Portada » Artículos » Opinión » ¿Qué tiene que ser un videojuego?

¿Qué tiene que ser un videojuego?

Requisitos que debe tener algo para ser llamado videojuego.

Tengo reciente en mi mente los palos que se ha llevado Beyond de PS3 por no `ser buen juego´ y también las críticas constantes por internet cuando se habla de que uno de los juegos que va a salir en Wii U es Wii Fit U, ya que eso no puede ser considerado como tal. Eso, junto con el hecho de que mucha gente a la que he intentado aconsejar Ace Attorney me ha despreciado porque piensan que les estoy hablando de un libro y no una experiencia videojueguil, me ha llevado a intentar saber qué es un videojuego o qué necesita algo para serlo. Lo primero ha sido ir al diccionario que, muy sabio, me ha ofrecido la siguiente definición de videojuego: dispositivo electrónico que permite, mediante mandos apropiados, simular juegos en las pantallas de un televisor o de un ordenador.

videojuego

Yo he jugado de toda la vida a contar historias, ya sean de terror o fantasía para pasar el rato y, sobre todo, divertirme con mis amigos. También están los clásicos juegos de rol, que más allá de tiradas de dados y risas, tienen detrás una gran narración. Entonces, si yo recreo esa experiencia, que es juego, en un dispositivo electrónico estaría obteniendo un videojuego. Pero parece que ya se han olvidado los que en los orígenes eran aventuras de sólo texto para PC y que nadie les negaba el derecho a englobarse dentro de esta industria.

De la misma forma, fórmulas como Wii Fit, Just Dance u otros similares, siempre y cuando lo pasemos bien y nos entretengan y aporten felicidad, deben ser considerados parte también de los videojuegos. Así que la culpa de que gente que juega a algo que se aleja de la acción intensa y rápida o de combinar botones no sea considerada jugadores o se les llame casual es precisamente lo que yo me atrevería a llamar como tal, el `falso hardcore´. Sí, ese jugador que dedica horas a estar con un shooter, un MMO o que simplemente juega al boom de turno como GTA o Assassin´s Creed por moda. Esos perfiles, que encima se han adueñado de gran parte de la prensa de videojuegos, están haciendo mucho daño.

Me parece estupendo que ellos dediquen su tiempo en esos juegos, igual que hay gente que busca simplemente unas partidas de cinco minutos al móvil en algo que se lo den todo mascado. Si bien hay que decir que abrirse hacia el público novato ha provocado un descenso constante de la dificultad y profundidad de los juegos más allá del apartado técnico, la culpa es también de las desarrolladoras, que no saben realmente compaginar un reto para tu seguidor habitual con opciones sencillas para el que no está acostumbrado.

Pero volviendo al tema, todo lo que hay en el mercado es un videojuego, porque cumple su fin de divertir a un público determinado y lo hace a través del medio de las videoconsolas y ordenadores. ¿Por qué esa necesidad de atacar y desprestigiar esos productos y a sus jugadores? Simplemente pienso que detrás hay un elitismo del falso hardcore, que quiere sentirse realmente dentro del mundillo por estar a la moda y porque parece que a alguien le interesa que sobrevivan sólo las grandes sagas y en un ámbito online de consumo constante de objetos por microtransacciones.

Muy bien, me parece estupendo que tengamos casos de acción constante sea o no acompañados de historias de calidad, pero que se tenga posibilidad de elegir. A veces las secuencias ocupan más tiempo que el propio juego (¿Metal Gear?) y no he visto a nadie quejarse de ello en la prensa o crítica a gran escala, sino todo lo contrario, alabarlo simplemente por ser de una saga `cool´. Pues bien, ¿por qué si juego yo a Wii Fit o alguien se lo `pasa pipa´ con el Beyond ya tiene que venir un colectivo a decir que eso no son juegos y que son basura?

Estamos entrando en una situación de asco y odio constante ante tanta variedad de público, cuando lo que tendría que ocurrir es alegría por tener tanta diversidad. A mí me gusta disfrutar de una buena historia, empaparme de sus personajes y de sus sorpresas y poder tomar parte de la acción aunque sea sólo un poco para introducirme en su universo. Igualmente disfruto jugando al Sonic Lost World completando algunos niveles, y también me gusta echarme unas partidas rápidas al Cut the Rope. ¿Estoy por ello dejando de ser un jugador por alejarme de lo que la gran masa hardcore realiza? Simplemente estoy disfrutando con experiencias de tres tipos distintos según mi necesidad en cada momento.

Pues lo mismo debería aplicarse para evaluar un juego. Si este consigue hacer sentir emociones y felicidad a la persona que está con él entre manos, no veo motivo para que se le penalice sólo por no ser como la mayoría. Es un trabajo bien hecho y de toda la vida lo que está bien recibe buena nota y lo que no es divertido y está realizado con muchos fallos es lo que tiene una calificación menor. Creo que el hecho de evaluar sólo para un tipo de público es un error, y precisamente está consiguiendo desplazar del mercado a ciertas personas, ya que si a ellas les gusta lo que es malo para los jugadores, se les comienza a criticar de incultura, n00bs, casuals, etc. Amigo hardcore, si tú sólo juegas a dos tipos de juego en tu vida, tampoco eres muy distinto de esa persona a la que has criticado.

No busco atacar a ningún consumidor por sus hábitos, ya que precisamente en la variedad está el gusto, pero sí esa actitud tan cerrada que precisamente está consiguiendo que esa opción a elegir cómo jugar cada vez se estreche más. Eso me hace valorar también más a Nintendo, que a pesar de que en su mayoría son jugabilidad pura sus juegos, el hecho de que ofrezcan alternativas que se alejen de los focos principales en los que se centran el sector prensa- hardcore -grandes empresas les hace ganar puntos.

La conclusión a la que quiero llegar es que una historia narrada puede ser un juego, y mil tiros online y cuidar de un jardín también. La pregunta que me hacía al empezar el artículo la tenía respondida desde que abrí el diccionario, pero quería analizar entonces si yo estaba equivocado o lo que ocurre es que hay mucha crítica discriminatoria en un terreno en teoría amigable. Es curioso como un debate que pensaba que iba a ser de valorar entre historia y jugabilidad como pilar de un juego ha acabado siendo una victoria de ambas y lo que realmente ha sido cuestionado ha sido la actitud de algunos sectores.

Este artículo refleja una opinión personal del autor y Revogamers no tiene por qué compartirla.

¿Cuál crees que es la definición de videojuego? ¿Qué opinas de los nuevos juegos que están surgiendo?