Portada » Artículos » Opinión » Ahogado por los tráilers

Ahogado por los tráilers

Del vicio de los tráilers destripantes en la industria del videojuego.

Estoy hasta los mismísimos de los tráilers. Llamadme antiguo, soseras o lo que queráis, pero yo concibo los tráilers de una forma muy diferente a lo que parece que todas las productoras de cine y de juegos parece que lo hacen. Yo creo que deben servir para mostrar, para sugerir: para picar.

Un tráiler debe ser un breve atisbo de lo que te espera, una muestra que te llame la atención y te lleve a averiguar algo más sobre lo que te está esperando cuando te decidas a comprar el juego. En ningún caso, bajo ningún concepto, debe ser un resumen. Uno de los grandes males del cine hoy en día es la espantosa manía de ponerte tráilers que son resúmenes de dos minutos de la película. A lo mejor las entradas a los cines son tan caras por eso, porque con los tráilers del inicio estás viendo de verdad media docena de películas.

La industria del videojuego, que parece que quiere copiar a la del cine en todo en vez de buscar su propio camino, se ha contagiado de esta moda, pero a su manera. En los videojuegos no es que tengamos tráilers resúmenes, sino que, una vez se ha cogido carrerilla, podemos llegar a tenerlos con una periodicidad semanal y que, además, te destripan todas las sorpresas.

Me viene a la mente Ubisoft, la gran experta en inundar a los medios con material audiovisual de sus próximos lanzamientos. Prácticamente no hay semana en la que no aparezca un vídeo con más información del juego, diarios de desarrollo, tráilers de multijugador, para un solo jugador, la ciudad, que si vídeo sólo de la versión de PC, que si ahora un vídeo de la historia, que si ahora presentamos un nuevo personaje

La prensa del videojuego está pasando de ser un medio escrito a un medio audiovisual. La gente ya no quiere leer, quiere ver y oír. Las compañías han tomado nota de ello y, como siempre, cuando algo es nuevo, nos hemos ido al exceso. Ubisoft no es la única en machacar a todas horas con vídeos destripantes. Nintendo le ha cogido el gusto últimamente a mostrar vídeos en los que desventra sus próximos lanzamientos, enseñando incluso sorpresas que corresponden al final del juego que se esté tratando.

Vivimos en una sociedad en la que hay poca capacidad para la sorpresa. Casi pareciera que los consumidores desearan comprar un producto del que ya lo saben absolutamente todo. ¿Es eso divertido? ¿Iríais al cine a ver El Imperio Contraataca de saber la tremenda revelación del final de antemano? ¿Sería lo mismo jugar a Super Mario 3D World sabiendo la enorme cantidad de sorpresas que aguardan una vez que has derrotado a Bowser?

Pero parece ser que así es, porque las compañías han acelerado el ritmo con este tipo de vídeos. Cada vez son más y más explícitos, esforzándose en explicar a todo el mundo cada mínimo detalle de su título. Si antes había que esperar mes a mes a leerlo en las entrevistas, ahora tenemos varios vídeos en ese mismo periodo de tiempo, que deja poco espacio para la imaginación. Pero lo dicho, si las compañías lo hacen, es que tiene éxito y es un producto que se demanda.

Por mi parte, echo de menos esa época en la que trataban de seducirnos, que jugaban con el jugador, tentándolo. Hoy en día te vomitan y te ahogan a vídeos e imágenes (que encima muchísimas, pero muchísimas, compañías retocan) y en la que sólo vemos lo que nos quieren enseñar y nos bombardean de información, que casi podrían hacer el juego redundante. Pero bueno, vivimos en la misma época en la que la moda es ver a otro jugar (el colmo del destripe, aunque mucho más barato) y en la que parece que es necesario saberlo absolutamente todo sobre algo para hacerse un juicio de valor.