PDA

Ver la versión completa : Relatos, "Rondaies", "Contes", etc.



Shadow 666
21st November 2006, 11:42
Abro este Post con la finalidad de exponer algun relato corto que se os haya pasado por la cabeza y os hayais atrevido a desarrollar y escribirlo. Postealo, que seguro nos entretenemos un rato, expondremos nuestras dudas, analisis y opiniones.

Colgaré uno cuando lo tenga hecho. (Evidentemente)

Xisco_01
28th November 2006, 14:25
Estoy buscando (todavia) mis antiguos "cuentos" que escribí hace años...

Cuando los encuentre los cuelgo.
:sorrisa:

PD: PArece ser que el post no interesa mucho... ¿acaso hoy en día nadie lee cuentos?
:0o1:

Shadow 666
28th November 2006, 17:06
Estoy buscando (todavia) mis antiguos "cuentos" que escribí hace años...

Cuando los encuentre los cuelgo.
:sorrisa:

PD: PArece ser que el post no interesa mucho... ¿acaso hoy en día nadie lee cuentos?
:0o1:

Si leen, lo que nadie Escribe cuentos.
Estaba incluso pensando en cerrarlo, yo estoy escribiendo uno pero se está pasando de ser una Rondaia a una narración como las normales. Pero de todas formas, para mostrar algo en vez de abrir un post de 1 o 2 páginas y que caiga en el olvido... Mejor aqui.

Si a la gente no le interesa, pues bueno: Aunque seamos pocos, ya tenemos un Post para nosotros, donde poder compartir opiniones e ideas.

SamusAran
28th November 2006, 19:17
Yo también estoy dispuesto a comentar, pero lo que es escribir :BALA: A ver que tal le va a Xisco rebuscando en el baúl...

saberjevang7
28th May 2007, 22:17
yo tengo varios, si los encuentro los cuelgo tambien

Tildom
28th May 2007, 23:12
Mmm, ¿cuentos? Creo que tengo un par por ahí perdidos, si encuentro el diskette :cunao: los cuelgo.

Pero postead, que yo leo y opino.

Xisco_01
28th May 2007, 23:29
Diox, menuda remontada.. este post tiene milenios... Pero es igual, es interesante.

:sorrisa:

Edgard
28th May 2007, 23:32
Yo estoy dispuesto a ller cuentos. aunk escribirlos.. :S

Shadow 666
29th May 2007, 10:16
Diox, menuda remontada.. este post tiene milenios... Pero es igual, es interesante.

:sorrisa:

Si, aun más si hubiera algún escrito para leer.
Voy a ver que se me ocurre, porque creé este post con esa intención y no he aportado nada de nada.
Voy a flagelarme...

Shadow 666
7th June 2007, 17:43
Bueno, por fin aporto algo, a ver si alguien más se anima:


Sigue siendo Noche



Mi Vida era día, era luz y calor
Todo era maravilloso, era perfecto
Vivía en armonía con quien más quería
Pero erré, el error me costó caro, el error fue atroz

Era joven entonces, insensato y despreocupado
Mas no son excusas
Mi palabra es fuerte como el acero
Y mi voluntad es más grande que un cerro

Mi fidelidad no conoce limites;
Desafía la distancia y el tiempo.
Condenado me quedo al prometer
Condenado me quedo mi palabra al romper

Merecido lo tengo por jugar
Son cosas delicadas
Son cosas para amar

Más que nunca en la vida
Me he arrepentido
Ahora me prometo
No volver a errar en lo cometido

Una sombra maldita me cubre
Se cierne sobre mí como un alud
Dejándome a oscuras
Dejándome sin luz

Los amigos que me acompañan me apoyan
La bondad de cada uno brilla con luz propia
Parecen estrellas en el cielo
Ya no estoy solo, ahora me custodian

Lo que parecía una sombra se tornó en noche
La oscuridad se regocija a mi alrededor
Sobre mi cabeza las estrellas brillan con esplendor
Cada estrella es especial, cada uno un amigo, cada uno un tesoro.
Por mi error vivo en la noche
Merecido lo tengo
No tengo querella ni reproche

Acostumbrado estoy a vivir esta noche
Fría, brillante pero maldita,
Parece que perdura
¡Maldita sea la desdicha!

Sueño con el sol cada vez que duermo
Con la esperanza de despertar de día
Pero abro los ojos y veo sombras todavía.
Sigue siendo Noche.

Estrellas nuevas se unen al firmamento
Con fuerza brillan, pero no es suficiente
Las sombras perduran firmemente.
Sigue siendo Noche.

