alicientes. Luego, cuando vuelves a poner Wii Fit, la encarnación de nuestra Wii Balance Board nos regaña y nos dice que estamos gordos y que no nos ve nunca por ahí. Es que, siento en el alma decírtelo, pero ya nos hemos aburrido de ti, eres demasiado monótona. Lo nuestro ha terminado.

Y, claro, después de todos estos peros está el problema del control en algunos juegos, como el de snowboard antes mencionado, que no es realista y le quita parte de su gracia.


El problema es que Wii Fit tiene en su haber grandes juegos, como el del río, los de nieve, el de destreza manual o incluso el de Step. Pero, claro, si por cada juego hay un número tan escaso de niveles, uno se queda con la impresión de estar compuesto y sin novia. ¿No hubiera sido mejor por parte de Nintendo añadir unos cuantos más niveles para darle más vida al juego? Es una verdadera lástima, porque le pasa igual que a Wii Sports: Salvo por un par de excepciones, el juego dispone de unos controles muy profundos (mucho más de lo que la gente se pierde) pero carece de la variedad de situaciones suficiente para poderle sacar verdadero provecho al producto y se queda como algo hecho a medias. Unas medias muy buenas, eso sí.

 Por estos motivos un servidor abandonó el deporte en Wii, no sin sentirlo. Dicen que es un título de “seguir” y no de “avanzar” pero, claro, ¿hasta cuando “seguir” haciendo sistemáticamente lo mismo? Eso sí, reconozco haber disfrutado muchísimo con el primer mes de tenerlo. Pero después no me consiguió enganchar como uno de este tipo debería hacerlo.
¿Sería por la falta de facilidades para el juego en grupo? ¿Sería por la falta de variedad y la escasez de niveles? ¿Sería porque soy un vago sedentario?

Wii Fit empezó arrasando, continuó divirtiendo, pero sufrió un fin tan prematuro que terminó siendo el hogar de las arañas de mi armario. Tal vez más niveles, haber estado más preparado para el multijugador o más variedad lo hubieran convertido en una obra maestra digna de girar en mi Wii al menos una vez al mes. Pero, tal y como es, se queda en un experimento. Un experimento muy bueno, eso sí.

::¿Y tú qué opinas sobre la situación de Wii Fit?::

Esta es la opinión personal del redactor. Revogamers no se responsabiliza de su contenido ni tiene por qué compartirla.