Portada » Noticias » Juegos » [Act] The Last Story es el único proyecto de Sakaguchi en marcha

[Act] The Last Story es el único proyecto de Sakaguchi en marcha

Es su niña, que crecerá fuerte y mimada. [Act] Recuerdos, emociones de cómo pudo ser su gestación.

Hironobu Sakaguchi ha vuelto a hablar de The Last Story en su blog, para explicar que es el único proyecto en el que se encuentra trabajando actualmente tanto él como su equipo.

"En estos momentos estoy centrado en este juego. Es mi único proyecto", ha declarado el creador de Final Fantasy acerca del nuevo RPG exclusivo para Wii recién anunciado, en el que trabajará mano a mano con Nintendo. Al principio lo ha descrito como una niña que cría como único padre, pero después lo ha completando diciendo que está recibiendo el cariño de todo Mistwalker. De modo que, siguiendo con su símil paternalista, "crecerá fuerte, bella y amable".

Parecería todo lo que hay hasta el momento, porque hasta marzo no comenzará la corriente de información sobre The Last Story. Sin embargo, estas últimas declaraciones permiten asegurar con más certeza que los sentimientos que Sakaguchi viene confesando recientemente respecto a su retoño se referían evidentemente a esta exclusiva para Wii.

Es decir, que el embarazo se reconoció a finales de 2008, con el abandono de Cry On. Que entonces, Sakaguchi se centraba "en algo nuevo, de gran envergadura". Algo diferente, de lo que no podía "revelar plataforma, fecha o contenido del juego". Un fruto en el que puso "todo mi empeño, incluyendo el 120% de mis emociones". Una creación que, casualmente, habla del sentimiento universal.

Asumiendo esto y considerando la otra faceta que se ha dado a conocer de The Last Story de forma oficial, que el juego "toma una nueva dirección para el género RPG", también es fácil asumir que hace dos diciembres, el futuro padre Sakaguchi también hablaba del reto de Iwata cuando añadía: "'Algo nuevo' es siempre una proposición complicada. Desafiando la idea, saco la energía del interior y percibo la sensación de vivir. La de sentirse realizado. Ciertamente siento su importancia".

 

the last story wii revogamers

 

Hijo, o juego. A lo mejor ese Sakaguchi de hace algo más de un año aún no sabía que el viernes pasado se conocería públicamente la madre, el nombre o el perfil del bebé. O que desde entonces podría hablar constante, orgullosamente y sin tabúes excesivos sobre él.

Ergo también sería creíble que durante la primavera pasada, Sakaguchi ya 'fardaba' de cómo sería el recién nacido: "con ahínco en tener control claro de la dirección general del juego, mezclado con escenas CG de espectáculo. Los controles tendrán su truco, con mezcla de estrategia de tipo RPG y crecimiento. Los comportamientos basados en interacciones con la situación que te rodea... un momento, se supone que no debo contarte más". Impaciente, el nipón reconocía que ese mismo año "parece que podré anunciaros qué es" y prometía que por entonces intentaría poner "artwork de los modelos, historias de cómo se hizo, al igual que presentaciones del equipo". Unos ahora reconocidos "familiares" que en aquel mayo ya ponían "todo su corazón en él, y se siente distinto a los proyectos hasta ahora, pero de buenas". ¿Una pista sobre lo que se irá publicando desde marzo?

El verano llegó con una visita a Tokyo para la primera ecografía. Los resultados están claros: "Casi todo el sistema de juego está planteado. Implementé estratégicamente un sistema de orden y caos en el campo de batalla durante escenas en tiempo real." Unas cualidades "interesantes", que debían trabajarse pero que ya tenían "una sensación creciente de adicción". Aún se mordía la lengua: "os mantendré en tensión con este".

Pero en septiembre del año pasado, ya tan cerca, no podría retener sus ganas e ilusión, menos cuando jugaba con los LEGO e imaginaba los momentos de ocio con su creación. "Ahora mismo, estoy haciendo un juego y paso por un paréntesis de prueba/error", algo que no desalentaba su empeño, pues "Mi objetivo principal será no avergonzarme de llamarlo el RPG de la próxima generación". Para y por ello, sufría las inquietudes típicas del proceso: "Mientras los personajes, mapas y otros elementos esenciales se desarrollan en paralelo, el sistema de juego se retoca a diario. Lleva un año funcionando. Parece que nunca se acaba... pero habrá una solución próxima. Comienzo a verla. Al fin". El director nipón sabía salir de esos debates internos: o volvía a los LEGO o recordaba sus descargas para el iPhone y el calentamiento global.

En el último año, es poco probable que Sakaguchi hablara de otro proyecto. Más atrás, en sus memorias de marzo de 2008, cuando comenzó su blog, cuando la primera hornada de Mistwalker había concluido, se preguntaba "cuántos pensamientos podré revelar", pues dejarlos en un blog "es muy diferente a hacerlo en un juego". Podrían ser bastantes: las nuevas metas incluían "Nuevas ideas" o "Ideas que estimulen las emociones". Quizás sería demasiado aventurar que ese algo requería "I+D desde un prototipo que no he tocado desde Final Fantasy VII (...) un buen desafío (...) consiguiendo una nueva sensación y experiencia. Ahora queda la fase en la que avanzamos hacia nuestro siguiente producto. Es aún complicada. Hacemos lluvia de ideas, replanteamos e intercambiamos ideas a diario. De todos modos, el equipo al completo se vuelca sobre esas 'nuevas ideas". Nuevas ideas y emociones.

Estas citas de Hironobu Sakaguchi se han extraído de entradas anteriores de su blog oficial (1, 2, 3, 4). Si el enlace directo no da resultado, una búsqueda en la caché de Google puede dar con el archivo. La información sobre The Last Story saldrá de cuentas en un mes. 

 

Fuente Más Noticias de : Juegos
>