Convencido estoy después de la reflexión
Que por más estrellas que brillen en mi cielo
No serán suficientes para traer la luz a mi reino

Durante tiempo me he acostumbrado a vivir de noche
Sin embargo anhelo el día
Aquellos tiempos donde la tierra era blanca
Y el sol hacía brillar el agua

Aquellos tiempos cuando las hierba era verde
Cuando la frescura reinaba bajo la sombra de un árbol
Cuando el canto de un pájaro era música celeste

Anhelo el día
Sin embargo Sigue siendo Noche todavía
No existe el color
No existe la calor

No soportaré por mucho esta maldición
Por tiempo he aguantado
Y aunque nunca me he perdonado
Deseo encontrar, de mi error, la compasión


La noche más larga podría ser ésta
Y aunque no hay mal que por bien no venga
El día más largo podría estar cerca

Paciente me he mostrado por siempre
Paciente me mostraré eternamente
Tendré que esperar
Y esperaré calmadamente

No veo el amanecer
Mas no significa que no vaya a suceder
Cada minuto que pasa pierdo la esperanza
Pero prefiero morir a dejar de Creer

Xisco_01
11th June 2007, 16:15
Bonito poema, Shad.

Sinceramente, muy bonito aunque tambien muy triste y muy depresivo... ¿Estabas de "malas" cuando lo escribiste?

Espero que se te pasase...



Y yo a ver cuando consigo algo de tiempo para rebuscar mis cuentos... que lo tengo prometido desde hace un año...
:BALA:

Shadow 666
11th June 2007, 16:55
Bonito poema, Shad.

Sinceramente, muy bonito aunque tambien muy triste y muy depresivo... ¿Estabas de "malas" cuando lo escribiste?

Espero que se te pasase...



Y yo a ver cuando consigo algo de tiempo para rebuscar mis cuentos... que lo tengo prometido desde hace un año...
:BALA:

Si, estaba Depresivo cuando lo escribí. Suelo montarme mis mundos y muchas noches me paso en vela en la cama mirando al techo y pensando, reflexionando sobre cosas.

Pero casi que poseo una conducta de Autopsicología que se pone en funcionamiento con cada alteración emocional, a las depresiones les busco la manera de erradicarlas lo antes posible y realzar mi estima que yace por los suelos.
Una manera fue está: Escribiendo. Escribí lo que sentí en una patetica poesia. Porque escribirlo de otro modo, como una carta por ejemplo, iba a parecer un acto de locura esquizofrenica.
Y ya de paso colgarlo aqui para darl un poco de vida.

En resumen: Si, ya se me ha pasado. XD
Gracias por tu preocupación.


Modo Poetico on:

Xisco, que por mi te inquietas,
no temas por mi bien y resistencia.
Sigo siendo el mismo chico sensible
pero resucitado he mi voluntad irascible

Modo poetico Off.

Xisco_01
11th June 2007, 17:10
Xisco, que por mi te inquietas,
no temas por mi bien y resistencia.
Sigo siendo el mismo chico sensible
pero resucitado he mi voluntad irascible


http://blogs.smh.com.au/mashup/images/applause.gif

¡Muy bueno, si señor!

SamusAran
11th June 2007, 17:18
Por cierto, no es "rondalles" :¬¬):

agente_smithx
11th June 2007, 17:55
Pues ésto es lo que yo estoy haciendo, aquí (http://elhorrordelasupervivencia.blogspot.com/), si es spam o lo que sea me lo haceis saber y lo copio y pego directamente aquí.

Un saludo.

Xisco_01
12th June 2007, 08:49
Por cierto, no es "rondalles" :¬¬):

En catalán si, en mallorquin, no...

PD: Agente_Smith, el postear blogs personales solo está permitido en su correspondiente post.
Sorry.

:SSS2:

http://www.revogamers.net/comunidad/viewtopic.php?t=6838&start=0

agente_smithx
12th June 2007, 14:53
Ok, no problemo, aquí (http://www.revogamers.net/comunidad/viewtopic.php?p=252633#252633) encontrareis mi blog por si quereis leer lo que estoy escribiendo.

Un saludo.

P.D: Xisco, asi vale ¿¿¿no???, jajaj es por no llenar el post con el tochote...

Xisco_01
12th June 2007, 14:57
Ok, no problemo, aquí (http://www.revogamers.net/comunidad/viewtopic.php?p=252633#252633) encontrareis mi blog por si quereis leer lo que estoy escribiendo.

Un saludo.

P.D: Xisco, asi vale ¿¿¿no???, jajaj es por no llenar el post con el tochote...

Hombre, valer si que vale... pero es una manera muy comodona de darse a conocer...
:cunao:

Shadow 666
12th June 2007, 16:24
Por cierto, no es "rondalles" :¬¬):

En catalán si, en mallorquin, no...

PD: Agente_Smith, el postear blogs personales solo está permitido en su correspondiente post.
Sorry.

