Portada » Noticias » Blog Zelda SWS » [Blog de Zelda] Día 12: Top 10 de momentos difíciles

[Blog de Zelda] Día 12: Top 10 de momentos difíciles

Los 10 momentos más complicados de The Legend of Zelda: Skyward Sword

Uno de los puntos que ayer destacábamos era la subida de dificultad en el juego y hoy quiero hablaros de los diez puntos más complicados a los que me enfrenté en mi primera confrontación con Skyward Sword. Si no estáis de acuerdo con alguna o pensáis “¡eso me lo hice yo con la gorra!” recordad que por vosotros (sí, por vosotros) jugué 26 horas de Zelda en día y medio, así que afronté algunas de las situaciones bastante perjudicado. Esto se ve reflejado en la mención especial al final del blog, el enemigo más terrible de todo el juego y que me las hizo pasar canutas de verdad.

10. Gahrim

Nos enfrentamos a él varias veces a lo largo del juego, y es un enemigo a tener en cuenta, más que todo porque es la primera prueba en serio de aprender a atacar por donde se debe, no por donde queramos. Hay que engañarle y atacarle por el lado contrario al que se protege ya que si no agarrará nuestro arma e incluso llegará a desarmarnos.

Además, nos arroja dardos mágicos, desaparece y luego saca espadas, ataca de lejos con carrerilla y tiene combos a corta distancia, se cubre con su magia y, en definitiva, es muy puñetero.

9. Las Skulltulas

Que sí, que estas arañas son unas grandísimas hijas de Ganon. Estás en tu primer templo y las ves colgando de su hilo y piensas “¡esto está chupado!”. Lo siguiente que estás viendo es cómo tienes que beberte una poción para recuperar la vida. Lo segundo que ves es la pantallita de Game Over.

Son la primera prueba de fuego de este Zelda y la demostración de que cada enemigo tiene su forma idónea de acabar con él.

Pero cómo odiamos a estas arañas…

Blog Zelda Skyward Sword

8. Los dos interruptores del primer templo

Lo peor de este puzle es que te lo encuentras justo después de matar a las Skulltulas. Das vueltas como un pardillo por la habitación, miras por todas partes y sigues completamente atascado.

El primer templo y ya tienes enemigos normales que te matan, un enemigo final con media docena de ataques y que prueba al límite el control y un puzle en el que atascas.

7. ESE puzle en el Templo del Volcán.

Tienes que dar de beber a la gárgola de una rana y estás rodeado de plantas y pinchos. Das vueltas y vueltas, no puedes llevar una botella con agua porque no hay forma de dársela a beber y te preguntas si no te habrán dado una versión del juego bugeada (y más aún porque jugábamos con versiones beta).

Y no, la solución es tan tonta como hacer un pincho moruno. Satisfacción típica de los Zelda y cabezazo contra la pared de regalo.

6. Iruoma

Uno de los jefes finales. Un Gólem budista que parece sacado de Gantz. Te saca tres cuerpos y cuatro brazos y tiene unas cuchillas que lanza si te alejas y unas espadas más grandes que tú para cuando te acercas.

Una batalla épica y larga con una mecánica muy original, pero que en nuestra primera vez nos obligará a recuperar vida un par de veces.

5. El Último Templo

Lo he dicho como mil veces, pero lo diré mil más si es necesario: es la mejor mazmorra de la saga. Y también una de las más desafiantes.

La mazmorra es, en sí misma, un puzle gigante y tenemos que ir encajando las piezas a medida que avanzamos para irlo resolviendo. Como buena última mazmorra cada habitación es un homenaje a cada uno de los ambientes en los que hemos jugado y constituye un perfecto resumen de todo el juego.

4. El Primer Templo

Tenía que aparecer porque entre las Skulltulas, el puzle de los dos interruptores y Gahrim al final… En otro momento del juego vaya y pase, pero te lo clavan al principio de todo y es una dura prueba de fuego.

Tutorial a la vieja escuela y juego clásico, de los que tienes que coger corazones para recuperarte, nada de esconderte para recuperar vida.

Blog Zelda Skyward Sword

3. El Desafío de Combate de Lanaryu

Es el Boss Survival de Skyward Sword. Todos los jefes finales del juego del tirón, sin poder recuperar la vida salvo con lo que encuentres por ahí, sin poder cambiar de escudo y sin poder usar los objetos de la alforja (pociones).

Pero la verdadera dificultad reside en que únicamente eliges tu primer combate, el resto te los presentan de forma aleatoria, así que depende mucho de la suerte el que sea un reto sencillo o complicado. Si te pasa como a mi, que me pusieron al final los enfrentamientos más duros y en los que no puedes pararte a recuperar vida… Pues acabas con tres corazones miserables y casi rezando.

2. El Combate Final

Me hice del tirón los últimos enfrentamientos y no iba lo suficientemente preparado, pero tenía el crono en mi contra y había que pasarse el juego en un tiempo límite (tenía 30 minutos para hacerlo y ver el final), así que me lancé como un loco a la recta final del juego.

Mucha técnica y aprender sobre la marcha cómo funcionan las mecánicas, un enemigo intimidante y fortísimo y el cansancio acumulado. Genial.

1. El Juicio del Volcán.

Si no lo intenté diez veces no lo intenté ninguna. En primer lugar, los Juicios del Alma son una de las partes del juego que me han parecido más desafortunadas, mecánicas heredadas de los Zelda de la DS (que para mi son los más flojos de toda la saga, especialmente el Spirit Tracks que reconozco públicamente que nunca he reunido ganas para terminármelo).

En segundo lugar, llevaba mucho sueño encima y en tercer lugar, me enfrenté a él en un momento de extrema “ceporrez”. Hasta el resto de mis días recordaré esa lágrima riéndose de mi en medio del tobogán, rodeada del líquido que llama a los guardianes.

Un infierno, de verdad.

Mención Especial: El cactus

Sí, el cactus. A falta de cucos (ya hablaré en una futura entrada de esta ausencia garrafal) mi archienemigo mortal en Skyward Sword. Pueblan el Desierto de Lanayru y están ahí, espigados, a veces con una bomba que los corona.

Son inmortales y, si les atacas, lo único que consigues es pelarlos y que te golpeen como si de un tentetieso se trataran.

Y caí derrotado ante sus pinchos. Lo reconozco. Muerto de cansancio y agotamiento caí dormido con los mandos en la mano y, cuando abrí los ojos, vi a Link corriendo despreocupadamente hacia uno de ellos. Reaccioné tarde y vi como desaparecía mi último corazón.

El cactus: una criatura salida del averno, Verdugo de la Humanidad, Exterminador de Héroes. Lo que Gahrim no pudo, lo consiguió una planta inmóvil y no reactiva.

Blog Zelda Skyward Sword

Accede al blog Zelda Skyward Sword Más Noticias de : Blog Zelda SWS
>