Portada » Artículos » Opinión » Las claves del No Éxito

Las claves del No Éxito

Distribución, piratería y, sobre todo, nombre.

Xenoblade Chronicles fue, o ha sido, el juego del verano. Yo mismo me encargué de que quedara patente otorgándole la nota perfecta en su respectivo análisis. Sin embargo, todos sabemos que no venderá acorde a las críticas. La pobre distribución, la piratería y, sobre todo, no pertenecer a una IP (propiedad intelectual) conocida son las causas más importantes de este predecible “no-éxito” y están muy relacionadas entre sí. Por desgracia, esto no sólo pasa con juegos de la talla del coloso de Wii, sino que es algo general, muy frecuente en los sistemas Nintendo y que podríamos aplicar a prácticamente cualquier título aislado.

En busca del juego perdido

Sobre la distribución nada que decir que no se haya comentado en los foros. Hay gente que ha perdido la esperanza de poder encontrarlo su tienda a día de hoy y, recordemos, el juego no lleva ni dos semanas en las vitrinas. Pero claro, si se distribuye una unidad por comercio es normal que las copias se agoten en seguida más teniendo en cuenta que estamos ante uno de los mejores juegos de la generación, si no el mejor en su género. Lo preocupante, no obstante, no es el hecho de que se agoten en sí sino que, más grave aún, no haya planes de reponerlo. Así pues, Xenoblade Chronicles seguramente pase por las estanterías de las tiendas como un rayo, un espejismo en el desierto que es el catálogo de Wii de 2011 compartiendo el destino de tantos otros títulos anteriores.

Xenoblade Chronicles

Muchos de los desesperados que no encuentran ninguna copia por la pésima distribución, llegando a jurar nunca más comprar una consola de Nintendo, acaban acudiendo a la más oscura, y tristemente eficaz, de las distribuciones. Hablamos de la conocida como “Edición Jack Sparrow” o, simplemente y sin eufemismos: Pirata. Pero no seamos hipócritas, cuando juegos como Muramasa: The Demon Blade o el propio Xenoblade Chronicles se agotan casi antes de salir, a la gente no le queda más remedio que o bien buscar suerte, a veces sin fortuna, en las tiendas de toda Europa o recurrir a la infame pero eficaz piratería. Está claro que muchos piratean llueva, nieva o haga sol pero, de haber habido una buena distribución, ¿Cuántos de los hoy piratas habrían escogido el juego original? Estoy seguro que muchos. Y no me confundáis, no defiendo a la piratería, más bien acuso a las distribuidoras de preocuparse poco de los usuarios y luego echar la culpa de su fracaso a ésta, cuando realmente ha sido la única forma de hacerse con el juego.