Portada » Artículos » Opinión » Sobre la próxima generación

Sobre la próxima generación

Cuando la expectativa y la realidad choquen

2013 huele a próxima generación que tira de espaldas. Puede que sea cosa del ciclo natural de las consolas, pero más parece que el que Nintendo haya sacado Wii U ha propiciado que la competencia se haya vuelto, literalmente, loca por presentar sus consolas cuanto antes.

Los últimos rumores sitúan el anuncio de estas nuevas consolas mucho más cerca de lo estaba previsto, en la GDC del mes de marzo, un evento centrado en desarrolladores pero del que siempre cabe esperar algún anuncio. Aparte de la pregunta ¿hay de verdad interés en devolver al E3 la gloria de antaño ``robándole´´ este tipo de anuncios? es importante ver la prisa que de pronto les ha entrado a Microsoft y a Sony por presentar sus nuevas consolas. ¿Es posible que le tengan miedo a Wii U de alguna forma? ¿Intentan acelerar la llegada de la próxima generación para intentar dejar fuera de juego a Nintendo?

Vísteme despacio…

Cuando se enseñan habilidades directivas y gestión del tiempo se suele decir ``no hay tiempo para hacer las cosas bien, pero las hay para hacerlas dos veces´´. Veo estos anuncios precipitados y no puedo evitar ver una estrategia de marketing pura y dura en vez de una planificación concienzuda respaldada por un hardware maduro con un software de calidad.

Es cierto que nos movemos por los dominios de la rumorología, pero hay muchas pistas que llevan a pensar que la próxima generación no está madura, ni mucho menos. Esta sensación se agudiza cuando vemos los primeros rumores sobre la próxima consola de Sony, que ya tiene tantos nombres que nos quedamos con PS4, por aquello de saber todos de qué estamos hablando.

Próxima generación

Sony lo esta pasando realmente mal ahora mismo. La empresa tiene un agujero de pérdidas que ni siquiera los contables más creativos son capaces de ocultar. Eso sí, las continuas reestructuraciones de la empresa están destinadas tanto a ahorrar costes como a camuflar resultados fiscales. Si hace unos años la fusión de videojuegos con televisores era para enmascarar los desastrosos datos de este departamento, ahora la situación es casi la contraria. PS3 y PS Vita le costaron a Sony $1.000 millones en el 2011. Exactamente la misma cantidad de dinero que han ingresado por vender ayer mismo su sede en los EE.UU. ¿Liquidando inmuebles, Sony?