PDA

Ver la versión completa : Escritos, Poemas y demás by Shadow A



Shadow A
2nd February 2008, 22:05
Saludos.

Bueno, apoyando a mi compañero sombra para mantener este foro activo, he decidido compartir algunos pequeños escritos, poemas y demás que tengo en mis archivos de hace algunos años.

Yo soy un escritor amateur y me gusta mucho escribir. Lamentablemente no le he podido dedicar un poco de tiempo a este hobby que tengo por la universidad, el foro y otros asuntos, pero tengo guardados algunos escritos que he hecho para ir calentando motores. Supongo que sería bueno compartirlos con la comunidad y recibir críticas constructivas.

Bueno, empezaré con una pequeña historia.

Esta historia la hice cuando vi un comercial sobre un Pan de México que se llama Bimbo, en el cual te decían cosas como "Esta persona puede doblar el acero con sus manos", refiriendose a un herrero moldeando el acero al rojo vivo. Que te explicaba que de cierta manera todas las personas somos gente con habilidades especiales.

-----------------------------------------------------------------------


LOS SUPERHEROES.

Mario era un niño como todos, jugaba con sus amigos, se divertía con juegos sencillos, tenía muchos juguetes; pero al cabo de los años, se fue interesando en diferentes cosas, y una de ellas fue en los héroes de los comics y mangas.

El tenía una basta colección, de la cual era un fan acérrimo, sin embargo esta obsesión hizo que con el paso del tiempo le tomara más importancia el reunir todos sus comics y mangas preferidos que a cosas más importantes como los amigos, el estudio, y muchas cosas más.

Claro que sus padres sabían todo al respecto, pero no tenían ni idea de que hacer al respecto para que su hijo no tuviera una obsesión tan amena, ellos claro que estaban de acuerdo con que leyera sobre superhéroes y que tuviera a un héroe, pero no llegar a obsesionarse. Lo que más tristeza les daba es que antes su hijo era excelente en la escuela, el no era ningún tonto o alguna clase de desadaptado, solamente prefería a los comics y mangas que a todo lo demás.

Cuando Mario tenía 10 años, era un experto en la materia, se sabía de todo, ya no ponía atención en clases, pues decía que "Quería ser como uno de sus superhéroes, y que estudiando no iba a desarrollar sus poderes".
En ese momento su padre se preocupó, pues pensaba que si las cosas seguían así, su hijo podría incluso llegar a volverse loco, así que decidió hablar con el un día.

Fue a su habitación, como siempre, esta estaba completamente tapizada con posters de sus diferentes héroes, y en su estante, estaban acomodados perfectamente una gran colección de comics y mangas. Como todos los días, lo encontró acostado en su cama boca abajo leyendo una de sus tantas adquisiciones, al verlo, le dijo:
- Hola papa
- Hola hijo
Se sentó junto a el y le dijo:
- Veo que te gusta mucho leer
- Claro, me encanta leer
- Pero dime, ¿No te gustaría leer otras cosas?
- ¿Ha salido algún nuevo comic?
- No hijo, me refiero a algo como algún libro, alguna obra famosa, o algo de matemáticas....
- ..... lo siento, pero eso a mi no me gusta, no sirve para nada.
- ¿Cómo puedes decir eso?
- Es que leyendo eso solamente voy a perder mi tiempo, yo quiero ser como Superman, volar y salvar a las personas, o como Batman, un guerrero de la noche que puede salir librado de cualquier situación, o como Goku, un ser con extraordinarios poderes, y leyendo todo sobre ellos, estoy seguro que podré desarrollar poderes.
- ..... De acuerdo hijo, no me meteré más en tus asuntos.

Pero el papá no se había rendido, solamente se le ocurrió un plan.

Al cabo de una semana, llamó a su hijo:
- Hijo, te tengo una sorpresa.
- ¿Un nuevo comic, alguna nueva historieta?
- Mejor aun....
- ¿Enserio? Dime que es.
- Te llevaré a conocer algunos superheroes.
La cara de alegría del muchacho no se dejó de notar.
- ¿Enserio? No puedo creerlo, dime, ¿Acaso es Batman, Gokú, Flash?
- Bueno hijo, no son exactamente como los superhéroes de las historietas, estos son "superhéroes reales".
- Ya me muero de ganas por verlos y preguntarles como obtuvieron sus poderes.
Así, partieron en su auto el cual el padre apreciaba mucho.

