Portada » Artículos » Opinión » Wii are not prepared

Wii are not prepared

O de cómo analizar los juegos para nuevos mercados.

 La cita no es del todo mía, sino inspirada en el famoso “You are not prepared!” de Illidan Stormrage, del mundo Warcraft, pero no dejará de tener razón al decir que no estábamos preparados, ni tampoco vosotros: nadie lo estaba.

Vivimos al que es el cambio más radical en el mundo de los videojuegos desde que a un japonés se le ocurrió juntar a fontaneros con setas: vivimos la expansión al gran público. Esto ya no es cosa de minorías, ni siquiera de minorías millonarias, estoy hablando de introducir los videojuegos en la vida cotidiana de la gente, juegos destinados a personas que nunca antes habían jugado, que nunca se habían interesado por los juegos. Juegos que, muchas veces, ni siquiera pueden ser clasificados como tales, sino como crucigramas interactivos, programas de ejercicios o, simplemente, retos mentales que buscan algo más que el mero entretenimiento por parte del consumidor.

Como analista, veo que los periodistas del sector estamos siendo todos muy poco profesionales con estos tipos de juegos. ¿Porque somos una panda de indocumentados y no tenemos idea de trabajar? No, porque no tenemos ni pajolera idea de cómo abordarlos. ¿Culpa nuestra? No. Sencillamente porque no somos el público al que van dirigidos.

 El ejemplo más claro que se me ocurre es el de la industria juguetera. Ellos prueban los juguetes en habitaciones con niños. No se la dan a un adulto para que decida si la “Supercocina de Playmobil” es divertida, son los niños los que, sin saberlo, ayudan a los fabricantes a determinar tanto la viabilidad comercial como el éxito de un producto. ¿Cómo entonces, pregunto yo, podemos pretender que un jugador que considera Metal Gear o Fallout como la cima del entretenimiento coja Wii Music y los ponga al mismo nivel? Porque eso es lo que ha pasado, lo que está pasando y lo que seguirá pasando a no ser que hagamos examen de conciencia y asumamos que no estamos preparados para afrontar este tipo de juegos.

Cada vez que llega a mis manos un juego de este tipo hago el mismo ejercicio. Me imagino a quien va dirigido y trato de ponerme en su pellejo. Es absurdo coger un título como Wii Music y compararlo con Guitar Hero porque son títulos completamente diferentes destinados a públicos completamente opuestos. Sin embargo, la prensa especializada, en su gran mayoría, ha chocado una y otra vez contra ese muro.

 Hay que buscar las claves acertadas para estudiar y evaluar estos títulos. No puedo coger Cooking Mama y hablar de sus texturas o quejarme de que no tiene multijugador online. No procede, ya que el público al que va dirigido esas cosas le importan un comino. El resultado en la mayoría de los casos, es un analista confundido que acaba poniendo a parir el juego y una horda de jugones poniéndolo verde, amén de un inexplicable (para ellos) éxito sin precedentes en las listas de ventas.

No digo que los mejores juegos sean los que se vendan más (¡válgame el cielo, eso nunca!) pero sí digo que en muchos casos los análisis no tratan de buscar al comprador objetivo, sino de ejercer de veterano del sector y poner a parir algo que no se comprende o no gusta. En mayor o menor medida, hay que pensar que puede que nuestra crítica influya en la lista de la compra de alguno, y hay que ser justos. Aunque el juego nos tire para atrás, a lo mejor nuestra hermana lo encumbra como lo más divertido que ha jugado nunca.

Esta es la opinión personal del redactor. Revogamers no se responsabiliza de su contenido ni tiene por qué compartirla.