Portada » Artículos » Opinión » ¿Ganas de sentenciar a Wii U?

¿Ganas de sentenciar a Wii U?

Que se queden con las ganas.

Wii U es la última consola de sobremesa lanzada por Nintendo. Una consola destinada a seguir los pasos de su predecesora y con la intención de volver a recuperar al jugón de toda la vida, que no recibió el apoyo suficiente en la etapa anterior con Wii. Casi una treintena de títulos disponibles acompañaban al lanzamiento de Wii U, la mayoría productos third parties que por cuestiones de potencia hubiera sido casi imposible ver en Wii.

Y es que Nintendo por fin ha dado el salto a la alta definición, seis años más tarde que las otras consolas. ¿Repercutirá esto negativamente en Nintendo? ¿Está Nintendo realmente adaptada al paso a las HD?

El boom de Wii fue algo insólito en su día. Una nueva forma de jugar, accesible y divertida basada en los sensores de movimientos. Todo el mundo quería tenerla. Era la consola de moda, que abría el mercado de videojuegos a un nuevo tipo de consumidores que jamás habían jugado en una consola. Fue todo un éxito sin precedentes.

Sin embargo, con Wii U no se ha repetido la misma situación. Pese a que la consola ha tenido unas ventas en su lanzamiento nada desdeñables, y bastante aceptables hay que tener en cuenta la coyuntura socioeconómica actual , la ausencia de un juego vende-consolas de Nintendo (Wii debutó con The Legend of Zelda: Twlight Princess) , y que las características especiales que ofrece el GamePad no son igual de perceptibles que la revolución que asentó el Wiimote. Sin dejar de mencionar la confusión que genera entre el público general que no saben si se trata de una nueva consola o un periférico más para Wii. Pero lo más preocupante de todo es el bajón considerable de ventas de la consola tras su lanzamiento. ¿Qué ha pasado?

Algo ha fallado en los planes de Nintendo. Inicialmente, la compañía mostraba un line up bastante completo que cubría el período de ventana de lanzamiento. Esto es, hasta marzo de 2013, momento en el que finalizaba el presente año fiscal. Juegos como Pikmin 3, Rayman Legends o Wii Fit U tenían prevista su salida durante ese margen de tiempo. Sin embargo, la gran mayoría de los juegos sufrieron un retraso. Desde el último Nintendo Direct centrado en Wii U , Iwata se disculpaba por el retraso de ciertos títulos (los ya nombrados Pikmin 3, Wii Fit U y otros como Game & Wario y The Wonderful 101),  que necesitarían más tiempo de desarrollo para asegurar el mínimo de calidad que Nintendo nos tiene acostumbrados. Esto dejaba en auténtica sequía los meses de enero y febrero, que salvo juegos como Ninja Gaiden 3: Razor´s Edge o Sing Party (cuyo lanzamiento hubiera tenido mayor repercusión en navidades) no había nada más por el horizonte. Y claro , una consola se sustenta a base de juegos, y sin ellos es muy improbable que se incrementen de manera significativa las ventas.