Portada » Artículos » Opinión » Nintendo, Mario necesita compañía para vender consolas

Nintendo, Mario necesita compañía para vender consolas

Mario necesita ayuda para vender Wii U.

Hace meses que pienso que Wii U tiene un ultimátum con Mario Kart 8. Ya el pasado E3 me dejó con la sensación de que el 2013 no iba a ser un buen año para la consola y las pasadas navidades confirmaron mis sospechas. Pero, ¿qué ha hecho Nintendo para vendernos su última consola? Normalmente el consumidor pide una de dos cosas: un catálogo amplio, variado y de calidad, algo que lleva tiempo conseguir y desde luego que Wii U no tiene (al margen de lo que cada uno piense de sus juegos, sigue siendo bastante reducido), o un juego especialmente llamativo, el “vendeconsolas” de toda la vida. Un título que por sí mismo siembre en el consumidor la semilla de la duda de si merece la pena comprar una consola sólo por un juego y confiar en que el resto “ya llegará”.

Nintendo normalmente viene apostando por lo segundo. Sus catálogos habrán sido mejores o peores; pero es innegable que desde Nintendo 64 le ha tocado cargar casi todo el peso sobre sus espaldas. Por mucho que trabaje una sola compañía, nunca podrá dar esa sensación de volumen en el catálogo sin ayuda de las demás. A falta de ese ansiado apoyo third party que nunca ha vuelto a ser el mismo desde SNES, Nintendo ha buscado ese juego que movilizaba a los consumidores. De hecho, hay veces que les ha salido extremadamente bien (Brain Training o Wii Sports son para mí dos ejemplos clarísimos).

Nintendo, Mario necesita compañía para vender consolas

Ahora bien ¿Cuál ha sido la situación de Wii U? ¿Cuáles han sido los principales abanderados de Nintendo para esta consola? No, no podemos usar el plural aquí ¿Quién ha sido el abanderado? Mario. Mario y nadie más que Mario. Nintendo Land fue un tímido intento de ver si sucedía lo mismo que con Wii Sports. Prueba de ello fue que New Super Mario Bros U estuviera disponible de lanzamiento. Mario era el verdadero gancho por si el compañero natural del GamePad fallaba.

En el 2013 la historia fue parecida. Pikmin no deja de ser una saga con un grupo de fans reducido y sin potencial para crecer vertiginosamente como podría suceder con Animal Crossing, por ejemplo, y sus reiterados retrasos tampoco es que ayudaran. Zelda puede suponer un golpe sobre la mesa si nos encontramos algo novedoso, parecido a lo que supuso Ocarina of Time en su día; pero eso es algo que un remake no puede conseguir. El resto de juegos deseados se marcharon al 2014. Todos salvo uno, el que debía remontar la situación en Navidad: Super Mario 3D World. Otra vez Mario. Otra vez un plataformas. Naturalmente, la cosa no funcionó muy bien. Puede que el juego fuera bastante bueno; pero un Mario plataformero carece de la capacidad de sorprender al cliente. Huelga decir que si el género no propiciaba una remontada con su mayor estrella, tampoco lo iba a hacer con Donkey Kong. Nintendo ha escogido sus vendeconsolas y se ha equivocado.

Los juegos de plataformas últimamente huelen a quemado, más si los protagoniza Mario. Es una consecuencia lógica después de ir sacando uno cada seis meses como ha venido haciendo Nintendo estos años. Pero el fallo no reside sólo en el abuso reciente de éstos. Es el propio género, el tipo de juego, el que no convence como un vendeconsolas.