Después de un tiempo, llegaron a un pequeño parque, el parque central de la ciudad, y se dirigieron al centro de esta, en la cual se localizaba una hermosa fuente, era muy grande, se podía comparar con el tamaño de un kiosco.
Al llegar, 4 personas estaban esperando a Mario y su papá, al llegar, los recibieron afectuosamente.
- Mira hijo, estos son superhéroes, y cada uno tiene muy distintos poderes.
Mario, al verlos, puso cara de asombro... pero no por quedar impactado ante los "superhéroes", sino porque parecían personas normales, eran al parecer un bombero, un médico, y una persona vestida con ropas muy sucias que Mario no sabía exactamente que era. Mario dijo:
- Papa... ¿Estos son superhéroes?
- Claro hijo, hazles las preguntas que quieras.
Mario fue primero con el hombre de ropas sucias, pues quería saber que era.
- Hola
- Hola pequeño
- Dime, ¿Tu que eres?
- jejeje, pues soy un herrero
- ¿Y acaso tienes poderes?
- Claro... yo puedo doblar el acero, el fierro y cualquier metal, y convertirlo en la forma que yo quiera.
- ¿Enserio? Entonces debes ser extremadamente fuerte.
- Bueno, si soy fuerte, pero para poder hacer eso necesité estudiar algunas pequeñas cosillas.
- ¿Estudiar? ¿Para que?
- Bueno... la verdad no te puedo responder con certeza, si quieres, pregúntale a alguno de mis amigos.

Mario entonces fue con el médico.
- Hola
- Hola
- Dime, ¿Tu que haces?
- Yo puedo sanar a las personas
- Bueno.. eso no es un poder
- Tienes razón, no es un poder.... es un don, un maravilloso don
- ¿Un don?
- Si, el don es una habilidad especial que todos tienen, con lo cual pueden llegar a ser grandes.
- ¿Como la velocidad de Flash?
- Si, exactamente... pero para tener el don de sanar a las personas, necesitas estudiar mucho.
- ¿Y para que estudiar? ¿No se supone que el don se obtiene por alguna mutación, un accidente, o algo?
- En los superhéroes de tus historietas así es, pero en la vida real, todo don necesita ser desarrollado con estudio y dedicación.
- ¿Enserio? No sabía eso.
- Bueno, pues ahora lo sabes, y espero que reflexiones sobre tus ideas, tu papá ya nos contó todo sobre ti, y queremos hacerte reflexionar, es mas, ve y pregúntale a mi amigo de al lado.

Entonces Mario fue con el bombero.
- Hola
- Hola
- Dime, yo solo se que bajas gatos de los árboles y que apagas incendios, ¿Que tiene eso que ver con poderes?
- Bueno, no solo apago incendios o bajo gatos... mi profesión es, a mi parecer, una de las mejores vivencias.
- No entiendo.
- Bueno, mi poder es... combatir el fuego y salvar vidas.
- ¿Salvas vidas?
- Si, yo diariamente combato el fuego en muy diversos lugares, como son edificios, parques, casas, y muchos más... además, salvar vidas es lo más satisfactorio que puedes hacer, o dime, ¿Acaso los superhéroes no salvan vidas?

En ese momento, Mario reflexionó sobre "Ser un superhéroe", y desde ese momento, quiso ser un superhéroe de la vida real....

Pasaron los años, como era de suponerse, Mario estudio, se graduó, se caso y tuvo un hijo.
En un día que paseaba por el mismo parque en el cual conoció a los superhéroes de la vida real, su hijo le preguntó:
- Oye papa, dime, ¿Existen los superhéroes?
Mario se asombró, en ese mismo lugar el se había preguntado mas o menos lo mismo.
- Claro que si, pero no como tu los conoces, pero igualmente luchan por salvar vidas o por contribuir a mejorarlas.
- WOOOWW, ¿Y conoces a alguno?
- De hecho... no le digas a nadie, pero yo soy un superhéroe.
- ¿De veras?
- De veras, pero es un secreto, no le platiques a nadie.
- De acuerdo, y dime, ¿Que poderes tienes?
- Bueno.... yo puedo crear.... para bien..... o para mal....

Shadow A

JFDP13
2nd February 2008, 22:22
Buena historia, se nota que se te dan bien estas cosas, seguro que ese es tu poder :^^:

Super Shadow A

Shadow 666
3rd February 2008, 12:45
Vaya con Mario, Ahora se que no podré desarrollar mis poderes oscuros Latentes. :P

Está muy bien la moraleja de esta historieta.
No veas tu lo que llega a hacer el Pan Bimbo.

Shadow A
6th February 2008, 06:01
Gracias a los dos que respondieron ^^

Sale, ahora va a algo más romántico. Después de esta prometo que seguirá una historia más profunda y con sangre :malo:

Este es mi nuevo escrito, lo hice ayer para bajarme la tensión un poco y aparte me sirvió para practicar.

A QUIEN NO LE GUSTEN LOS TEXTOS DE TIPO ROMÁNTICO NO LEA. Advertidos están.

-------------------------------------------------------------------------


Amar a alguien.

¿Qué es amar a alguien?

