Algunas caídas de frames en Switch son causa del Wi-Fi de la consola

Nintendo ya está al tanto.

Nintendo Switch desembarcó el pasado 3 de marzo en todo el mundo y desde entonces diversos problemas se han ido reportando como pueden ser las desconexiones del Joy-Con izquierdo, las marcas que deja el dock en algunas consolas o el caso que nos ocupa, como son algunas caídas de frames bastante notorias en diversos juegos e incluso cuelgues de un par de segundos que, por suerte, se solucionan pasado esos momentos de angustia para el jugador.

Nintendo Life ha charlado con un desarrollador third party que prefiere seguir en el anonimato sobre ello y este les ha informado de que algunas de estas caídas (no las que tienen que ver con la carga gráfica excesiva o la falta de optimización) tienen que ver con la conexión Wi-Fi de Nintendo Switch, ya que, al parecer, la consola, cuando no encuentra una red o cuando se cae de la que está conectada, trata de autoconectar de forma periódica influyendo negativamente en el rendimiento de juegos como Fast RMX o I am Setsuna al exigir carga adicional al procesador.

En teoría la búsqueda de señal y la conexión automática deberían funcionar en segundo plano sin molestar al juego que se esté ejecutando, pero no siempre es así.

Aseguran además que en Nintendo son muy conscientes de ello y que la solución vendrá en un futuro parche, el cual no debería tardar en llegar porque parece que a Nintendo se le está empezando a llenar de agua el barco, aunque sea a base de pequeñas fugas.

Dos soluciones momentáneas se sugieren al problema: entrar en modo avión o desconectar las funciones de red de la consola.

Sea como fuere, hablamos de caídas sumamente puntuales, no de las que puedan ocurrir en, por ejemplo, The Legend of Zelda: Breath of the Wild al entrar en zonas de hierba alta.