Portada » Artículos » Opinión » Sony debe dejar de fabricar videoconsolas

Sony debe dejar de fabricar videoconsolas

Que se dedique solo al software, que es lo que hace bien.

Los datos de ventas de PlayStation Vita son demoledores. Lleva dos semanas a la venta y la nueva portátil de Sony ya está hundida. Tanto que ha vendido hasta menos que su predecesora, PSP, según el último registro japonés. Esa genialidad de la tecnología tan solo ha conseguido enganchar a unos 400.000 japoneses en 9 días, ¡con lo que son los japoneses!

La crisis de la marca PlayStation va mucho más allá. PS3 es la consola de sobremesa menos vendida de la generación, además de ser la más cara y la que menos beneficio está dejando su compañía. En 5 años solo han colocado 60 millones de unidades, la mitad que de PS2, así que está en un -50%. ¿Qué compañía puede sobrevivir a un -50%? Es como un yunque de hierro de 1.000 toneladas.

Pero el problema más gordo de Sony no es que venda poco, es que además es la menos rentable de las tres grandes fabricantes de hardware de videojuegos. No hay más que ver que siempre arrancan en negativo con cada consola que ponen a la venta. Cualquiera sabe que el capitalismo excluye del mercado a las empresas no competitivas, así que hasta el señor capitalismo tiene a x y los suyos en el punto de mira.

Por eso, y solo por eso, como analista de la industria de los videojuegos y como economista pongo toda mi reputación en juego para decir que Sony debe dejar de fabricar videoconsolas. Debe abandonar inmediatamente el mercado de videoconsolas para dedicarse exclusivamente a sacar juegos como third party y rentabilizar así sus inversiones con franquicias como Uncharted, Little Big Planet o incluso MotorStorm.

playstation 3rd party

Análisis ridículos, no comentarios desafortunados

*Solo desde la más absoluta ignorancia o desde el odio más pueril (también conocido como rabieta) se puede decir tal estupidez en un momento como el actual. Por suerte, no he leído ni escuchado ningún análisis semejante en estos últimos días ni por parte de los analistas, ni por parte de los medios, ni tan siquiera en los blogs deslenguados.

Me alegro, aunque en muchos casos la única causa haya sido el apego a la marca PlayStation, al menos no he tenido que leer textos sin sentido y con argumentos circulares que no conducen a nada más allá de la propia justificación de la idea que se presenta en el titular.