Portada » Artículos » Opinión » Crowdfunding caca

Crowdfunding caca

Sobre el rejón que le han metido la banca y el gobierno al crowdfunding en España.

Vamos a ver, todo este del crowdfunding hay que cogerlo como es. No es la panacea, no es la perfección, ahora mismo disfruta del fervorín de la novedad y tiene que encontrar todavía su lugar. Pero funcionar, funciona y existe y estamos en una sociedad donde todo debe tener su marco legal, sobre todo para asegurarse que se cumplen una serie de derechos y se protege al que pone el dinero. 

El problema está cuando cogemos y usamos esta protección y necesidad de regulación para meterla doblada y sin lubricante. Y encima nos piden que demos las gracias. Todo esto viene, como habéis podido imaginar, por la completa locura que son los planes del gobierno de España para con esta forma de financiación. Para aquellos que no sepan de lo que estoy hablando explicaré que el crowdfunding es una forma de conseguir dinero para un proyecto, el que sea. Particularmente, y ya que estamos en una web de videojuegos, se ha convertido en una fuente inestimable de capital para ciertos juegos. Sólo hay que recordar la campaña de Mighty No.9 con la que podremos ver el nuevo juego de Keiji Inafune y que recaudó una millonada, o casos como el de Torment: Tides of Numénera, que consiguió financiarse con más de $4,5 millones.

Tú, como particular, coges, miras a ver si te gusta el proyecto, y te comprometes a pagar una cantidad de dinero establecida, que puede ser desde lo que te gastas en una merienda hasta el sueldo de todo un año, depende del proyecto. A cambio, recibes una serie de prebendas, como extras una vez que el proyecto se termine, una chapa de promoción o aparecer en los títulos de crédito, ser considerado como socio, participar en beneficios…

Es necesario un marco legal que regule el crowdfunding, eso no lo vamos a negar. Tiene que haber protección para el consumidor, que sepa donde acudir si surge cualquier problema, que la ley proteja sus derechos. No podemos permitir que haya un timador que pida el dinero y luego desaparezca sin dar explicaciones.

Ahora es cuando los bancos entran en acción. Los bancos viven de muchas actividades y una de ellas es conceder préstamos y créditos con intereses. ¿Qué pasa cuando alguien se financia con mecenazgo? ¿Qué ocurre cuando consigues tu dinero de forma adelantada de tus clientes para poder operar y no hay apalancamiento con ningún tipo de préstamo oficial? Pues que el banco no ve un duro. Y eso, amigos míos, les jode.

Crowdfunding caca

Y como les jode y estamos en España, el país del nepotismo, la pandereta y “tú déjame a mi, que yo lo arreglo y qué sobre más bonito” pues basta con que se quejen un poquito y aquí se hagan las leyes a medida. Y a ver, que yo entiendo que los señores banqueros defiendan sus intereses, pero el estado está para hacer que se cumplan las leyes del juego y crear un marco de igualdad. Vamos, que haya ética en la política. ¿Es mucho pedir?

Cuando terminéis de reír seguimos.

Pues eso, que con esta ley se ha conseguido que lo que podría ser una alternativa muy válida desaparezca. En vez de tener cabeza y legislar por el interés general se ha optado, como siempre, por el amiguismo y el interés. Y, mientras tanto, en plena crisis, a joder al emprendedor y las nuevas ideas. Gracias.