Portada » Artículos » Opinión » Los retrasos en PS4 y Xbox One dan una segunda oportunidad a Wii U

Los retrasos en PS4 y Xbox One dan una segunda oportunidad a Wii U

El mal primer año de esta generación parece ser contagioso.

Donkey Kong Country: Tropical Freeze fue el último de una larga lista un tanto difusa que se esbozó frente a aquel amplísimo ventanal de lanzamiento y se desdibujó con cada día de sus primeros meses de vida. Pregunte aquí, sabemos lo que son los retrasos.

Como si trataran de convertir el E3 en un drama, muchas desarrolladoras han anunciado en pocos días que posponen el lanzamiento de sus títulos más fuertes. No sé si lo están haciendo así para intentar taparse los unos con los otros o es parte de un ritual de suicido colectivo que desconozco. Pero como casi todas ellas han dejado de lado a Wii U y a Nintendo, por aquí prácticamente no ha afectado. Ahora no ha afectado.

Los retrasos en PS4 y Xbox One dan una segunda oportunidad a Wii U

Desde la acera de enfrente se aprecia con mirada de transeúnte pero se empatiza rápido con la pena que supone un calendario destartalado, que es más dura si cabe cuando lo que te ha llegado hasta el momento son juegos reciclados de la pasada generación, más o menos reciclados, da igual.

Pero como parece que esto es una guerra y va de oportunistas, la cara de lástima hay que cambiarla por una sonrisa pícara. La que dice, jodeos que este año Wii U lo va a empezar a petar, que la edición especial Mario Kart 666% viene con un tridente para pinchar y chinchar. Y si el E3 sale como es de esperar en villa Nintendo, el segundo semestre va a ser un largo lecho de placer y disfrute.

Por el momento sólo tenemos unas cuentas fechas: One piece Unlimited World RED para el 27 de junio y Wii Sports Club para el 11 de julio, Sonic Boom para noviembre, Super Smash Bros. Wii U para un difuso otoño, como LEGO Batman 3, y finalmente Hyrule Warriors, que está fechado para verano en Japón pero que no se sabe en qué momento del año dará el salto al resto del mundo (además de Pokémon Rubí Omega y Pokémon Zafiro Alfa para noviembre en 3DS). Pero además nos han prometido a través de esas tablas que Nintendo publica cada tres meses, tan inciertas como las de cualquier profeta subido a una colina, que al menos Bayonetta 2 y X de Monolith Soft. también se apellidan 2014. Y algo más tendrá que salir, algo más.

Los retrasos en PS4 y Xbox One dan una segunda oportunidad a Wii U

¿Y con qué se ha quedado, por tanto, la competencia para estas navidades 2014? Pues con Call of Duty y Assassin´s Creed, que es con lo que se quedó Wii U las navidades pasadas. Ya sé, la comparación no sirve porque en estas consolas son cabezas de cartel. Bueno, y con Destiny, los juegos deportivos, Alien Isolation, Dragon Age y... Bien, podemos dejarlo aquí.

Como siempre digo, según Nintendo el tercer año de una consola es el que la juega, y el de Wii U empieza estas navidades. Con su tercera primavera el catálogo debe estar ya maduro pero no pasado, con brillo y color natural para hacer agua de los paladares más selectos. Más le vale, porque se va a tener que enfrentar a la primera oleada de títulos de auténtica next-gen, si es que eso llega a existir. The Elder Scrolls Online, Batman: Arkham Knight, The Witcher 3, The Division, Mad Max o The Order: 1886.

Los compradores de PS4 y Xbox One también están teniendo su travesía en el desierto y si The Wind Waker HD no se consideraba un oasis entonces tampoco lo será The Last of Us. Sony y Microsoft han dado a Wii U una segunda oportunidad, una repesca. El 10 de junio es el primer examen.

Los retrasos en PS4 y Xbox One dan una segunda oportunidad a Wii U

PD: por supuesto, este artículo está escrito aun desde dentro del desierto, como parte de uno de los delirios provocados por el calor y la deshidratación, una ensoñación en la que vi un tal Mario Kart 8 que me dijo que todo se arreglaría, que todo iba a salir bien. Fueron más de 40 días desde Donkey Kong Country: Tropical Freeze.

Este artículo es una opinión personal de su autor. Revogamers no se hace responsable de ella.