Es la pregunta que muchos se hacen. Algunos dicen haber encontrado al amor de su vida y juran amarla por el resto de sus días, sólo para romper con aquella bella visión días después por razones varias; otros dicen encontrarse en una búsqueda sin fin por aquella persona que sea capaz de robarle sus ojos, su mente y su corazón por completo; unos pocos son los que aseveran haber encontrado a su media naranja y poder demostrarlo a todo el mundo. El resto simplemente pasa de esta pregunta pues no existe en sus corazones.

¿Cómo describir lo que se siente amar a alguien? Es una pregunta muy complicada. No todos aman de la misma manera ni sienten lo mismo. No hay nada que se le parezca.

De mi parte, puedo decir que:

Cuando amas a alguien roba tus pensamientos: Se encuentra en tu mente en todo momento, piensas en ella antes de dormir, sueñas con ella y despiertas con la imagen de su rostro grabado en tu mente.

Cuando amas a alguien no puedes dejar de observarla: Su mirada te atrapa hasta llegar a lo más profundo de tu alma, y deseas que tus ojos se fundan con los suyos en uno solo.

Cuando amas a alguien el mundo te parece maravilloso: Todo lo malo de la vida desaparece sólo con estar a su lado y verla sonreír, todo lo bueno de la vida aparece mágicamente ante ti y descubres el milagro de la vida sin darte cuenta.

Cuando amas a alguien no existe el miedo: Tu espíritu se vuelve inquebrantable, tu voluntad es de acero y tu devoción es infinita. El único temor que existe es el de separarte de su lado.

Cuando amas a alguien sólo deseas su felicidad: No hay mayor recompensa en tu corazón que la expresión de alegría en su rostro, las cálidas palabras de agradecimiento y amor que emanan de su boca a tus oídos y la calidez de su cuerpo al contacto con el tuyo.

Cuando amas a alguien eres capaz de todo por ella: No importa el obstáculo ni las adversidades, no importa que todo vaya mal, no importa que todo esté en tu contra; tu objetivo siempre te mantendrá con la cara en alta y avanzando sin parar, aún cuando tu cuerpo esté destrozado y tu alma drenada.

Y finalmente…… cuando amas a alguien, darías todo por ella. Incluso tu propia felicidad o tu propia vida sin pensarlo dos veces.

Shadow A

DomLinkgos
6th February 2008, 06:08
Está parte:

"Cuando amas a alguien no puedes dejar de observarla: Su mirada te atrapa hasta llegar a lo más profundo de tu alma, y deseas que tus ojos se fundan con los suyos en uno solo. "

Totalmente cierta.

En mi caso.. suelo desviar la mirada, visto que siento que me ve el alma, directamente a través de mis ojos, y no me gusta.

(Me quedó un tanto cursi, pero qué coño, estamos hablando de poesía no? xD)

Me agradó el escrito, sigue así! :^^:

Shadow 666
6th February 2008, 10:48
En mi caso.. suelo desviar la mirada, visto que siento que me ve el alma, directamente a través de mis ojos, y no me gusta.

A mi me pasa igual, desvio la Mirada. Pero no se porqué lo hago. Una buena razón es porque soy una persona muy tímida por naturaleza propia.


otros dicen encontrarse en una búsqueda sin fin por aquella persona que sea capaz de robarle sus ojos, su mente y su corazón por completo

^^ Me siento muy identificado con esta frase.

DomLinkgos
7th February 2008, 20:07
En mi caso.. suelo desviar la mirada, visto que siento que me ve el alma, directamente a través de mis ojos, y no me gusta.

A mi me pasa igual, desvio la Mirada. Pero no se porqué lo hago. Una buena razón es porque soy una persona muy tímida por naturaleza propia.

Cosa de erizos.

Aunque.. bueno, yo soy tímido al punto de no poder hablar.

A no ser.. "Hyah! Za! Hyeeeeeh!"

Shadow A
9th February 2008, 01:25
Gracias de nuevo por opinar ^^

Ahora.... esta historia es algo vieja. La había escrito para un concurso y no recuerdo que tenía en mente cuando la escribí, a ver si les gusta.

----------------------------------------------------------------------


"Camino al Destino" Parte 1

Caminar en estos campos verdes siempre ha sido placentero para mí; el ver los árboles verdes, grandes y fuertes, el viento soplando suavemente en mi rostro, dando una sensación de frescura indescriptible, los campos verdes iluminados por los rayos del sol… Si.... este lugar es sensacional.

Ahora me encuentro en marcha, junto con mi grupo, adentrándonos en un bosque espeso y extremadamente largo, en un viaje muy importante para todos nosotros.

Ver como la luz entra por entre las ramas, forraje y hojas de los grandes pinos y los imponentes robles, me llena de mucha alegría, pues me hacen recordar a mi familia; mis pequeños hijos esperándome en casa. Ya no puedo aguantar las ganas de llegar con ellos y jugar hasta el anochecer mil y un juegos más. También Michelle me debe estar esperando, pero desde mi partida, la pobre esta desconsolada, así que no me puedo imaginar en que estado se encuentra en estos momentos.

