Portada » Artículos » Opinión » ¡Prime! ¿Cuál es mi premio?

¡Prime! ¿Cuál es mi premio?

Los “beneficios” de ser un fiel seguidor y comprar de lanzamiento.

A la mente debe venir el caso Embajadores de Nintendo 3DS a más de uno. Una manera de intentar calmar la ira del jugador que por ser un fiel seguidor tuvo que pagar por una consola lo mismo que otro meses después podría invertir en lo mismo con un par de juegos. Aunque el detalle se agradece, resulta que al final todo se hace de cualquier manera - y más de uno recibió el premio a la fidelidad consiguiendo además el precio de la bajada. Las diversas promociones de 3DS de códigos han premiado de nuevo, la mayoría de ocasiones (salvo ¡Tantos juegos!) a los nuevos compradores en vez de aquel que ha apoyado a la máquina desde el comienzo.

Uno se puede preguntar en muchas ocasiones, cuando sabe que sale un juego que le interesa (pero no es el típico que te hace tachar días en el calendario) si sería mejor esperar y hacer lo que muchos otros hacen y obtener una mejor experiencia por menos dinero, o una máquina sin problemas de fábrica en caso de las consolas y sus primeras tiradas. Pero este pensamiento, junto con ese mal llamado importación (que si bien ha servido para que las tiendas se muevan algo más en España, realmente no genera una venta aquí, viniendo luego los lloros por falta de localización en siguientes títulos) han provocado entre otras cosas el cierre de THQ, ya que ellos no tenían bombazos como GTA ni COD ni FIFA con adeptos que invierten lo que haga falta, y sus juegos se han visto en muchas ocasiones como el “mola, pero lo pillaré cuando baje”. Lo mismo ha ocurrido con SEGA en Europa más allá de Reino Unido, teniendo que cerrar muchas de sus sedes y con una distribución mucho más limitada en la mayoría de lanzamientos actuales. 

Personalmente, creo que entre todos nos estamos cargando la variedad de la industria poco a poco, ya que al final quedarán los líderes de mercado y el resto de títulos serán relegados a formato digital como de menor categoría. El primer paso sería apoyar los juegos que nos gustan de primeras, pero para eso antes las mismas empresas tendrían que darse cuenta de que ellas mismas están provocando que más de uno esquive el día de lanzamiento. Pequeñas cosas como ofrecer DLCs gratis pueden satisfacer a todo tipo de usuarios, pero el primero quiere también algo especial. No se puede tampoco darle ventajas en el juego online o hincharse a ofrecerle contenido exclusivo - porque entonces el que viene después porque no dispone de tiempo para ser comprador de inicio se te echa encima, o pasa de tu juego directamente. 

Pequeñas cosas como las monedas de los RPGs de Wii, el álbum de pegatinas de Paper Mario o las ediciones coleccionista (si están realmente bien elaboradas para su precio) son aspectos que deben estar más presentes. También con la moda digital tienes la opción de incluir algún extra de manera gratuita para estos seguidores que los otros deban pagar (con esto me refiero a dar los DLCs que van saliendo gratis o a un precio inferior, nunca sacar del disco algo para darlo en código y que otros compradores paguen) si lo compran más adelante. La fórmula del juego Spin the Bottle es una manera de premiar al que se haga con él primero, y debería ser una manera interesante de enfocar los DLCs, en lugar de que el primero pague más por el juego y más por el contenido.

En definitiva, yo voy a apoyar a la industria y a los juegos, pero a los que se lo merecen y sé que realmente o bien me valoran por ello, o al menos me ofrecen las mismas condiciones que le ofrecen a futuros compradores (salvo las pertinentes bajadas de precio). Por ejemplo, compré Pikmin 3 de salida y cualquiera que lo haya comprado en Navidad tiene lo mismo que yo por el mismo precio, y el DLC a igual precio. Si se busca un trato igualitario o que sepa valorar al primer comprador (pero de buena manera, no dándole el juego normal y quitándole al resto) yo estaré ahí siempre que el juego me guste.

Este artículo refleja la opinión de su autor y no tiene por qué ser compartida por la línea editorial de Revogamers.