Portada » Artículos » Opinión » Estoy de resaca

Estoy de resaca

Los primeros días de 2014 son de resaca por el 2013.

Tengo una resaca encima que no me tengo en pie. No es que saliera en Nochevieja y todavía me dure la melopea, sino que me he plantado en 2014 con una resaca videojueguil de las que marcan época. Puede que haya sido el tremendo año de Nintendo 3DS o que he dejado para el final Super Mario 3D World, pasarme The Wonderful 101 y que el Niño Jesús (la tradición venezolana) me ha traido Rayman Legends pero el caso es que tengo una saturación importante con el tema de los videojuegos.

Resaca 2013

Miro lo que se nos viene encima este año y me entra una enorme pereza. Estoy abotargado y me siento pesado. Quiero agua fresquita, un Picross e3, y sólo con ver Donkey Kong Tropical Freeze o Mario Kart 8 me entran mareos. No quiero que nadie me grite al oído con grandes lanzamientos, sino que necesito un momentito de tranquilidad.

Pueda que parezca una barbaridad pero me alegro de que no haya ningún gran juego en este mes de enero. Personalmente no lo necesito, tanto por cosas antiguas que me quedan por jugar como el antes mencionado resacón que tengo que encima, que en 2013 no he dado abasto con tanta novedad. Retrospectivamente, el 2013 de Nintendo 3DS ha sido completamente agotador y necesito un ratito para recuperar resuello.

Y es curioso, pero es el primer año que me pasa. Todos los otoños son así en esto de los videojuegos: estresantes. Las desarrolladoras sacan el armamento pesado de cara al periodo navideño y si en julio y agosto no hay ni una novedad, en noviembre es la muerte, con lanzamientos todas las semanas. Puede que el resacón sea por las nuevas consolas, porque por motivos de trabajo muchas veces no juego a lo que quiero, sino a lo que toca, o porque la ciclogénesis explosiva he hecho mella en mi ánimo, pero necesito unas semanas de descanso.

Resaca 2013

Eso sí, estoy seguro que esto se me va a pasar rápido. Es una sensación pasajera y en un par de semanas voy a estar demandando juegos como todo hijo de vecino. Terminaré de jugarme lo que tengo pendiente y estaré ávido de nuevas experiencias y rebuscando en el calendario juegos que marcar en rojo. Además, dentro de nada estaré rabiando por el hermetismo de Nintendo, por no saber lo que nos tienen preparado para este 2014 a partir de junio y pidiendo fechas para Smash Bros., Bayonetta 2 (¡ains, mi Bayonetta!) y exigiendo un nuevo tráiler de X o del nuevo Zelda de Wii U.

Pero eso será cuando se me pase la resaca, olvide lo mal que sientan los juegos en exceso y eche de menos esa nubecilla de felicidad que te entra del camino de la tienda a casa, con un juego calentito en la bolsa.

Este artículo refleja la opinión personal del autor y Revogamers no tiene por qué compartirla.