Portada » Artículos » Opinión » Larga vida a Junction Point

Larga vida a Junction Point

Reflexiones sobre un cierre inesperado

El mazazo anímico que ha sido el cierre de Junction Point es complicado de encajar, pero, más allá de la noticia, es una oportunidad para evaluar a una compañía y a una industria en su conjunto, interpretar significados y quién sabe si hallar respuestas.

¿Por qué ha cerrado Junction Point? ¿Es una muestra de poder de una directiva trajeada e implacable? ¿Iba a ocurrir de todas formas? ¿Tiene de verdad la culpa el pobre desempeño de Epic Mickey 2?

Para empezar, no hay que olvidar a qué macroempresa pertenecía Junction Point: Disney. Y no hay que olvidar tampoco la tumultuosa actividad de esta compañía en los últimos años, dando palos de ciego en muchos apartados y, más recientemente, comprando todo lo comprable, como Marvel y Lucasfilm. Ya existe Disney Interactive, la división de videojuegos de la misma Disney, que no ha dado una a derechas desde hace mucho tiempo… hasta el anuncio a principios de año de Disney Infinity.

Y he aquí el posible gran culpable de que a Disney ya no le interese seguir invirtiendo en el proyecto de Epic Mickey: los niños parece que quieren otra cosa. Y, admitámoslo, Junction Point fue un equipo de desarrollo que nació por y para desarrollar Epic Mickey. Sentimentalismos aparte, ¿tenía sentido alargar su vida más allá de este proyecto?

Parece que Disney ha decidido dar un golpe de timón con sus franquicias clásicas. Disney Infinity es un proyecto novedoso y que promete explotar la faceta coleccionista de los niños, de la misma manera que Skylanders ha sido un éxito fulgurante con un modelo de negocio pionero y muy parecido. Teniendo ya Disney su propia división de juegos (que no hace otra cosa que recibir recortes) y habiéndose hecho recientemente con el control de Lucasarts, ¿no queda un poco redundante tener un equipo de desarrollo externo?

Cerrar un estudio como Junction Point a las primeras de cambio siempre es sospechoso. ¿No estaban contentos con sus ventas más recientes? ¿Por qué entonces castigar al que trabaja y no al que toma las decisiones? Dos juegos seguidos en tan poco tiempo de la misma licencia y ciertamente con carencias graves pueden haber causado un daño irreparable en la franquicia, hasta tal punto que se ha planteado dar carpetazo al sueño de Warren Spector y finiquitar la trilogía Epic Mickey antes de tiempo.