Ya han pasado algunas horas, y seguimos internándonos más y más en las espesuras del bosque, ya se ciernen las sombras sobre nosotros… no tenemos más remedio que acampar por esta noche.

Aunque no muchos están de acuerdo con acampar, no nos queda otra opción: Es eso, o arriesgarnos a perdernos en la oscuridad; si prendemos algún fuego, nos arriesgamos a incendiar accidentalmente algún forraje seco, mientras que si usamos la linterna, la batería se puede agotar, y entonces, ¿Qué haremos sin las linternas? Es mejor guardarlas para alguna situación más importante.

Mientras mis compañeros preparaban el campamento, yo soy mandado a recoger algo de leña para una pequeña fogata, segura y muy difícil de propagarse. Es en estos momentos, cuando los rayos de la luna me bañan con calidez, y el cielo se torna de un intenso azul marino, lleno de estrellas, que más recuerdo a mi familia, esperando en casa a mi llegada. Me pregunto…. ¿Qué estarán haciendo en este momento?.... Desearía estar con ellos.

Terminada mi labor de recoger la leña, regrese al campamento, y estaba casi terminado: Las tiendas de campaña lucían seguras y resistentes, eran 3 en total, suficiente para todos; también lograron traer algunos troncos grandes y fuertes para usar como asientos alrededor de nuestra fogata, por último, 3 compañeros míos preparaban las cazuelas y algunas provisiones listas para asar en el cálido fuego.

Una vez hecha la fogata, todos nos reunimos alrededor de la misma, y pasamos 2 o 3 horas despiertos contando anécdotas, chistes, experiencias y muchas cosas más.

En ese tiempo aproveché el observar a todos los acompañantes que se encontraban entre lágrimas y risas, sueños y pesadillas, historias de objetivos logrados y fracasos rotundos. Éramos alrededor de 23 personas, 10 de ellas amigos míos, los demás eran simplemente “conocidos” que estimaba y respetaba.

Cuando el cielo se llenó de estrellas que, junto con la luna, iluminaban todo a nuestro alrededor, nos fuimos a dormir, aunque algunos se quedaron despiertos pues la plática estaba muy interesante y no querían arruinar el momento. Antes de cerrar los ojos y soñar, recordé todo lo que habíamos pasado……

El primer rayo de sol golpeó en mi ojo, y desperté, con algo de flojera y ganas de dormir un rato más, pero teníamos que levantar todo y darnos prisa si queríamos llegar a nuestro destino, así que desperté a todos, e inmediatamente comenzamos a recoger las tiendas.

Seguimos nuestro camino hacia el este, para llegar a un pequeño poblado marcado en el mapa. Nunca supe como se llamaba, pues el sujeto encargado de la topografía no nos dejó observar el mapa ni una sola vez y se limitaba a indicarnos cual era la ruta a seguir. En fin, eso no nos afecto nunca, así que nunca tuve inconveniente en ese pequeño detalle.

Algunas horas, para ser más exactos 5 horas después, divisamos la salida del bosque unos cuantos kilómetros más adelante, por lo que apresuramos el paso para poder llegar lo más pronto posible y terminar de una vez con nuestro objetivo.

Al salir del bosque, vimos justo enfrente de nosotros el pequeño poblado: Casas de madera muy bien talladas revestidas de colores vivos o simplemente en su estado natural, techadas con palmas y paja, también contaba con algunos pequeños sembradíos de maíz y trigo, y los corrales con sus pequeños bebederos y pilas de heno, listos para ser devorados por los animales. Pero… faltaba algo…..

Entramos al poblado, y efectivamente, faltaba algo… ¿Dónde estaban todos los niños pequeños que juegan con ramas de árboles y con los animales de los alrededores? ¿Dónde se encontraban los hombres que deberían estar labrando la tierra, cuidando a los animales y trabajando para obtener alimentos? ¿Dónde estaban las mujeres que deberían estar desgranando el maíz o educando a los niños? Y no menos importante ¿Dónde estaban los animales de las familias?

Todo estaba en calma…. demasiada calma… no había ni una sola alma en todo el pueblo, y decidimos investigar por nuestra cuenta, en busca de señas de vida.

Decidí ir solo hacia una pequeña colina, donde se encontraban algunas casas, mientras los demás se dirigieron a diferentes puntos al norte, sur, este y oeste en grupos para “peinar la zona”.

Mientras me dirigía a la colina, sentí un aire frío recorrer mi espalda, el terror se apoderaba de mí a casa paso que daba, me sentía pesado y casi no podía respirar. En ese momento pensé que debía dar media vuelta y regresar con los demás, no adentrarme solo hacia aquel lugar.

