Portada » Artículos » Opinión » Enfadado con Rayman Legends

Enfadado con Rayman Legends

De por qué, a pesar de que tiene cosas geniales, me he enfadado con Rayman Legends.

Rayman Legends era uno de esos juegos que se me habían quedado algo descolgados. Era uno de mis fijos de lanzamiento, desde el evento en Frankurt que montó Nintendo en la previa al lanzamiento de Wii U, momento en el que pude disfrutar del nivel de Castle Rock. Menuda maravilla. Sin embargo, luego se retrasó el lanzamiento, dos veces, y Nintendo 3DS se convirtió en una consola intratable sacando maravilla tras maravilla a lo largo de 2013. Los juegos por trabajo se comían gran parte de mi tiempo de juego, por lo que me planté en el lanzamiento de Rayman Legends con una pila de títulos por acabar.

De hecho, uno de esos juegos fue Rayman Origins, que aproveché para comprar junto a Bioshock Infinite en una rebaja increíble que hizo FNAC en la primavera, juegos que devoré ávidamente en pocos días. Origins me gustó mucho y la aplicación para Wii U de Rayman Legends me picó un poco un par de semanas. Puede que todo esto me saturara un poco de tanta mascota de Ubisoft, así que llegó el lanzamiento del juego y yo no tenía necesidad de comprarlo. Sentía que podía esperar.

Y en Navidad apareció un Rayman Legends debajo del árbol. Reorganicé mi lista de prioridades y me puse con él hace cosa de quince días. Y aquí es cuando empieza mi pequeña decepción, ya que me he sentido un poco estafado con Ubisoft con este juego. Y puede que sea un sentimiento injusto, ya que hay cosas extraordinarias en él, pero hay ciertos detalles que no me han gustado absolutamente nada, más aún después de haber jugado a Super Mario 3D World y conociendo el accidentado prólogo del juego.

Voy a empezar con lo positivo, para que luego no se diga que siempre me centro sólo en lo negativo. Artísticamente, Rayman Legends está a años luz de la mayoría de las producciones de la industria, eso sí, por herencia de Origins, del que es terriblemente continuista. Es un título original, divertido, vibrante, con entornos realmente bellos y muchísima imaginación. A destacar especialmente las fases musicales, que son verdaderas maravillas. Curiosamente, Castle Rock es la que al final menos me ha gustado de todas, y me quedo con la de `Glu, glu, glu´ o la maravillosa versión gitana de `Eye of the Tiger´.  Los niveles en los que se usa el Wii U Game Pad son originales y obligan a ser tanto hábiles como rápidos cuando manejamos a Murphy. Las diferentes experiencias se espacian bien y no aburren, sintiendo que haces cosas variadas, no siempre lo mismo.

Enfadado con Rayman Legends

Pero las fases iban cayendo demasiado rápido. Los mundos tenían muy pocas y de pronto comenzaron a salir niveles desbloqueables por todas partes. La sensación era que se había alargado de forma artificial el juego con estos pequeños retos, de los hay casi uno por cada fase. Al esqueleto que es Rayman Legends de pronto le empezaron a salir apéndices: que si retos online, retos extremos, que si colección de criaturas, niveles de rescate… Y no es que me parezca malo que haya desbloqueables, pero sí me molesta un poco que todos los niveles de rescate, por ejemplo, estuvieran cortados por el mismo patrón. Pero lo que más me dolió fueron los niveles de Origins.

Descubrí con asombro que cerca del 40% de Rayman Legends son, en realidad, niveles reciclados de Rayman Origins. No rehechos, como se ha podido ver en New Super Luigi U, sino los mismos niveles que en la primera parte, con alguna que otra pequeña modificación. Una cosa es introducir algún nivel homenaje, ¿pero cuarenta? Este hecho me llevó a pensar varias cosas que cristalizaron en una conclusión, nada halagüeña para Ubisoft.

Es muy corto, poquísimas fases, y sabemos que estos niveles de Origins y las funciones online se metieron con posterioridad al retraso. Es decir, que el Rayman Legends original, el que iba a salir de lanzamiento con Wii U, carecía de ellos. El primer Rayman Legends, ¿no era un juego muy escasito? Muy bien hecho, con buenas ideas, eso no lo voy a poner en duda, pero la ración un poco mezquina. Los siete meses de retraso, que se dicen pronto, para hacer las versiones para Xbox 360 y PS3 (y ahora las de Xbox One y PS4) molestan aún más cuando te das cuenta de tamaño reciclaje (que me supo a retallones después de haberme pasado el Origins unos meses antes). 

Enfadado con Rayman Legends

La sensación general, la de los niveles antiguos y los añadidos todos iguales, es que Rayman Legends es una ampliación de Rayman Origins. Una ampliación divertida, pero carente de la entidad de juego por sí solo. Son los mapas extra del Call of Duty o los niveles extra de Pikmin 3. ¿Habría justificado el precio de un juego completo de lanzamiento? Yo lo tengo clarísimo: en ningún caso.

Y repito, es posible que esté siendo injusto con un juego con momentos muy divertidos, original y bien hecho, pero su corta duración, su reciclaje de Origins, lo igual que resultan todos los niveles extra que van saliendo y la sensación de que el retraso y la pérdida de exclusividad no han valido para nada (salvo para que el juego se la haya pegado en todas las plataformas), han hecho que me haya enfadado con Rayman Legens y con Ubisoft.

Este artículo refleja la opinión personal del autor y Revogamers no tiene por qué compartirla