Portada » Artículos » Opinión » La amenaza a la segunda mano

La amenaza a la segunda mano

¿Por qué todas la odian?

En la presente semana hemos vivido varias noticias impactantes y no todas buenas. Y no, no me refiero a la comidilla de mundo nintendero con la que Ubisoft nos sorprendió ayer, retrasando Rayman Legends hasta el infinito y más allá, sino a los insistentes rumores de que las nuevas consolas de Microsoft y Sony tendrán sistemas para prevenir el comercio de segunda mano.

La segunda mano ha sido la espinita clavada de esta generación para muchas distribuidoras. ¿Por qué ahora? Pues porque como hemos podido ver de forma cansina a lo largo de los últimos seis o siete años las cifras de venta se han convertido en clave, no para ganar dinero, sino para cubrir costes de desarrollo. Hemos llegado a un punto que si un juego no consigue vender un millón de unidades difícilmente haya retorno de inversión. Imaginad el panorama de la próxima generación, cuando sea aún más caro desarrollar un juego.

 Segunda mano

Y es que el usuario ha encontrado en la segunda mano una bendición para una situación que las propias desarrolladoras han provocado, sacando juegos sencillos a toda velocidad y generando consumo impulsivo. El jugador puede que se quede el FIFA y Call of Duty de turno hasta que salga el siguiente, pero es más probable que un Dead Space 3 acabe en la cesta de una tienda después de haberlo jugado.

Ojo, con esto no estoy dando la razón a las compañías que quieren capar el derecho legítimo de cualquier usuario de vender un producto que ha adquirido y de que otro lo compre. Pero es que esto va mucho más allá. Hablamos de no poder prestar los juegos para que un amigo los pruebe. ¿Os imagináis prestarle un libro a un amigo y que las páginas estén en blanco cuando lo abra? ¿O dejarle una película que no funcione en su reproductor? ¿Y una camisa a tu hermano que desaparezca en cuanto se la ponga?

Segunda mano

¿Por qué demonios los videojuegos tienen que funcionar de forma diferente porque a un grupo de hombres trajeados se le meta entre ceja y ceja ganar un puñado de dólares a costa de vulnerar los derechos de propiedad adquiridos cuando alguien para legítimamente por un juego? ¿Y cómo lo harán? ¿Obligándonos a aceptar Términos y Condiciones de Uso que nadie leerá y que dejarán al usuario con el culo al aire?