:SSS2:

http://www.revogamers.net/comunidad/viewtopic.php?t=6838&start=0

Pues ahora edito el titulo para que tenga algo en catalán, ala, así tenemos un titulo Trilingue XD.

Shadow 666
17th March 2008, 17:59
Sin Título (Pa' que)


Durante siglos y miles de años hemos sido los dueños de nuestro planeta. Hemos evolucionado de una de tantas especies en seres altamente inteligentes, con una capacidad casi infinita por descubrir y entender las cosas.
A pesar de nuestra soberbia y magnificencia, muchas veces nos hemos comportado como el peor animal de nuestro mundo. Hemos hecho cosas de las que no sentirnos orgullosos nunca y nos hemos definido como entes malvados.
Pero no todos nosotros hemos hecho barbaries, hubieron otros de gran corazón que tendrían que haber sido un ejemplo a seguir. Irónicamente, la mayoría de estar personas solo las conocen quienes le rodean.

Aun así, durante tiempo hemos ido agotando los recursos de nuestro planeta, hasta que dejamos de hacerlo para no hacerle más daño y garantizar nuestra supervivencia en un mundo habitable.
Creíamos que nuestra civilización desaparecería con la estrella que ilumina nuestro mundo, pero solo lo creíamos, la verdad era mucho más cruel e inevitable.
Nuestro planeta se moría sin remedio. Aun teniendo el calor de la estrella, nuestro mundo no aguantaba más. Su corazón dejaba de latir.
Vimos que nuestro exterminio era imposible de evitar, nuestro mundo se hacía inhabitable para cualquiera, pero no éramos lo suficientemente avanzados como para colonizar otros planetas. Ni siquiera habíamos descubierto planetas donde poder vivir.

Poco a poco, y durante años, nuestros animales y vegetales han acabado muriendo a medida que el planeta se tornaba mortal. Desaparecieron los bosques y los mares. Los océanos ahora eran largos cañones, y nuestras islas colosales montañas.
Hasta nuestro cielo se empobrecería con la falta de nubes, dejando una bóveda despejada por siempre. Con la muerte de plantas y árboles llegaría la falta de oxigeno.
Nos desplazamos de un lado a otro por el moribundo planeta, buscando un lugar donde seguir viviendo, mientras otros terrenos ya se habían convertido en un cementerio donde la vida misma se moría.
Nos faltaba el aire y el agua, y con los recursos que aun nos quedaban construimos ciudades bajo tierra. También construimos canales para desviar los pocos ríos que quedaban hacia nuestra sedienta gente.
Bajo tierra pudimos aguantar un poco más. Mientras tanto, la superficie del planeta era por completo inestable. Enviamos máquinas a explorar, porque nosotros no podíamos asomar la cabeza sin sentir el hedor de la muerte. Las fotografías obtenidas nos derrumbó a todos definitivamente: nuestro planeta era irreconocible, por todas partes era un enorme desierto rocoso y montañoso. La tierra y el cielo cambiaron de color, era el color de la misma Muerte.
Nuestro planeta se había podrido por fuera, y solo era cuestión de tiempo que la putrefacción que acabó con toda vida en la superficie llegase a las profundidades.
Nuestro planeta se enfriaba, su núcleo se estaba enfriando. Ya no había movimientos sísmicos ni actividades volcánicas por que el planeta se había enfriado más allá de su corteza.
Para cuando nuestro planeta muera definitivamente, nosotros ya habremos desaparecido miles de años antes. Será difícil dejar constancia de nuestra existencia, pues los desiertos sepultaban toda nuestra historia y fósiles que podían hacer frente al tiempo.
Era indignante morir sin dejar una huella al menos, como que una vez estuvimos aquí.
Pero, ¿quien nos iba a ver?
Un profeta dijo haber visto visiones de un futuro lejano, muy lejano, y del cielo vio descender un aparato de metal extraterrestre. Dijo que provenía de otro mundo, pero no supo de que mundo.
Difícilmente pudo saber, que aquellos extraterrestres que encontrarían nuestro planeta, lo llamarían Marte.

Shadow A
18th March 2008, 06:37
Hey Shad, muy buena historia, me ha gustado y te hace reflexionar de lo que pueda pasar.

Shadow A

Shadow 666
18th March 2008, 11:13
Hey Shad, muy buena historia, me ha gustado y te hace reflexionar de lo que pueda pasar.

Shadow A

Bueno, parece que es un hecho científico el que Marte se haya ido enfriando y que el planeta Tierra puede llegar al mismo destino a no ser que el sol muera antes.

Al ser Marte más pequeño que la Tierra, su enfriamiento pudo haberse acelerado, contando que está mucho más lejos del sol y recibe la mitad de luz que nosotros.
También de la hipótesis que Marte es más antiguo que la Tierra.

