Portada » Artículos » Opinión » La amenaza a la segunda mano

La amenaza a la segunda mano

¿Por qué todas la odian?

Estamos viviendo ahora mismo una situación parecida con el mercado digital. El verdadero motivo por el que las compañías están apostando cada vez más por este mercado es doble, aunque responden a un mismo móvil: el dinero. Por un lado, pueden ahorrar costes de fabricación, almacenaje y distribución, consiguiendo más beneficio marginal. Por otro, el formato digital no tiene segunda mano. Si te descargas un juego no puedes venderlo después a alguien si no te interesa, o dejarlo a un amigo. Las ventas del formato digital corresponden a un usuario único (a no ser que compartan plataforma). 

Es cierto que ateniéndonos a la primera ventaja hay beneficios laterales. Los estudios de desarrollo indie y otros desarrolladores que no buscan superproducciones han encontrado en esta forma de distribución una solución para tener éxito. Que se lo digan a Notch, que gracias a Minecraft ha pasado en dos años de ser friki de garaje a multimillonario. Pero lo cierto es que en algún momento el debate sobre la segunda mano va a salpicar al mercado digital y nadie podrá negar el derecho del usuario a vender algo que ha adquirido legalmente. ¿Porque algo esté hecho de unos y ceros debería no atenerse a los fundamentos del derecho a la propiedad privada?

Segunda mano

¿Pero sabéis qué es lo peor de todo? Que si nos atenemos a los indicios que salen por todos lados, las compañías desarrolladoras de hardware están dispuestas a pasar por el aro. PS4 y Xbox 720 impedirán el comercio de títulos de segunda mano de una u otra manera un paso más allá de lo que el actual Online Pass está haciendo. Están cediendo al chantaje de las distribuidoras, que seguramente han amenazado con no sacar sus juegos para ellas si no les aseguran ciertas garantías respecto a la segunda mano?

Y aquí toca reconocerle el mérito a Nintendo, que se ha negado a incorporar el Online Pass en Wii U y que acepta (por ahora, eso sí) que el jugador una vez ha comprado el juego tiene derecho a hacer lo que quiera con él, incluso usarlo de posavasos. Este comportamiento podría incluso ayudarnos a colegir la confusa actitud de cierta compañía que, de golpe y porrazo, cancela sagas para Wii U, permanece muda ante el futuro de la consola de Nintendo mientras saca sus estrenos en las demás y anuncia juegos que dinamitan sus propios lanzamientos para Wii U. Una empresa de la que se sabía que había excelentes relaciones hasta que hubo algo que se torció.

Segunda mano

Y de pronto todo apunta a que las dos consolas de la competencia caparán la segunda mano, sin que ellas realmente ganen nada. ¿No creéis que alguien ha debido de sugerir esta medida?

Sin duda estamos ante un debate interesante que va a dar mucho que hablar en el futuro, sobre todo sí a partir del próximo día 20 de febrero se confirman los rumores, se presenta PS4 y se descubre algún tipo de cortapisa a la segunda mano. Menos mal que por esa fecha lo más seguro es que Nintendo haya hecho una nueva Wii U Direct llena de juegos que no tendrán ninguna de estas limitaciones, mal que a algunas thirds occidentales les pese.

¿Qué opináis de la segunda mano y su futuro no nintendero?

Este artículo refleja una opinión personal del redactor y Revogamers no tiene por qué compartirla.