El aire era cada vez más pesado, el cielo poco a poco se empezaba a tornar de un color gris….. definitivamente se acercaba una tormenta.

El suelo había perdido su vitalidad en ese preciso lugar, pues ya no tenía ese color verde fuerte y vivo, ahora presenta una tonalidad muerta, sin vida, sin vitalidad…. un color entre verde y café, que tenía el aspecto de la tierra.

Ya no aguanté ni un minuto mas, así que di media vuelta decidido a regresar con los demás y traer a dos personas conmigo para así evitar el peligro. Estaba completamente convencido de que algo raro estaba pasando ahí, y que si continuaba más allá de esa colina, algo horrible iba a sucederme… o tal vez iba a presenciar algo tan horrible, tan impactante, que me volvería loco sin remedio.

Pero no.

Volví hacia aquel lugar.

Unos segundos después de haber dado media vuelta y emprendido la marcha hacia atrás, sentí…. sentí… ¿Cómo explicarlo? Simplemente sentí que no podía dejar ese lugar, que necesitaba… encontrar algo….. que no podía simplemente irme y regresar, necesitaba…. encontrarlo…..

Me dispuse a revisar todas y cada una de las pequeñas casas que se encontraban en aquella colina, absolutamente todas y cada una de ellas.

Con las primeras no hubo mucho problema, solamente entraba, revisaba y salía sin ningún contratiempo; todo estaba perfectamente normal: Las pequeñas sillas dispuestas junto a una mesa redonda, y en algunos casos no era una mesa redonda sino una rectangular, también se encontraba un pequeño hornillo sin lumbre, además de pequeñas y duras camas, sin almohadas o cobijas, solamente el puro colchón.

Encontraba varias curiosidades en cada una de las pequeñas chozas: ollas, cántaros, anillos, lámparas, máscaras, todas producto de las manos hábiles del hombre…. pero ninguno de ellos se encontraba en ninguna de las casas…. ni siquiera un pequeño rastro o señas de que hayan sido tomadas a la fuerza, forcejeadas, o algo peor.

Después de varias inspecciones, estaba totalmente convencido de que no encontraría nada en esos rumbos, y que ese presentimiento tan extraño probablemente fue producto de mi miedo, lo cual me hizo imaginar cosas.

Pero estaba totalmente equivocado.

Del otro lado de la colina, casi oculta a la vista, estaba una pequeña iglesia, no muy grande, como del tamaño de un establo, construido de mármol, un muy hermoso y bien cuidado mármol, blanco como las nubes, adornado de colores dorados y plateados, principalmente en el campanario, y la campana, con su imponente brillo dorado, lucía como si estuviera recién hecha.

El portón de la pequeña iglesia era de 3 o 4 metros, de color café oscuro, barnizado e incrustado con algunas piedras de colores dorados, y me preguntaba si esas piedras eran oro puro, o una imitación.

Al entrar y observar los interiores, quedé asombrado, pues a pesar de lo pequeña que era, estaba muy bien cuidada, podría decir incluso que estaba más cuidada que el mismísimo Vaticano.

Toda, absolutamente toda la iglesia estaba decorada con pinturas de los pasajes de la Biblia; las paredes, los techos e incluso el piso se encontraban tapizados con dibujos de Jesús, sus discípulos, los apóstoles, Adán y Eva, Moisés, y muchos personajes más.

Las bancas vestían sedas muy finas, y se encontraban adornadas por listones dorados, hermosos, los más bellos que se haya podido imaginar cualquier ser humano.

Al fondo, donde generalmente el padre da las misas, se encontraban tres estatuas, tres ángeles, cada uno de ellos viendo al ángel contiguo, dando el aspecto de que se encontraban en una batalla de miradas.

Y fue entonces que lo vi.

Shadow A

yoshi_fan
9th February 2008, 01:54
La primera historieta es increible.

Las demas, a ver si cojo un rato para leerlas, porque solo he salido un segundo para revisar el foro y el e-mail y he perdido media hora totalmente enganchado.

Genial Shadow A :D

Ya me he leido las otras dos historias, otra hora de mi tiempo xD pero no me arrepiento. El "Camino al Destino" es una obra bastante profunda. Espero que la sigas ;)

JochaNic
11th February 2008, 02:00
muy buenas historias...... :eee?:
tienes muy buena madera de escritor..
la del amor esta buenisima,,,de veras tiene sentimiento--
o algo asi no soy muy bueno en esas cosas-- :sorrisa:
sige asi..

Shadow A
16th February 2008, 05:38
Muy bien.... sigamos con la historia :^^:

---------------------------------------------------------------


"Camino al Destino" Parte 2

Estaba tirado, inconsciente detrás de la mesa del padre, era un muchacho de no más de 18 años. Alto, de tez morena, cabello negro y con corte de hongo, con una complexión envidiable, era musculoso, sin llegar a verse deforme.

