Portada » Artículos » Opinión » ¡Prime! ¿Cuál es mi premio?

¡Prime! ¿Cuál es mi premio?

Los “beneficios” de ser un fiel seguidor y comprar de lanzamiento.

El hype invade las venas de los jugadores constantemente, y la existencia de tantas páginas de análisis y noticias es una prueba de ello. Como en todo, siempre hay gente que quiere adquirir los productos de primeras y poder disfrutar de ellos desde que sea posible. Las tiendas lo saben y por eso muchas veces vemos una fecha de lanzamiento no respetada y en cuanto reciben stock saben que este early adopter va a ir directo a comprar.

La ventaja de ser uno de los primeros compradores de cualquier juego o consola es evidente: eres de las primeras personas en poder disfrutar del nuevo material y lo tienes durante más tiempo. Las compañías saben también que ese primer comprador requiere su atención y hay que “premiarlo”, de ahí las ediciones de coleccionista para primeros compradores y seguidores (aunque muchas veces más que un premio es una manera de sacar mayor tajada por su precio en relación al contenido).

Pero no todo es tan bonito como parece. Empiezas a darte cuenta de que aquel que realmente no ha apoyado al juego de salida y espera un tiempo se encuentra lo mismo que tú has comprado – e incluso más en ediciones GOTY – a un precio bastante inferior. Es lógico que un producto pierda valor con el tiempo y que haya ofertas, pero es que parece que el premio es para el que ha sabido esperar y comprar a precio de saldo en lugar de al resto (público que luego se queja mucho porque dice que el juego en cuestión “ha vendido muy bien” y pide más). Si no fuera por los DLCs que tan de moda están no habría problema en muchos casos, pero ofrecer físicamente en un pack a 40€ lo que antes sólo tenías en digital y encima te llevaba a invertir cerca de la centena de euros… te das cuenta de que “no mola” tanto ser early adopter, salvo con el típico juego que sea tu devoción. La política de Nintendo con los precios casi fijos a nivel oficial es una manera de evitar ese tipo de gente que espera a una rebaja, pero no es realmente un premio al fiel seguidor.

El primer comprador de Wii U en América recibe la consola de manos de Reggie Fils-Aime

Y por si fuera poco, no sólo el precio está en esta ecuación. La misma calidad del juego puede ser relativamente superior para aquel que no estaba un viernes en la puerta de la tienda esperando a que abriesen. Tenemos por una parte el famoso parche día 1/semana 1, con el cual la industria demuestra que la labor de betatester no se realiza al nivel que debería, o lo que es peor, que se realiza una vez el juego está en proceso de empaquetado y que “ya se corregirá” antes de que salga. A veces es incluso más denigrante y los primeros compradores y medios son los que hacen ese trabajo de forma gratuíta, reportando los fallos para que la compañía se ponga manos a la obra con lo que tendría que haber hecho en su momento. Errar es humano y siempre puede escaparse algo, pero cuando ves una “actualización” de más de 100MB cuando vas a iniciar la partida por primera o segunda vez te hace pensar que hay algo raro ahí. 

Luego están el resto de actualizaciones, que si bien son para añadir y mejorar ciertos aspectos, de nuevo suelen llegar tarde para el primer comprador. Si quisiste jugar a New Super Mario Bros U con el Mando Pro de salida te encontraste con un problema, pero aquél que se ha comprado un pack de consola con juego en estos momentos puede hacerlo sin problemas. Ojo, es bueno que se hagan este tipo de mejoras y arreglos, pero que se notifique la intención de hacerlos al menos desde que surja la idea y así a lo mejor alguien quiere esperar a jugar cuando el título en cuestión esté a su gusto. Es algo que de nuevo te da la sensación de premio para aquél que llega después que tú a comprarse un juego, y al que se le ofrece de nuevo más por menos.