Portada » Artículos » Opinión » Los palos de ciego de Square Enix

Los palos de ciego de Square Enix

¿Qué está haciendo la empresa japonesa?

Y es que a Square Enix no parece que las cosas le estén yendo demasiado bien en occidente. Los juegos que hace parecen dedicados cada vez más para el público japonés y agradan menos entre los aficionados occidentales. Es cierto que siempre hay un pequeño nicho de usuarios que seguirán gustando tanto de la estética como del modo de contar las historias del estudio, pero se nota cierto agotamiento y la búsqueda de nuevas formas que nunca terminan de cuajar, cuando precisamente el error es que tocan las bases, no lo accesorio.

La crisis de los JRPG ha llevado a otros estudios japoneses a encontrar fórmulas alternativas y tenemos casos como Ni no Kuni o Xenoblade: Chronicles, que poseen una calidad que deja en evidencia la producción de la última década de Square Enix. Incluso un título como The Last Story, con las evidentes carencias que posee, es una bofetada a las superproducciones descafeinadas con las que nos ha regalado esta generación. Un trapo por los morros que Hironobu Sakaguchi, padre de Final Fantasy, le ha pasado a su antigua empresa.

 Square Enix

Por eso puede ser que hayan buscado la forma de meterse en el mercado occidental y comprado Eidos. En la actualidad, Hitman y Tomb Raider y Legacy of Kain les pertenecen y los nuevos juegos de estas sagas levantan mucha expectación… de nuevo en occidente, porque en Japón los miran con el mismo escepticismo con el que a nosotros nos plantan un Final Fantasy Dissidia.

Y ahora miro el catálogo de las consolas de Nintendo y veo que me faltan dos títulos muy importantes para ellas, y los dos son de Square Enix. Hablo de Dragon Quest X para Wii U (de la versión de Wii ni hablemos) y de Bravely Default para Nintendo 3DS. Dos títulos que no hay visos de que nos vayan a llegar a corto plazo y que no se ha hecho ningún movimiento, al menos público, porque vayan a traerlos.

¿Puede ser que la brecha entre occidente y Japón sea tan profunda que estos dos títulos, cada uno especial y diferente a su manera, no tengan cabida en el mercado occidental? ¿Es tanto el riesgo de traerlos que directamente veremos cómo pasan de largo en el calendario? ¿Está Square Enix separando aún más los dos mercados porque no sabe cómo integrarlos y ha tirado por el camino fácil?

¿Por qué tarda tanto Square Enix en hacer llegar sus grandes juegos a occidente y otros, como Final Fantasy XIII-2, apenas tardan un par de meses en salir? A mi, en la época en la que estamos, me suena a caos organizativo. Y me da igual que sean juegos de rol que se tarden mucho en localizar, estas cosas se deben hacer hoy en día sobre la marcha, no mantener a un público esperando durante meses un trabajo, que encima puede no llegar o llegar de forma incompleta.

Square Enix

Lo malo llega enseguida y lo bueno, se queda allí. Incomprensible y da la sensación de que en la propia empresa ni se aclaran ni saben de qué va esto del mercado global de los videojuegos. En cualquier caso, una cosa es segura. Echo de menos a la compañía de Chrono Trigger, Final Fantasy VI, Parasite Eve, Secret of Mana y Bahamut Lagoon. Y lo peor es que no veo visos de que vaya a volver.

¿Qué opinas de los últimos años de Square Enix?

Este artículo refleja una opinión personal del redactor y Revogamers no tiene por qué compartirla.