Portada » Artículos » Opinión » La traición de Google

La traición de Google

Crisis en la Consola Virtual a la vista a causa de Ouya.

Hasta la fecha Google y Nintendo no han tenido mucha cercanía, cada una se ha movido en un terreno bastante distinto en incluso Nintendo 3DS está empezando a aprovechar el tirón de los videojuegos para móviles. Pero se acerca un enfrentamiento que podría acabar fácilmente en los tribunales si Google no le pone remedio. Y no parece que vaya a hacerlo.

Dentro de unos meses saldrá a la venta la primera consola Android como tal, Ouya. Todos los juegos para móviles de la plataforma tendrán salida directa a la televisión y un mando con el que jugar, además de otras muchas opciones como conexión con OnLive.

Y entre todo el contenido Android están ellos, los emuladores. Desarrolladores han anunciado oficialmente que podrán emular juegos de NES, SNES y N64 en la nueva consola desde sus primeros días. Por supuesto, sin licencia o aprobación alguna por parte de Nintendo.

Google

Los creadores de la consola lo van a poner fácil. `Ouya aceptará emuladores siempre que se adhieran a nuestro reglamento y no sean remitidos con juegos. Es decir, si llevan juegos estarían incumpliendo nuestro reglamento de IP´, ha dicho un portavoz de la compañía a Kotaku. Dicho y hecho, por aquí van los emuladores y después ya se las apañarán los jugadores para conseguir los juegos, es algo que ya está en móviles y tabletas.

¿Y qué piensa Google de todo esto? Todavía no hay una palabra suya como máximo responsable de Android y en teoría tampoco debe hacerla porque es una plataforma de código abierto y cada desarrollador puede hacer lo que le plazca con ella. La responsabilidad es únicamente de Ouya.

El problema es que ya no se trata de móviles y tabletas, se trata de una consola que estará a la venta muy probablemente en el mismo pasillo que Wii U y Nintendo 3DS. Es decir, es competencia directa. Pero no solo eso, es competencia directa y desleal. Ouya va a intentar ofrecer los mismos juegos que la Consola Virtual, sin haber pagado y sin dejar comisión a sus auténticos creadores.

Además, no estamos hablando de abandonware, si no de títulos que realmente se comercializan. Es cierto que los juegos de la Consola Virtual son muy caros. La inexplicable decisión de poner un precio genérico por plataforma en lugar de cobrar más o menos dependiendo de lo que ofrezca cada título para mi no tiene sentido y condena a los mediocres al olvido porque tienen un sobrecoste relativo. Por ejemplo, no es lo mismo cobrar 5 euros por Super Mario Bros. 3 que por Spelunker.

Pero eso no da vía libre a cualquier compañía para ofrecer con ánimo de lucro los juegos que son de otro distribuidor, no al menos con la normativa internacional vigente Y sí, es con ánimo de lucro porque los emuladores cuestan o llevan publicidad, y porque los responsables de la consola tienen un motivo más para la venta.

Ouya no compite en el terreno de los smartphones, es una videoconsola y tendrá que jugar con las reglas de este sector porque aquí hay una veintena de gigantes que van a ponerse muy serios. La pelea por los emuladores estará en los cines este verano.

Este artículo refleja una opinión personal del autor y Revogamers no tiene por qué compartirla.

¿Qué opinas de los emuladores en Ouya? ¿Debería prohibirlos Google?