Portada » Artículos » Opinión » El E3 de `No juegues´

El E3 de `No juegues´

Un E3 en el que se ha visto más que tocado. Una nueva generación a ciegas.

Si hay algo con lo que me podría quedar del E3, una sola cosa que me haya llamado la atención el evento en su conjunto, es con la enorme cantidad de vídeos y demostraciones preparadas que ha habido este año. La situación era todavía más alarmante cuando se trataba de un año en el que dos consolas se ponían por primera vez a mano de los jugadores, que se podían catar las bondades de la nueva generación de consolas.

En todos los sitios a los que uno entraba para ver tal o cuál juego la cantinela se repetía como si todo el mundo siguiera el mismo guión: siéntate, presencia una demostración de veinte o treinta minutos, no hagas fotos ni vídeos, haz un par de preguntas a los desarrolladores, muchas gracias por todo. A la cuarta o quinta uno se acaba preguntando: ¿pero esto no iba de jugar?

Nintendo y su feel it

Menos Nintendo, eso sí. Se le pueden decir muchas al E3 de Nintendo, desde el tirar para un lado completamente inesperado con Super Mario 3D World hasta el hecho de que relanzamiento de Wii U en verano ni de coña, que habrá que esperar casi al 2014, pero de honestidad en cuanto a los juegos que mostró… Ahí han estado intachables los de Kyoto.

Menos X, de Monolith, y el (o los) Super Smash Bros. de 3DS y Wii U, todos los juegos que Nintendo llevó al E3 estaban corriendo en Wii U de verdad (no en PC, como se ha podido saber que estaban las versiones de los juegos de Xbox One) y estaban todos en versión jugable. Un par de fases por ahí, un circuito por allá, una introducción frenética acullá…. Que sí, que era una toma de contacto de apenas diez o quince minutos, a veces menos, pero por lo menos podías tocarlo, jugarlo un poco, trastear con él y hacerte una idea de cómo iba.

Sin embargo, de la nueva generación de consolas, esa tan revolucionaria, que nos va a hacer sentir sensaciones que nunca antes habíamos sentido, esa en la que los desarrolladores contarán herramientas para hacer juegos antes imposibles y en la que la barrera de lo digital y lo real será un poco más delgada (hablo de memoria, porque en todas las generaciones se dice lo mismo) de esa apenas se ha podido jugar a dos juegos de coches que, si te los ponen son saber lo que son, serías capaz de distinguirlos el uno del otro.

El E3 de `No juegues´

Así que para mi ha sido un E3 de decepciones, porque por un lado no he podido echar el guante a la nueva generación, ya que todo era un mira y no toques. Y encima mira una presentación que está diseñada al milímetro para que sólo veas lo que a nosotros nos interesa que veas. Decepción por otro lado porque nada de lo que visto me ha hecho enarcar ni medianamente una ceja, de tan soso que me ha parecido.  Por otro lado, mucha sorpresa, porque no faltan ni cinco meses (ateniéndonos a que las consolas salen en 2013) para verlas en el mercado. ¿No debería haber algo más palpable a estas alturas del partido? ¿No deberían dejarnos jugar a algo, a cualquier cosa, en la feria más importante del año?

Por último, decepción porque no he visto nada de las nuevas consolas que me haya hecho ni remotamente pensar en comprar una. No tengo alicientes en la supuesta revolución gráfica, confío en el PC más que nunca y no entiendo cómo es posible que ante el panorama que se nos echa encima, Microsoft y Sony no apuesten por un software exclusivo en condiciones, que no se base en dos o tres títulos.

Así pues, me quedo con Nintendo, y no porque haya hecho un buen E3 ni porque Wii U sea la mejor consola de nueva generación (es prontísimo para hacer juicios al respecto a estas alturas del partido), sino porque, a día de hoy, es la única consola tangible y real de la que he podido trastear y toquetear y no sentarme a ver un espectáculo de juegos artificiales.

Este artículo refleja una opinión personal del autor y Revogamers no tiene por qué compartirla.

¿Qué te ha parecido este E3? ¿Los jugadores se jan hecho una idea de qué encontrar?