Portada » Artículos » Opinión » La eterna rivalidad

La eterna rivalidad

“Casual” vs “Hardcore”. Sin embargo, ¿tiene sentido la pugna existente entre los dos bandos?


Casual vs Hardcore: La eterna rivaldiad


Desde hace unos años se han acuñado algunos términos, mayoritariamente en inglés, para referirse a los distintos tipos de jugadores. Si bien los ocasionales han mantenido durante mucho tiempo el de “casual gamers”, los jugadores habituales han pasado de ser desde simples “gamers” a “hardcore gamers” o, más recientemente, “core gamers”.

La causa principal de estas dos denominaciones es el propio auge de los videojuegos como medio de ocio electrónico, propiciando así que gente que a los ojos de los veteranos nunca hubiera cogido un mando de una videoconsola empiece un día su andadura con los videojuegos.

Sin embargo, ¿son acertadas estas denominaciones? y lo que es más importante, ¿cuál es el origen de la rivalidad inherente entre estos dos tipos de jugadores?

Respondiendo a la primera pregunta, las denominaciones para los distintos tipos de jugadores no son acertadas desde el punto de vista de un jugador, pero sí desde el punto de vista de “a qué público va dirigido 'x' juego”. Y, aún así, la única denominación que tiene alguna utilidad es la de “casual gamer” porque si bien puedes decir que un “casual gamer” más que un jugador ocasional es además un recién iniciado en el mundo de los videojuegos, ¿qué es un “hardcore gamer”?

Se supone que es un jugador habitual pero, en cambio, hay gente como por ejemplo el que suscribe que por unos motivos u otros (generalmente laborales) ha dejado de jugar asiduamente. Claro, ya no se nos puede denominar jugadores habituales porque no jugamos más que ocasionalmente pero, sin embargo, tampoco se nos puede denominar jugadores ocasionales porque llevamos en “el mundillo” más de 15 años.

Tampoco es un jugador que lleve mucho tiempo metido en el mundo de los videojuegos ya que hay gente que está jugando desde la época de MSX y que, sin embargo, los juegos con los que más disfruta hoy en día son con los que van orientados a un público ocasional. Por lo tanto, también se salen fuera.


Así pues, aunque sí podamos acotar el público al que se denomina “casual gamers” o jugadores ocasionales (por criterios de hábito y tiempo en el mundo de los videojuegos), no podemos decir ni mucho menos que aquellos que no sean “casual gamers” sean “hardcore gamers”. Por lo tanto, la tan frecuente bipartición que se emplea en el mundo del videojuego de “casual” y “hardcore” no sirve para clasificar al grueso de los jugadores.

 Y es que el concepto del “hardcore gamer” ha variado sensiblemente a lo largo del tiempo. Antes, un jugador de este estilo era aquél que jugaba diariamente y con ánimo competitivo. Para ilustrar mejor, eran aquellos que gastaban sus tardes libres, de 6 a 9, en los cibercafés para batirse en partidas de Counter Strike, Starcraft, Day of Defeat, etc. Para ser un “hardcore gamer” necesitabas, por tanto, adquirir una gran experiencia en base a la cantidad de horas dedicadas a jugar. Claro que, en aquellos días, el término “casual gamer” todavía no existía, al menos no como lo conocemos hoy.

La rivalidad entre los dos bandos tiene su origen en el día de la creación por parte de los medios de un nuevo colectivo al que denominaron “casual gamers”. Cuando aparecieron, muchos de los jugadores tradicionales los vieron como un público de calidad inferior y se autoproclamaron “hardcore gamers”, mutando el significado de dicha denominación a “todo aquel que no sea casual” para así diferenciarse de estos. Haciendo esta distinción que ha perdurado hasta nuestros días, se consiguió que la etiqueta “casual gamer” tuviera una fuerte connotación negativa. De hecho se puede observar que hoy día, muchos foreros de aquí miramos reticentes cuando nos anuncian un nuevo juego casual, independientemente de la calidad que pueda o no atesorar. Sin embargo, ¿acaso no es el Wii Sports uno de los mejores juegos de Wii tanto por concepto como por el tiempo que nos ha permitido emplear en él? Y es un juego “casual”. Y eso solo por poner un ejemplo, porque juegos casuales de calidad excelente los hay y muchos: Guitar Hero, Wii Fit, Mario Party, Buzz, Singstar…

 De este hecho se extrae la siguiente conclusión: aunque el término “casual gamer” pueda resultar útil a nivel mercantil, a nosotros, como usuarios, nos perjudica porque nos llena de prejuicios hacia determinado tipo de juegos que no tienen por qué ser malos y que dejemos de probar por ello.

En definitiva, la eterna rivalidad entre “hardcore gamers” y “casual gamers” no es más que una barrera que nos impide disfrutar plenamente del mundo de los videojuegos privando a unos y  a otros de títulos que, independientemente del pie que calcen, rebosan calidad por los cuatro costados.

Esta opinión es personal de su redactor. Revogamers no se responsabiliza de su contenido ni tiene por qué compartirla


::¿Estás de acuerdo con esta opinión?::