Lo tomé por la espalda, lo incorporé en la pared, y traté de reanimarlo, después de algunos intentos, abrió los ojos.

Al verme, me empujó y trató de huir de aquel lugar, le di alcance, lo tomé por los hombros y lo detuve, pero me propinó un fuerte golpe en la cara. Lo resistí, pero en verdad me dolió, como nunca me había dolido un golpe antes.

Le preguntaba que había pasado, que donde se encontraban los demás pueblerinos, pero solamente decía palabras sin sentido, posiblemente me hablaba en su lengua natal.

Traté de tranquilizarlo, y lo revisé cuidadosamente para ver si no presentaba algún tipo de herida, abertura o algo parecido, pero no encontré nada. Me quedo claro que no estaba delirando o enloqueciendo.

No sabía que hacer, como controlarlo, como comunicarme con él, pero entre todas las palabras, reconocí una pequeña frase, no se como la aprendió, pero era tan clara como el agua, y decía:

“Se acercan……….. no hay escape…….. se acercan”

No había duda…. se estaban acercando….. el enemigo se acercaba.

Y en ese preciso instante, un fuerte estruendo se escuchó en las cercanías. No cabía la menor duda…. el ejercito enemigo había llegado.

Mi grupo, mis amigos... mi tropa estaba en esas cercanías, tenía que regresar inmediatamente para reorganizarnos y tratar de escapar. Pero el muchacho impidió que saliera, me sujetó con todas sus fuerzas, y con una expresión de agonía en su rostro, trataba de decirme, al ver su rostro, sus movimientos y sus expresiones, que no saliera y me quedara en aquel lugar.

Su fuerza en verdad era increíble, hasta podría decir que no era humana, y traté de decirle que no podía… no, le dije que no podíamos quedarnos en aquel lugar, si no… moriríamos.

Pero ni siquiera me dejó explicarle, solamente me llevó hacia donde supuse eran los cuartos de los sacerdotes.

Era un pequeño cubículo con diez camas, iluminado por tres linternas de aceite, no había ninguna otra salida más que la pequeña puerta por la que habíamos entrado. Pero el muchacho buscó y buscó debajo de las camas, hasta que en una, se detuvo, observó cuidadosamente, tocó el suelo, y con suma rapidez se levantó e hizo a un lado la cama, pero no había nada, solamente un suelo polvoriento y oscurecido por la falta de limpieza y luz.

El muchacho empezó a analizar el piso, desempolvándolo y tocándolo, me acerqué a él y le dije, como pude, que no había nada, que nos fuéramos de aquel lugar.

Pero ni siquiera me tomó en cuenta, y se limitó a darme un rápido vistazo, diciéndome con la mirada que lo dejara en paz. Y así lo hice, temiendo que fuera capaz de una locura si lo seguía molestando, entonces continuó con lo que estaba haciendo.

Al fin, después de algunos intentos, toco varias veces una parte, y la volvió la tocar unas cuantas veces más; se levantó, cerró los ojos, y empezó nuevamente a decir frases sin sentido para mí.

Lo que vi posteriormente, me sigue dejando con la boca abierta hasta estos días.

Las tres linternas del cuarto poco a poco fueron perdiendo su brillo, y el ambiente empezó a sentirse frío, casi como si estuviéramos en un congelador, luego, el suelo donde se encontraba la cama empezó a desvanecerse lentamente, revelando unas escaleras.

Justo como en cualquier historia fantástica, se reveló un pasadizo secreto, al cual entramos sin vacilar, y volvió a reaparecer justo frente a nuestros ojos, sellando la entrada al pasadizo. Ya en el interior, encontramos otro cuarto exactamente igual al dormitorio, pero este era más pequeño, y contenía solamente tres camas.

El muchacho me explico, por medio de señas, que permaneciéramos ahí sin decir nada. Y así lo hicimos por un largo periodo de tiempo, no se exactamente cuanto. En ese largo y desesperante lapso de tiempo, pudimos escuchar estruendos muy débiles, imaginándome que en las afueras esos débiles sonidos deberían de oírse como enormes truenos cayendo justo enfrente de nosotros.

También pudimos oír como “alguien” arribaba al dormitorio, inspeccionándolo de pies a cabeza. Como había dicho el muchacho, no emití ninguna clase de sonido, supuse que esto era con el objetivo de no ser detectados, y después de algunos minutos, se alejó aquel personaje, aquel “soldado de reconocimiento”.

Esperamos un momento para asegurarnos que no se oyeran pisadas y así descansar los nervios que nos invadían, pero no, lo peor estaba por suceder.

Una vez que no oímos ruido alguno, relajamos los músculos y nos recostamos en las pequeñas camas que se encontraban en el cuarto secreto, y en verdad eran incómodas, pero para alguien como yo, una cama era una cama.

