Portada » Artículos » Opinión » Opinión: PALetos Retrasados

Opinión: PALetos Retrasados

Antes preocupado por su presupuesto, el usuario europeo está apunto de afrontar ahora una navidad de lanzamientos afectadísima por una inexplicable sequía.

En otros casos la información ha "saltado" casualmente y las compañías la han confirmado a posteriori, como Atari con Dragon Ball Z: BT3 o Nintendo con Zack & Wiki. Y en última instancia hemos sido los medios quienes nos hemos tenido que poner en contacto con ellos para que nos confirmasen que ese juego no iba a estar a la venta, como ha hecho Revogamers con Medal of Honor: Heroes 2, Ferrari Challenge y Dewy's Adventure (caso especialmente flagrante éste, puesto que Konami ha lanzado el título en otros países de Europa y en España ni siquiera ha sido capaz de dar una respuesta coherente).

Por supuesto, los retrasos por desarrollo pueden ser asumibles por el jugador impaciente, pero la ofensa es inexcusable cuando la mayoría de los retrasos afectan a títulos que sí han sido puestos a la venta en los otros mercados, o cuando se hacen por autocomplacencia, como hizo el presidente de Ubisoft, Yves Guillemot, al declarar que Nitrobikes se iba a 2008 porque ya tenían un gran catálogo para 2007.

Quizás los usuarios de la versión PAL (coloquialmente conocidos como PALetos) no nos encontremos ante ninguna novedad. Pero las empresas sí que lo están, puesto que enfrentan una ocasión única de negocio. El liderato de una consola de Nintendo más de una década después se suma a un tipo de cambio euro/dólar y euro/yen que hace que las ventas en Europa sean mucho más rentables.

En el pasado, las empresas se excusaban con el argumento del beneficio. Entre las dificultades que la propia Nintendo imponía a los juegos, y los impuestos establecidos por la Unión Europea, las compañías afrontaban un alto riesgo al publicar un juego en nuestro continente. También con este argumento de ahorro nos hemos tragado juegos sin traducir, versiones de peor calidad y una localización nula. Pero el mencionado tipo de cambio hace que los impuestos y aduanas sean compensados con creces al realizar la conversión a la moneda nacional de las empresas, en su mayoría japonesas y norteamericanas, en sus balances.

Y por el momento lo único que podemos hacer es seguir quejándonos de esta situación de marginación que sufrimos en el mercado PAL, que ya responde únicamente a decisiones empresariales tomadas muy lejos de aquí. Aunque tengamos que gritar más fuerte para que llegue hasta allí, tienen que enterarse: no nos vamos a callar y seguiremos protestando, recogiendo firmas, inundando cuentas de correo o lo que sea. Tenemos el mismo derecho.

 

Esta opinión es personal de su redactor. Revogamers no se responsabiliza de su contenido ni tiene por qué compartirla.