Portada » Artículos » Opinión » Olvidar para jugar

Olvidar para jugar

Juegos para el recuerdo... o el olvido.

Me gustaría que alguien me ofreciera una pastilla con la que tener amnesia selectiva. Pero no decidiría olvidar malos recuerdos para ser más feliz, sino que escogería olvidar libros que he leído y juegos que me he pasado a lo largo de los años. ¿Por qué? Pues para poder volver a tener el placer de descubrirlos.

El primero de mi lista sería, sin lugar a dudas, Ocarina of Time. Aparte del hype que me generó ese juego en su momento gracias al famoso vídeo de HobbyConsolas. Eran otros tiempos, con una internet en pañales (me acuerdo que me bajé como algo extraordinario un vídeo de unos pocos segundos que pesaba ¡casi dos megas!) y casi la prensa escrita como única fuente de información. Puede que hubiera más tiempo para ilusionarse y era una década más pausada y en la que la demanda de información no era tan intensa como ahora, que nos destripan los juegos con veinte vídeos y treinta demos.

El caso es que pocas cosas hay comparables a jugar y pasarse un juego por primera vez. Me gustaría olvidarme de Super Mario Galaxy, Xenoblade: Chronicles, Mass Effect, Planescape: Torment, Baldur´s Gate, The Legend of Zelda: A Link to the Past, Super Mario World… A todos los juegos que me han marcado como jugador. Me gustaría enfrentarme a ellos de nuevo por primera vez y volver a sentir la emoción de jugarlos y pasármelos por primera vez.

Pero tengo que reconocer que algo así también me daría algo de miedo. ¿Y si no me gustaran? ¿Y si el paso de los años ha conseguido que esos juegos hayan sido superados y no se aprecien tan bien? ¿Y si parte de lo que los hace tan buenos es su recuerdo? ¿El haberlos jugado en su justo momento y apreciar la evolución y el cambio que cada uno encarnó a su manera? ¿Puede ser esa la razón por la que las nuevas generaciones de jugadores no aprecian de la misma forma los juegos antiguos?

Mi caso preferido, el Ocarina of Time, es un buen ejemplo. Un paseo por foros hace un par de días me llevó a ver que había muchísimos jóvenes que preferían Wind Waker, ¡incluso Twilight Princess y Skyward Sword!, en lugar del Ocarina of Time. En mi mente jurásica, esto es algo completa y absolutamente inconcebible. ¿Están los videojuegos antiguos avocados a perder el beneplácito del jugador? ¿No habrá Casablancas entre los videojuegos, títulos que dentro de medio siglo sigan siendo apreciados como obras maestras?

Pero yo seguiré soñando con mis pastillitas amnésicas y con la posibilidad de jugar de nuevo, por primera vez, a mis grandes clásicos. A cada generación lo suyo y la mía no es que precisamente haya ido coja.

Este artículo refleja una opinión personal del autor y Revogamers no tiene por qué compartirla.

¿Qué juegos te gustaría olvidar y volver a jugar?