Portada » Artículos » Opinión » 10 años de Monster Hunter

10 años de Monster Hunter

Monster Hunter cumple su décimo aniversario. ¿Cómo lo descubriste?

Monster Hunter ha cumplido esta semana diez años. Diez años en Japón, porque como jugador yo comencé a jugarlo con el Tri de Wii. Llegué tarde, lo se, pero es que yo nunca tiré de PSP y tengo que reconocer que no me fijé en este juego hasta que decidió darse un paseo por la blanquita de Nintendo. Por aquel entonces, Monster Hunter me sonaba como un juego que estaba consiguiendo que PSP tuviera grandes cifras en Japón y sonó una barbaridad hace siete años cuando Monster Hunter Tri se convirtió en una exclusiva “arrebatada” a PS3.

10 años de Monster Hunter

Como fuera, me comencé a sentir atraído por esos bichejos enormes, esas armas de fantasía y por el hecho de tener un juego online puramente cooperativo, sin las puñaladas ni los agobios de los competitivos. Posiblemente la puntilla, lo que hizo que me lanzara de cabeza al juego fue el evento de prensa que se celebró en Madrid (hubo otro paralelo en Barcelona) en el que Nintendo nos hizo dar vueltas por Madrid con una ginkana hasta terminar en el invernadero de Atocha echando un pulso o jugando a la cuerda con un grupo de actores contratados. Ahí pude probar el juego más tranquilamente y lo que vi, aunque era terriblemente confuso para un neófito como yo, me encantó.

Y aquí estoy, seis años después, esperando como agua de mayo Monster Hunter 4 Ultimate para Nintendo 3DS, lamentando que Capcom vaya a tardar tanto, pero sabiendo que están metiendo un número de novedades más que suficiente para satisfacer las aspiraciones más desquiciantes. No hay que olvidar que las mejoras que se introdujeron en Monster Hunter 3rd, para PSP, y las de Monster Hunter 3 Ultimate fueron muchísimas, ampliando holgadamente la duración inicial del juego, facilitando la entrada con un nivel de dificultad más sencillo, pero introduciendo armas, monstruos y localizaciones nuevas que al perderme la versión de PSP no había podido disfrutar.

Pero, ¿qué es lo que tiene Monster Hunter que guste tanto en Japón? En Europa y América la fiebre es más lenta y dudo que nunca llegue a los niveles que se viven por allí. De hecho, es una de los objetivos de Capcom, conseguir que más gente de por aquí se interese en los monstruos. Podría ser que veamos una mayor presencia en temas de publicidad, puede que incluso algún anuncio en la televisión. Por supuesto, hay que convencer al jugador por los ojos, porque, siendo sinceros, si intentas convencer a alguien de jugar a Monster Hunter con una partida de 10 minutos vas a fracasar de forma irremisible: es demasiado complejo y hay demasiadas variables como para que una partida corta resulte ilustrativa de la experiencia final.

10 años de Monster Hunter

Pero, afortunadamente, Monster Hunter mola. Esas armaduracas, cada una inspirada en uno de los monstruos que pueblan la fauna del juego; el diseño de los escenarios, que muestran ambientes muy variados; los combates acuáticos, que personalmente adoro y que creo que le dan un punto muy especial al juego, además de acoger a un par de los monstruos más interesantes del cartucho; el diseño de todas y cada una de las criaturas, que son magníficas, enormes, majestuosas incluso…

Y luego, por supuesto, las armas, porque es complicado imaginar un juego que se pueda adaptar a más tipos de jugadores. No hay subidas de nivel, el personaje es siempre el mismo: sólo cambia el equipo. Esto significa que, debido a que acabas matando decenas de veces al mismo bicho, puedas en un momento dado probar armas nuevas, o ir alternando en función de lo que te apetezca o necesites.

Monster Hunter ofrece una libertad total. A mi me encanta el hacha espada, pero en un momento dado me apetece coger un martillo, unas espadas gemelas, o la espada larga y ahí estoy, con mi equipo nuevecito, jugando de una forma diametralmente opuesta. El diseño de las armas y las armaduras es tremendo, cada una reflejando perfectamente la bestia de la que fueron tomadas, tentándonos con sus mejoras desde la forja, anotando en un papel lo que vamos a necesitar y maldiciendo cada vez que una esquiva Placa de Lagiacrus no aparece en los premios al final de cada misión.

10 años de Monster Hunter

Por supuesto, está el poder jugar con los amigos, tanto en modo local como por internet, dependiendo de la versión que estés jugando. El encanto de jugarlo en la palma de tu mano, en cualquier parte, es evidente, pero tampoco está nada mal tirarte en el sofá y disfrutarlo en la televisión, con gente de todas partes del mundo. El online, además, es mucho más amable que en otros juegos, hay más sentimiento de colaboración, la gente explica y tiene paciencia y siempre es mas divertido machacar a un dragón de 20 metros con otros tres aventureros a tu lado.

No me extraña que Monster Hunter haya cumplido 10 años y, de hecho, lo que más me extraña es que no tenga más éxito en occidente, ya que es una saga que lo merece. Un juego que ofrece centenares de horas de diversión (literalmente) por el mismo precio que la aventura guiada de turno, que es original y divertido y hecho con un buen gusto y trabajo duro. Así cumpla diez años más y estemos todos aquí para verlo.

Este artículo refleja la opinión personal del autor y Revogamers no tiene por qué compartirla.