Portada » Noticias » E2 2012 » [E3 12] Impresiones de Epic Mickey: Power of Illusion

[E3 12] Impresiones de Epic Mickey: Power of Illusion

El resurgir de un clásico.

Castle of Illusion fue uno de los juegos de mi infancia. Me acuerdo de pasarme las horas jugando a él en casa de un amigo, con el sistema clásico de fase o vida. La magia que desprendía ese cartucho sólo era comparable a la oleada de nostalgia que me invadió cuando me puse a los mandos de la 3DS en el pabellón de Disney con una versión de Mickey Power of Illusion en ella.

Porque se trata de un homenaje al juego de las consolas de SEGA que convirtió a Mickey en un personaje de videjuegos en boca de todos, uno de los grandes plataformas de su generación. Ahora, con Epic Mickey que hay devuelto al personaje a la actualidad y con la segunda parte en camino, se ha optado por combinar ambas esencias, creando un plataformas tremendamente nostálgico, pero adaptado al paso de los años.

El Castillo de las Ilusiones después de tantos años, se ha convertido en el lugar más nuevo de El Páramo, el lugar donde caen los personajes de Disney olvidados. Ahí es cuando Mickey entra en acción con su pincel mágico que todo lo dibuja y todo lo borra.

El juego transcurre por entero dentro del Castillo de las Ilusiones, en el que veremos reflejadas varias películas de Disney y en el que tendremos que rescatar a numerosos personajes que están atrapados. El culpable de esta situación es Mizrabel, que adoptará el aspecto de diversos enemigos clásicos, como Maléfica, en su primera aparición en el juego, ya que su poder se basa por entero en las ilusiones.

Power of Illusion no es un juego que apele a la nostalgia de los personajes, como hace Epic Mickey, sino que apela a la nostalgia de los jugadores de videojuegos de la época de los 8 y 16 bits. Las animaciones y los sonidos de Mickey al saltar o caer encima de los enemigos han sido rescatadas y remozadas para este juego directamente de Castle of Illusion. Muchos enemigos y disposición de los escenarios también lo hacen, aunque las ambientaciones corresponden a películas de Disney más recientes, al igual que los personajes a los que tendremos que rescatar. En el lapso que duró la demostración conseguimos rescatar a Bestia y al Tío Gilito. Estos personajes que luego rescatemos irán a una zona segura del castillo, a su propia habitación. Allí, podremos hablar con ellos y hacer pequeñas misiones secundarias. Estas misiones sirven para ampliar zonas del castillo y hacerlo evolucionar, aparte de añadir detalles visuales a sus cuartos.


El juego se desarrolla como un plataformas en 2D de corte clásico, salvo por el hecho de que ahora Mickey tiene un pincel mágico. En la pantalla táctil de vez en cuando aparecerán elementos del escenario con los que podremos interactuar, bien borrando obstáculos o dibujando puente y cañones para impulsarnos. Dependiendo de lo bien que lo hagamos iremos llenando una barra especial que, cuando esté completa, nos dará más poder de salto y velocidad durante unos instantes, fundamental para llegar a algunas de las zonas más altas y seguir avanzando.

Por último, tenemos los planos de dibujo, con los que podremos dibujar diferentes elementos siempre que queramos. En la demostración podíamos crear una losa de piedra con pinchos con la cara de Pete en cualquier punto del escenario, lo que fue crucial para acabar con un enemigo inalcanzable y que se abriera una puerta para poder seguir avanzando.

La mezcla jugable de plataformas clásico y uso de la pantalla táctil es muy divertida y ciertamente tiene mucho potencial que habrá que ver si cuaja, ya que todavía es muy pronto para evaluar el impacto que tendrán los planos de dibujo a lo largo del mínimo de ocho horas que nos han revelado que durará el título (yendo sólo a pasarse la historia principal).

El feeling Disney existe, con unos escenarios preciosistas, en la línea de la época dorada de la Factoría de los Sueños, y el 3D, aunque muy sutil, es efectivo, ya que nos presenta los elementos como si de un teatro de marionetas se tratara, con los planos de profundidad muy diferenciados entre sí, pero como si fueran dos láminas de cartulina, no elementos tridimensionales.

Si cumple con lo promete, Power of Illusion se convertirá en uno de los indispensables de este otoño para los jugadores de todas edades con una 3DS.

Más Noticias de : E2 2012
>