Portada » Artículos » Opinión » Dejad de tocarme la Bayonetta

Dejad de tocarme la Bayonetta

Sobre los cansinos antifans de Bayonetta y los dolores de cabeza de Platinum.

Ains, Bayonetta. ¿Voy yo cada dos por tres a meter el dedo en el ojo con aquello de: `Bayonetta 2 es de Wii U, nana nana na naaaa´ (léase con el retintín apropiado)? Entonces, ¿por qué son los demás tan cansinos? ¿He ido yo a cada noticia de Metal Gear Solid V a decir: por qué no sale para Wii U? Se comenta un poco al principio, pero no monto una verdadera cruzada contra Kojima por no hacerlo. ¿Lo lamento? Sí, porque cuantos más juegos mejor, pero no es algo que me quite el sueño precisamente.

Bayonetta 2

¿A qué viene todo esto? Pues a que en Platinum Games están hasta las bayonetas de que cada vez que abren la boca para decir algo del juego, ya sea del progreso del título, contestar la duda de un aficionado o asomar la jeta en cualquier feria, son acribillados a peticiones de que Bayonetta 2 sea multiplataforma. Y todos sabemos cómo es Kamiya en las redes sociales, que no se corta un pelo y si te tiene que mandar al carajo, el hombre lo hace y se queda tan pancho.

Es un poco la situación que vive George Martin con Canción de Hielo y Fuego desde hace una década. El hombre tarda la intemerata de tiempo en escribir los libros de esta saga (los otros salen como churros, curiosamente), unos cinco de media, y cada vez que sale por ahí, es acosado por los aficionados para saber cuándo saldrá la siguiente entrega. El resultado es que, en su último berrinche (comprensible totalmente) ha amenazado con cargarse su mundo con un cometa.

Pues con Kamiya y Platinum Games lo mismo. La ecuación era muy sencilla. Ellos hicieron un juego que gustó una bestialidad (también odiado), pero que no lo compró nadie, excepto cuando se pudo a precio de saldo. Los números del juego los tres primeros meses fueron ridículos, y sólo comenzó a venderse en 2010, cuando SEGA tiró el precio y lo comenzó casi que a regalar con Vanquish (otro juegazo que se la pegó). Hablamos de que, de la noche a la mañana, se decuplicaron sus ventas.

Pues no es de extrañar que, con esta acogida y el tipo de juego que es, SEGA cortara el chorro de dinero y Bayonetta 2, que ya se estaba desarrollando, se encontrara cancelado. Kamiya se tuvo que buscar la vida y lo más reseñable que ha hecho desde entonces es Metal Gear Solid Revengeance, que también estaba cancelado porque Kojima no tenía ni idea de qué hacer con él.

Y aparece Nintendo, con la cartera repleta de yenes, se interesa por el juego y lo termina de pagar. La condición, lógica también, es que el juego sea exclusivo de Wii U. Una forma de conseguir una exclusividad muy jugosa que, para mi, será uno de esos juegos que no venderá demasiado (menos que su primera parte) pero que dará prestigio y atractivo a la consola. Un atractivo que dudo que cristalice en ventas y que impulse la consola porque, admitámoslo: la gente no se gastó 60€ en este juego (ni 40€ ni 30€), ¿se va a gastar 350€ para jugar a la segunda parte?

Eso sí, las horas de aficionados furibundos, llamando de todo a Kamiya y a su equipo por hacer su trabajo y haber encontrado a alguien que quería financiarlo, no se cansan y son muy machaconas. Y estoy convencido que la mitad de esos aficionados sólo saben de Bayonetta por el nombre y un par de vídeos, que no lo han jugado nunca, pero es una forma de meterse con Nintendo, que es la moda de la última década en la industria.

Bayonetta Wii U

Así que no me extraña que en Platinum esté un poquito harta y pierda los papeles. Un mosqueillo inicial era comprensible, era el juego hardcore por excelencia y ahora iba a ser casualizado por Wii U (lo de quejarse por el nuevo corte de pelo y las insinuaciones de la censura era agarrarse a un clavo ardiendo, criticar por criticar). Sin embargo, pasado el impacto de la noticia, ¿por qué no alegrarse de que salga este juegazo (y los que habéis probado la demo sabéis de lo que hablo)?

Yo me alegro de The Last of Us, Tomb Raider, Gears of War, GTA V… ¿Me gustaría verlos en Wii U? Pues cuantos más mejor, pero la gracia es que las consolas tengan sus propias exclusividades y aquí nadie le ha robado nada a nadie. Bayonetta 2 era un proyecto cerrado y cancelado, a SEGA no le compensaba después del timorato comportamiento de los consumidores con la primera parte, y llegó Nintendo, vio la franquicia de saldo y la compró.

Así que dejad de tocarme la bayonetta, cansinos, y disfrutad de esto, que son videojuegos para pasarlo bien.

Este artículo refleja la opinión personal del autor y Revogamers no tiene por qué compartirla.