Portada » Noticias » Juegos » [Monster Hunter] Día 16: Deviljho, el gran devorador

[Monster Hunter] Día 16: Deviljho, el gran devorador

Mantente alejado de sus fauces mientras está furioso.

De entre todas las criaturas a las que se nos da acceso cuando los cazadores alcanzamos el rango alto hay una que es un especial incordio, aparte de un enemigo bastante considerable. Hablo por supuesto del Deviljho, una inmensa criatura de aspecto reptiliano que siempre está furiosa y siempre quiere hincar el diente a los buenos cazadores.

Una de las características que definen al Deviljho es que se trata de una criatura nómada. Como no tiene un ecosistema propio en el que establecerse, allá donde vayas, podrás encontrar a un Deviljho, así que ármate de cuidado si sales de misión y el entorno es inestable. Cuando aún eres un cazador primerizo en rango alto y aparece uno de estos monstruos, lo mejor es salir de la zona o lanzarle una bomba boñiga. Hablo muy en serio, acepta tus limitaciones y no te enfrentes al Deviljho hasta estar preparado.


El Deviljho es una criatura que tiene poco alcance para atacar a lo que tiene debajo, por lo cual cuanto más cerca estés de las patas traseras mientras atacas mayor será tu seguridad. Cuando entra en modo furia, las cicatrices de este monstruo afloran en su piel, haciéndose más débil a ataques elementales (trueno y dragón), aunque en algunas partes se endurece. Recuerda mantenerte alejado de sus ataques con mayor alcance como el aliento de dragón.

El punto débil del Deviljho es que entra tanto en estado furioso que se cansa con mucha frecuencia. Aprovecha estos momentos de agotamiento, ya que el monstruo se moverá más lento. Incluso puedes colocar trampas escollo durante su hambruna para aprovechar y destruirle los colmillos.

Existe una variación del Deviljho llamada Deviljho salvaje. Como apenas tiene cambios con respecto a su pariente, no se le considera subespecie. Lo único que hace es alcanzar más lejos con su aliento y con sus ataques físicos. También proporciona en recompensa un objeto que no se puede conseguir matando Deviljho normales.

Al Deviljho se le pueden romper los colmillos y la cola. Recuerda estar lo más cerca posible de sus patas traseras, aunque sin exponerte a una de sus acometidas, y aprovecha al máximo los momentos en los que está cansado.

Más Noticias de : Juegos
>