Portada » Noticias » Cifras » La salud financiera de Nintendo - Podría estar décadas en pérdidas sin arruinarse

La salud financiera de Nintendo - Podría estar décadas en pérdidas sin arruinarse

Tiene millones de euros ahorrados.

Aunque Nintendo estuviese 40 años en pérdidas continuas, dejándose cientos de millones de euros al año, seguiría siendo una empresa sana. Porque lleva décadas con beneficios, ahorrando parte ellos en lugar de gastarlo todo o de depender de préstamos para la inversión.

El último número de Nintendo Gamer trae un sencillo reportaje que demuestra en tres frases la salud financiera de Nintendo, esa que desde Cifras hemos ido siguiendo trimestre tras trimestre, con ganancias y con pérdidas.

"Nintendo tiene 812.800 millones de yenes en el banco, suficiente como para estar perfiendo 20.000 millones de yenes al año hasta el 2052. Después tiene casi 469.000 millones de yenes en inmovilizado, equipamientos e inversiones. Si se gasta todo eso (ya estaríamos hablando del año 2075), le quedarían para vender algunas de las propiedades intelectuales más valiosas de los videojuegos antes de declarar el cese de negocio."

Por supuesto que una previsión financiera no se hace de forma lineal como en este artículo, es solo una visualización de la situación financiera actual de Nintendo.

Por qué está tan sana Nintendo si está en pérdidas

A la recuerrente frase de que Nintendo es una compañía destinada a desaparecer, que se escucha desde que PlayStation batiese a Nintendo 64 a finales de los 90, se le ha unido durante los últimos meses una acusación de bancarrota aun más inminente.

Los argumentos que exponen ahora los alarmistas son dos: la caída brusca de ventas de las consolas de Nintendo de la presente generación y previsiones de fracaso para la generación que se avecina. Para contraargumentar bastaría con acudir a viejos artículos de Wii en Cifras en los que se han demostrado varios hechos: 1) Que las consolas Nintendo han caído fuerte porque vendieron muy rápido, y están dentro del ciclo tradicional; 2) Que su rentabilidad excede a la de la competencia, con ganancias desde el primer día; 3) Que los problemas de Nintendo no son tanto de demanda como de divisas, como se puede comprobar atendiendo a la evolución de su beneficio operativo.

Nintendo les dio alas al presentar pérdidas semestrales y previsión de pérdidas anuales por unos 65.000 millones de yenes que se consumarán en marzo de 2012. ¿Quiere decir que finalmente se dirige al desastre?

Tan solo hay que comprar las pérdidas de 2012 con los ahorros y sus activos para comprobar la salud financiera de Nintendo. De ahí las metáforas del artículo y esa previsión de que podría estar décadas ingresando menos de lo que gasta sin tener que acudir a concurso.

De dónde viene esa salud

¿Dónde está el truco? La clave está en que una gran empresa puede sobrevivir con un periodo de pérdidas compensándose con créditos o deshaciéndose de activos. En el caso de Nintendo, le seriviría ir agotando sus ahorros o vendiendo edificios para mantener la actividad.

Y esto es así gracias a la doble política de la compañía durante los últimos 30 años, basada en dos pilares: trabajar siempre en base al beneficio y redistribución del beneficio.

Lo primero quiere decir que, como siempre ha defendido la empresa, ellos no quieren vender consolas bajo coste de producción para después recuperar la inversión a través de los otros ingresos como son la venta de software, los royalties o el merchandising. Cada producto está destinado a conseguir beneficios, no solo ingresos. Esta regla se acaba de romper tras la rebaja de Nintendo 3DS y es precisamente la causa de estas pérdidas tan poco comunes.

Lo segundo se explica atendiendo a lo que hacen con ese beneficio. Los miles de millones ganados son repartidos en base al futuro, pero sin olvidarse de sus inversores. A pesar de que Nintendo es una de las empresas del Nikkei que más dinero distribuye en dividendos (lo que pasa a fin de año a sus accionistas por cada acción), también deja una buena parte a reinversión, como se pudo ver con las recientes compras de edificios o las expansión con divisiones por toda Europa y las nuevas oficinas americanas en Nueva York y San Francisco. Y, por último, envía otro porcentaje al banco, a sus reservas, al ahorro para inversiones futuros.

Esta explicación que puede ser abastracta sin cifras de por medio, queda muy clara con el siguiente gráfico. Esta es la evolución en el periodo 1981-2011 del beneficio operativo acumulado declarado por cada uno de los tres fabricantes de hardware en el periodo.

Fuente Más Noticias de : Cifras
>