Mi agudo oído pudo captar el estruendo de un cañón recién disparado, y temí lo peor, pensé que…

Shadow A

Lloyd 816
16th February 2008, 15:41
He leido las dos primeras, muy guay

Bimbo xD que cosas xD

Yo de vez en cuando me propongo escribir mis pensamientos, porque a veces pienso cosas interesantes y luego se me olvidan

PD: Muy listos somos en revogamers... seran los videojuegos :jaur:

Shadow A
23rd February 2008, 17:38
"Camino al Destino - Parte 3"

El estruendo crecía lentamente, hasta que lo pude oír claramente, ¡Habían disparado directamente hacia la pequeña iglesia! Un golpe certero la destruiría sin duda alguna, en lo único que pensaba era en dos cosas: Moriríamos a causa del impacto, el cual sobrepasaría el suelo, penetrando hasta donde nos localizábamos y destruyendo absolutamente todo, o simplemente sobreviviríamos al impacto, pero nos sería imposible salir de entre los escombros que taparían la salida, muriendo de hambre.

El certero golpe fue tan fuerte, que parecía un gran terremoto el que nos sacudía, y el sonido fue tan estridente, que se podría decir que una bomba atómica chocó contra nosotros ¿Acaso fuimos golpeados por alguna clase de proyectil desconocido? ¿Con qué clase de armamento contaba el enemigo, que fue capaz de dejar aquella impactante edificación de ruinas de un solo golpe? Nunca lo sabré.

Terminado el ataque, que duró solamente unos segundos, el muchacho y yo nos reincorporamos.

Habíamos sobrevivido al impacto, pero temía que mi segunda hipótesis se volviera realidad: Quedar atrapados entre los escombros sin ninguna posibilidad de salir.

Ya de pie, el muchacho no perdió tiempo y fue a revisar la única salida, pero ni siquiera intentó de abrirla nuevamente como lo hizo la primera vez, creo que se dio cuenta, al igual que yo, que los escombros impedirían nuestra fuga.

Se sentó en el suelo, se quedó mirando al vació un rato, e inmediatamente llevó las palmas de sus manos a su rostro.

Supuse que, al ver nuestra situación, estaría llorando desconsolado, pensando que no tendríamos salida de esa horrible pesadilla a la que habíamos llegado él y yo.

No sabía que hacer, por un lado, era un muchacho, el no tenía la culpa de ser parte de esta horrible guerra… ningún joven debe ser parte de la guerra…. ¡NADIE DEBE SER PARTE DE UNA GUERRA!. Pero, por otro lado, fue por él que nos encontrábamos en esa horrible y desesperante situación, sin alimentos, sin agua, y sin esperanzas.

Una vez más, me equivoque.

No estaba llorando, sino pensando, y lo pude notar por la expresión pensativa en su rostro, ¡Y yo que creía que estaba llorando!

En un momento, sin decir nada y sin hacer ninguna clase de ruido, se levantó, se acercó a una de las paredes y empezó a analizarlas, justo como había analizado el suelo con anterioridad.

Creí que iba a realizar nuevamente su “conjuro” y abrir una nueva entrada, que nos llevaría a la salida, pero no, empezó a tocar, con los nudillos de su dedo índice y medio, una de las losetas, acto seguido, la empujó, pero no logró nada. Siguió empujando con todas sus fuerzas, todo fue en vano, no se abrió una nueva puerta, ni las paredes se movieron, ni nada.

Al observar esto, creí que había encontrado una loseta suelta, y que tal vez nos llevaría a la salida…. eso, o nos llevaría a nuestra muerte, pero en estas condiciones, no había otro remedio.

Sus esfuerzos fueron en vano, y estaba a punto de darse por vencido y aceptar la muerte. Dejó de aplicar fuerza a la loseta, y dejó caer la mano derecha hacia el suelo, en expresión de rendición.

En ese momento, me coloqué a un lado suyo, le tomé la mano derecha, y con mi mirada, le di todo mi apoyo, y empecé a empujar la loseta.

Al ver mi expresión, una ligera sonrisa se dibujó en el suyo, y volvió a tomar fuerzas, para empujar junto conmigo la loseta. En verdad fue difícil, estaba firmemente pegada a las paredes, pero no tanto como las demás, esta tenía unas pequeñas aberturas difíciles de ver a simple vista. Al final, la loseta cedió, mostrando un nuevo camino.

Fue tanto el esfuerzo que realizamos por moverla, que cuando lo logramos, caímos rendidos al suelo, respirábamos apresuradamente y nuestros corazones latían como bombas de tiempo a punto de explotar. Cerré los ojos por un momento, y recordé nuevamente a mi familia, a mis pequeños hijos, y principalmente…. a mi amada Michelle.

