Portada » Noticias » Juegos » Rare muestra por primera vez Dream: Land of Giants

Rare muestra por primera vez Dream: Land of Giants

El juego de Super Nintendo que se convirtió en Banjo-Kazooie.

Dream: Land of Giants era uno de los proyectos más ambiciosos de Rare. Tras trabajar con Donkey Kong Country y multitud de proyectos, la compañía de los hermanos Stamper se puso manos a la obra con un nuevo juego que fusionara las aventuras gráficas point 'n' click de la época con los RPG en tiempo real. Un título que pasó a convertirse en el Banjo-Kazooie que todos conocemos a día de hoy y del que, por primera vez, podemos ver material in-game gracias a un vídeo liberado por el estudio que lo originó.

De hombre a oso

Eran varias las ideas que en Rare tenían muy claras con Dream. En primer lugar, la tecnología empleada en los juegos de plataformas de Donkey Kong para Super Nintendo iba a llevarse un paso más allá para explotar la consola de 16 bits al máximo. Para ello pensaron en recurrir a una vista isométrica con la que tener control del protagonista, Edsun, y de los entornos tridimensionales por los que este tendría que moverse.

La música sería otro factor de peso en este videojuego. Tim Stamper quería que el jugador reconociese fácilmente a los personajes que apareciesen con tan solo unas notas musicales (leit motiv). Junto a este concepto, había otro que también acompañó a este proyecto desde su concepción hasta convertirse en la aventura de Banjo y Kazooie, el trabajo en equipo. El protagonista de Dream: Land of Giants iba acompañado de un perro que contaba con una serie de habilidades de las que este carecía. Así, cuando hubiera que combatir contra cualquier enemigo, en tiempo real, ambos podrían compenetrarse para superar el encuentro sin mayor problema.

El desarrollo se prolongó para Rare y, con el lanzamiento de Nintendo 64, decidieron llevar su trabajo a la nueva consola de la Gran N. Gracias a sus capacidades, trataron de centrarse en potenciar el factor de exploración con entornos más grandes y aprovechar desniveles y demás posibilidades que podían ofrecer las 3 dimensiones reales. Sin embargo, a medida que iba evolucionando el concepto, se dieron cuenta de que, realmente, se estaban encaminando a algo muy distinto a lo que tenían planeado.

Por suerte, pudieron ver de primera mano cómo iba a ser Super Mario 64, y eso dejó muy claro al estudio lo que realmente querían hacer: un título de plataformas tridimensional. Comenzaron por sustituir a Edsun por Banjo (aunque confiesan que querían usar a un conejo) y a su perro por Kazooie, siguieron llevando a sus personajes por entornos en vista isométrica aunque, finalmente, se acabó moviendo por un mundo totalmente tridimensional y con una cámara que no estuviera fija. Dream: Land of Giants cedió el relevo, Banjo-Kazooie había nacido.

Más Noticias de : Juegos
>