No nos confundamos, no estoy diciendo que un Super Mario Bros no pueda vender millones, en ese caso sobran cifras para refutarme. Lo que opino es que un plataformas 2D (o 2´5D como son 3D Land y 3D World) es una excelente segunda opción; pero poco efectiva como una primera. Un Super Mario Bros viene genial cuando quieres hacerte con algún juego más con el que ampliar tu ludoteca personal, pues sirve para todos. Es un juego que combina bien con un Zelda, un Metroid, un Pokémon, un Nintendogs, un FIFA o un Call of Duty. Complementa prácticamente a todo. Ahora bien, no percibo que los clientes tengan a un plataformas 2D como el motivo por el que comprarse una consola nueva. Ni siquiera New Super Mario Bros DS, el único que realmente merecía esa etiqueta de “New” y con unas ventas espectaculares, era un auténtico vendeconsolas. No, ese rol lo tuvieron Brain Training, Mario Kart DS, Nintendogs, Animal Crossing o Pokémon Perla/Diamante. Mario llegaba para cuando uno de esos juegos se quedaba corto… y llegaba para todos.

Nintendo, Mario necesita compañía para vender consolas

Pero además, el género falla como factor disruptor. Puede que el diseño de niveles de un nuevo título suponga un vuelco; pero la imagen que se tiene es que es algo que se puede jugar en cualquier plataforma. A unos padres les parecerá igual que su hijo juegue a Super Mario Bros en una sobremesa que en una portátil (siendo además ésta más barata y permitiendo que el niño no dé la lata en el coche). A simple vista no transmiten nada que no hubiera ya en una generación anterior (y no hablo de mecánicas, hablo de espectacularidad visual). Y no se trata de gastarse 50€ (que se ha visto que mucha gente lo hace sin rechistar), sino de más de 300€. Para justificar un gasto así deberíamos hablar si acaso de una innovación del estilo Super Mario 64 o, al menos, Super Mario Galaxy. Los plataformas 3D terminan a la postre vendiendo menos, cierto; pero su capacidad para sorprender a los jugadores es mucho mayor. Esa sorpresa es la que de verdad los empuja a comprar una nueva consola.

Supongo que en Nintendo ya se habrán dado cuenta del fallo estratégico. La cuestión es que ahora llega el que a mi ver es el primer título para Wii U (tras año y medio en el mercado) con un verdadero aroma a vendeconsolas. Como no podía ser de otro modo, hablo de Mario Kart 8. Puede resultar paradójico con el título de este artículo termine recurriendo a un Mario Kart; pero tengo dos razones para hacerlo. La primera es la más evidente y a la vez la razón postiza: no es un juego de Mario, es un juego que presenta a Mario dentro de un reparto de docenas de pilotos. Virtualmente ya está bastante acompañado. No obstante, la segunda razón, la verdaderamente importante para mí, es el otro tipo de compañía: el multijugador.

Parece mentira; pero Nintendo aún no nos había traído un verdadero peso pesado multijugador a Wii U. No se puede entender una consola de sobremesa de Nintendo sin tener al menos a dos personas picadas frente a la pantalla. El multi local siempre ha sido la gran fortaleza, el sello de identidad, de las consolas de Nintendo frente a sus competidoras. Nintendo ¿por qué hasta ahora no nos habías traído más que experimentos como Nintendo Land, planteamientos estancados como Wii Party U y meros añadidos a juegos que son eminentemente monojugador?

Mario Kart 8 parece que por fin me va a traer eso que llevaba esperando desde que comprara mi consola hace más de un año. Me trae esos piques en el salón que no quedan igual con portátiles. Me trae un juego que sé que es irrepetible en cada generación. Me trae un juego con el que explotar el online de Wii U. Y vaya, encima se ve espectacular. Es el juego que esperábamos los poseedores de la consola y el que plantea la compra de una Wii U a los que pasaban olímpicamente de ella ¿Y por qué ha tardado tanto? Entiendo que hacerlo y ponerlo a punto ha llevado su tiempo, su esfuerzo, y su dinero; pero tal vez este desarrollo debería haber sido absolutamente prioritario. Podríais haberos anticipado a algunos problemas para estar bien preparados (lo que le está costando a Nintendo la HD que se dice) y tal vez la situación de vuestra consola no sería tan desoladora. Esperemos que no sea demasiado tarde.