Portada » Artículos » Opinión » Larga vida a Junction Point

Larga vida a Junction Point

Reflexiones sobre un cierre inesperado

A lo mejor no es que los Epic Mickey de 2012 hayan vendido poco y por eso hayan disuelto Junction Point. A lo mejor es que la Disney 2013 no quiere ir por ese camino y las bajas ventas y malas críticas han precipitado acabar con el asunto. La coyuntura puede haber sido puesta como excusa para tomar una decisión, a priori, confusa.

Por supuesto, siempre nos queda preguntarnos: ¿es justo para Junction Point sufrir semejante castigo por un único fallo? ¿Acaso no se tiene la sensación de que se presionó demasiado a la compañía y se la obligó a sacar un producto inacabado, al que aún le quedaban varios meses de trabajo? ¿No hay cabida en el mercado para un juego como Epic Mickey, un homenaje al pasado de la compañía y un tratamiento algo más oscuro de Disney?

Junction Point

A lo mejor es que Epic Mickey era un proyecto que intentó abarcar demasiado y se quedó corto. Puede que se tratara de un proyecto demasiado personal, que la visión de Disney de Warren Spector no fuera comprendida.

También queda la respuesta más fría y repugnante (y puede que por desgracia la más acertada). Que haya alguien de arriba que haya visto las ventas, haya visto un par de vídeos del juego, haya cogido la media de Metacritic y haya dicho: no me gusta a mi, no le ha gustado a la crítica y no le ha gustado a la gente: no vale la pena. Los videojuegos para niños tienen que ser alegres y divertidos, no oscuros. Tenemos que mirar al presente y al futuro de la compañía y no a una pila de latas de nitrato polvorientas que a nadie le interesan. Teniendo todas las películas de Pixar y Piratas del Caribe, ¿a quién le importan Lambert, el León Cordero y Oswald?

Junction Point

Pero ocurre todos los días. Personas que toman decisiones sobre cosas que no comprenden. Personas que creen que los números son los que mueven el mundo y que no hay nada más. Lamentablemente, que estas personas se hayan hecho con el control es uno de los precios que se ha pagado en esta industria esta generación, donde una mala decisión puede llevar a la quiebra. Lejos han quedado esos días en los que se hacían videojuegos por amor al arte y en el que un par de hermanos en un taller podían revolucionar el mundo de los videojuegos inventando el renderizado.

Pero, al final de todo, lo único que importa es que Junction Point ha cerrado y que Epic Mickey, salvo milagro, ha terminado. Los echaremos de menos.

¿Qué te parece el cierre de Junction Point? Comparte tu opinión con el foro

Este artículo refleja una opinión personal del redactor y Revogamers no tiene por qué compartirla