Portada » Artículos » Opinión » Eldebethesda

Eldebethesda

Uno entre un millón.

Pero volvamos al terreno de lo profesional. ¿Por qué Eldebethesda ha pasado a desbancar a Anubis y a Ninja breadman como el peor título de Wii? Empecemos por los gráficos. Por una vez, las capturas mejoran la realidad. Los modelos de las naves son cuatro líneas mal puestas. Hasta F-Zero X, de la N64, presentaba más carga poligonal y mejores texturas. ¡Y qué decir de los escenarios! Una pista gris, con un fondo de color que no recuerdo por culpa del suicidio en masa de mis neuronas. Y nada más. Por lo menos van al grano y no lo adornan.

 ¿Y el control? Vas tranquilamente por un looping y en la cima vas más lento, y más lento y más hasta que ¡zas!, para el suelo como un ladrillo. Y todo por no coger el turbo del principio. El problema es si coges el turbo y se te ocurre pasar mínimamente cerca del borde de la pista. Entonces los imanes gigantes de fuera (que no aparecen) te atraen de forma misteriosa y caes al vacío (literalmente: recordemos que los escenarios no tienen fondo). El rango por el que tiene que circular la nave para no caerse por los bordes es ridículamente estrecho. Y hablemos de los giros. Tú coges el mando y lo inclinas un poquito y la nave no se mueve. Lo mueves un poquito más y ya estás comiendo vacío. Gíralo muy de golpe y la nave, como si del coche fantástico se tratara, se pone de lado y te larga de la pista. ¿Y la sensación de velocidad? Similar a la que siente un anciano en tacataca.

 ¿Y la música? Espera, ¿había música? De verdad, lo siento, no me acuerdo. Recuerdo que había algo de ruido de fondo de la feria, pero suelo acordarme de la música de los juegos sobre los que tengo que hablar. ¿Es grave que no me acuerde, doctor?

Bien, es una versión no terminada, pero puedo asegurar que no existe tanto talento en el mundo como para convertir Eldebethesda en un título mediocre. De hecho, creo que la ranura de la Wii del stand en la que corría la beta me miraba con rencor y más de una vez estuve tentado de agacharme en algún momento álgido de la partida, no fuera a escupirme el juego y darme en la cara. Con sinceridad, no se lo hubiera reprochado.

¡Mira, se me ha ocurrido otra! Desecho diarréico.

::¿Será para tanto?::

Esta es la opinión personal del redactor. Revogamers no se responsabiliza de su contenido ni tiene por qué compartirla.