Los volví a abrir, y vi que el muchacho ya se había reincorporado, me miró unos segundos, y extendió su mano hacía mi, en señal de amistad. Naturalmente, yo extendí la mía, y nos dimos un apretón de manos en donde nos transmitimos todo nuestro apoyo, fe y esperanza.

En ese apretón, me ayudó a levantarme del suelo, y entramos al pasillo para seguir el nuevo camino que se había abierto ante nosotros.

Después de una larga caminata, ayudados de una pequeña linterna de bolsillo que, como había dicho desde el principio, guardaba para momentos como ese, llegamos a una pequeña salida, de la cual salían los cálidos y brillantes rayos del sol…. esos rayos solares que tanto me gustaban, y que en ese momento tanto anhelaba ver.

Al salir, lo que vimos ambos nos dejó desconsolados, y pude saberlo de parte del muchacho por la expresión en su rostro, muy parecida a la mía: Ninguna casa quedó de pie, todas estaban completamente en ruinas, la pequeña iglesia, que se divisaba a unos cuantos metros al oeste, quedó destruida. En donde antes se encontraba un hermoso lugar tapizado con hermosos dibujos y decorado exquisitamente, ahora se hallaban piedras y madera destruida, convertida en polvo y recuerdos.

Nos acercamos a los restos, era desolador el panorama, ya no había ruido, ya no había un cielo gris, ya no había… nada.

De entre los escombros, pude recuperar una imagen de la cara de Cristo, que ahora conservo en memoria de aquel joven que salvó mi vida.

Fuimos los únicos sobrevivientes del ataque al pequeño poblado, toda mi tropa fue eliminada en una emboscada de parte del enemigo, que llegó de quien sabe donde, mientras yo revisaba la pequeña colina y la iglesia que escondía a sus espaldas.

El joven que rescate, o que mejor dicho, me rescató aquel fatídico día, nunca lo he vuelto a ver, pues después de revisar todo, y comprobar que no quedó nada en pie, se marchó de aquel lugar, no sin antes despedirse de mi con un caluroso abrazo, y no pude contener mi llanto, pues no solamente habíamos sobrevivido, sino que gracias a él, hoy estoy reunido con mi familia y amigos nuevamente en la civilización.

Sobre la guerra, al fin ha terminado. Después de despedirnos, me encontró un grupo de reconocimiento a la semana, una semana en la cual vagué solo y sin alimento en busca de algún indicio de civilización, siempre al tanto, temiendo por mi vida.

No obstante, hay preguntas que aún circulan en mi mente: ¿Qué fue lo que pasó realmente en aquel lugar? ¿Por qué no encontré a nadie ni nada vivo? ¿Con que tipo de armamento atacaron aquel lugar? Y si era tan poderoso ¿Cómo fue que perdieron la guerra?

Tal vez, y solo tal vez, nunca lo sepa, ni yo, ni nadie.

Shadow A
21st February 2010, 03:05
Vaya, este hilo sigue vivo ^^.

Bueno, me gustaría poner este poema que escribí ayer para mi mejor amiga, a ver que les parece.

-------------------------------------------------------------


A mi amiga

A ti, que llegaste a mi vida
De manera inesperada
Y que me hizo recordar
El valor de una amistad

A ti, que me mostraste de nuevo
Que la alegría y la bondad
Existe todavía en el corazón
De los que están dispuestos
A pelear por sus sueños,
Por una vida mejor,
Por un futuro más brillante.

A ti, que me has brindado
Una sonrisa sincera,
Un cálido abrazo,
Palabras de aliento y apoyo
Cuando más lo he necesitado,
Paciencia para escucharme
Aun cuando sean palabras sin sentido
O anécdotas que repito día con día.

A ti, que a pesar de todo
Hemos logrado superar varios obstáculos,
Hemos logrado seguir adelante,
Hemos logrado mantener nuestra amistad
Sin dejar que cosas superficiales y vanales
Logren quebrar ese lazo que nadie ni nada podrá deshacer.

A ti, que me ha regalado eso y mucho más
Le dedico estas palabras
Esperando que te logren reconfortar
O al menos expresar una ligera sonrisa en tu rostro.

Porque desde el día en que te conocí
Has alegrado cada uno de mis días
Y no hay momento en que no agradezca
El haber cruzado mi camino con el tuyo.

Y aunque no lo parezca
O tú no lo creas
El brindarme tu cariño, tu apoyo, tu preocupación
Es el mejor regalo que me puedes dar
Incluso una pequeña sonrisa tuya
Es capaz de levantarme con fuerzas renovadas.

A ti, mi amiga querida
Te dedico estas palabras sinceras
Para que tengas en mente, en todo momento
Que tendrás a un amigo fiel a tu lado
Dispuesto a dar su mejor esfuerzo
Hasta el final de sus días.

Shadow A