Portada » Artículos » Opinión » Los videojuegos y la Ultra HD

Los videojuegos y la Ultra HD

Las 4k: ¿sueño o realidad?

Una de las novedades que más han llamado la atención en el CES de Las Vegas de este año han sido las televisiones 4k, o también llamadas de Ultra HD. Hablamos de televisiones que multiplican por cuatro las resoluciones de las actuales, y de paso que tienen un tamaño mínimo de 50 pulgadas, llegando hasta las 80. Pero, ¿cómo puede afectar esto a los videojuegos?

Los juegos en esta generación que han corrido a 1080p nativos en videoconsolas han sido muy pocos. De hecho, en formato físico estos juegos se pueden contar con los dedos de las manos: literalmente. De hecho, ese fue uno de los primeros reclamos que usaron para promocionar Wii U. Sería la primera videoconsola que movería los juegos en 1080p y a 60 cuadros por segundo. Pese a que los primeros juegos en formato físico no han alcanzado estas cotas gráficas, sí tenemos varios ejemplos de juegos descargables que lo hacen, como Trine 2 o Nano Assasult Neo, y en el futuro habrá títulos que alcancen estos mínimos, como Rayman Legends y Monster Hunter 3 Ultimate.

 

 

Este año llegarán las primeras televisiones en Ultra HD y se esperan los anuncios de las nuevas consolas de Microsoft y Sony. Es de esperar que estas consolas supongan un adelanto gráfico respecto a lo que tenemos hoy en día. ¿Estarán preparadas para mover juegos a estas resoluciones? ¿En qué situación quedaría Wii U?

La utopía de la Ultra HD

Creer que las nuevas consolas de sobremesa conseguirán alcanzar los 4320p es no comprender la actual tesitura de las compañías de hardware (recordamos que siempre estamos hablando de videoconsolas, no de ordenadores) ni tampoco el engranaje detrás del desarrollo de un videojuego.

Los costes de desarrollo de la actual generación se han llevado por delante a 120 estudios esta generación, entre ellos THQ. Los gráficos son el apartado que más recursos consume en un videojuego. A más potencia, más resolución, mejores texturas, mejores físicas, efectos visuales, iluminación… Y todos sabemos que a mayor complejidad de un sistema más tiempo hace falta para desarrollarlo, y el tiempo son trabajadores que pasan más horas trabajando. Resumiendo: a mejores gráficos, más coste.

 

 

A más coste, más ventas para sufragar costes, aumentos de precio o una de las lacras de esta generación: la proliferación de DLC inútiles, dando la sensación de que se trocean los juegos y se venden a medias.

El cambio generacional de Sony y Microsoft se va a traducir en una mejora de los gráficos, la única cuestión es dilucidar en cuánto mejores van a ser. ¿Ultra HD? Eso sería demasiado, más aún porque no hay visos de que la venta de estos televisores se vaya a masificar a corto plazo.

Además, crear una videoconsola con la potencia suficiente como para manejar estas resoluciones supondría muy caro de desarrollar y de fabricar. Nos encontraríamos con un nuevo caso PS3 entre manos, ya que el precio repercutiría en el consumidor con un precio de compra elevado. ¿Se pueden permitir sacar consolas por 600€, más aún cuando el PC ha resurgido gracias a las plataforma digitales como Steam?

Las 4k son un bonito sueño, puede que incluso sea el futuro de los juegos, pero no a corto plazo. Puede que para la siguiente generación, en el 2019, veamos las primeras consolas en Ultra HD. Y puede que Nintendo sea la primera compañía en estrenarlas.

¿Qué opinas de los videojuegos y las Ultra HD?

Este artículo refleja una opinión personal del redactor y Revogamers no tiene por qué compartirla.