Pero Marte posee actualmente Aire y Agua, no es descabellado que en un pasado remoto fuese un planeta húmedo en abundancia de aire y agua donde albergar vida.

Me parece fascinante de pensar en la idea de que existió vida, y que con el paso de los millones de años, a causa del enfriamiento Marciano, fue acabando con toda vida sobre el planeta.
Pero bueno, aqui ya juega mucho la imaginación. Y el ser humano queda a la espera de poder analizar Marte exaustivamente en busca de pruebas que corroboren otras teorias y descubrimientos.

PD: Me alegro que te guste.

Shadow 666
15th April 2008, 21:10
Aqui va otro cuento de los que escribo para alimentar mi fantasía y adquirir experiencia. La Narración no es que sea brillante, pero bueno, aqui va. Es un poco largo, pero espero que os guste.


El Cuento de la Joven Bruja de las Estrellas

Érase una vez que se era, por alguna parte de Tarare, existió un poblado habitado solo por Brujas que convivían con sus hijas y maridos.
Por los alegres campos vestidos de verde, flores con pétalos coloridos adornaban el lugar, y los altos árboles refrescaban el paraje. Simpáticos animalitos vivían apaciblemente, conejos correteando y ardillas escalando las copas de los árboles.

http://images.onesite.com/mipagina.univision.com/user/mcheung/private_want_to_be/forest.jpg


Con el canto de los pájaros, risillas de una inocente niña captaba la atención de los habitantes del bosque. Aquella niñita diminuta jugaba sola, bailando entre dos mariposas que revoloteaban entorno a ella. La muchacha se llamaba Cora, vestía con un camisón azul como el cielo, un cabello rubio como el oro y portaba una diadema roja.

Cuando Cora regresó de jugar en el bosque, su madre cayó enferma bajo un profundo sueño. Ninguna Bruja del poblado sabía que le ocurría y no pudieron sanarla.
Cora sintió el miedo en su corazón al pensar que no volvería a ver a su madre despierta nunca más.

Una noche, Cora se quedaba velando al lado de la cama donde reposaba su madre. Miró por la ventana y vio las estrellas. Caviló sin apartar su mirada de aquellas luciérnagas que colgaban de aquel techo oscuro.
-La luz de las estrellas lo cura todo-, pensó, -Tengo que atrapar una estrella para curar a mi mamá.
Convencida de su locura, Cora agarró una bolsita donde guardaría una estrella y salió de su casa. Pero una vez fuera, miró de nuevo para el cielo y extendió un brazo, como si quisiese cogerlas. Supo enseguida que no alcanzaría ninguna con sus manos, ni aunque fuera tan alta como una de las casas del poblado.
Se entristeció por ello, pero la diminuta y joven Bruja era tenaz, tozuda y valiente, muy valiente: -Buscaré el árbol más grande de Tarare y lo escalaré hasta alcanzar su copa para coger una estrella.
Y tras pensar en ello una sola vez, Cora se lanzó al bosque en plena oscuridad.
Recorrió senderos ella sola, acompañada solo con la luz de la luna que iluminaba su camino en algunos claros.
Cora se detuvo y su ánimo volvió a desvanecerse.
-Está muy oscuro, jamás encontraré el árbol más grande. -Dijo.
-¿Buscas un árbol?- Cora oyó una voz sin saber de donde provenía.
Justo delante de ella, apareció un destello de luz flotando delante de su rostro.
Cora mostró asombro y alegría al mismo tiempo: -¿Eres una estrella?-Preguntó al centello.
-No soy ninguna estrella, soy una luciérnaga del bosque- Le dijo el insecto nocturno.
Cora volvió a entristecerse.
-Escuché que buscas el árbol más grande de Tarare. ¿Por qué?-Preguntó la luciérnaga.
-Mi madre se ha puesto enferma y las Brujas del poblado no pueden sanarla. Tengo que conseguir una estrella para que cure a mi madre con su luz- le respondió la valiente chiquilla.
-Te ayudaré a buscar ese árbol, pero está muy oscuro, así que te guiaré con mi luz por este bosque.

http://crfocesnrosielcs.googlepages.com/Luz.jpg


Cora se alegró mucho y con la ayuda de aquella luciérnaga marcharon por el bosque hasta encontrar el árbol más alto.
Una vez hallado, Cora lo escaló sin miedo hasta llegar a su copa. Una vez en lo más alto extendió sus brazos, pero aquellas estrellas seguían estando muy distantes.
Cora descendió del árbol y echó a llorar arrodillada. En mitad de su desconsuelo, sintió calor y seguridad a pesar de estar sola en un bosque oscuro y de noche.
-¿por qué lloras muchacha?- Cora escuchó una voz paternal procedente de todas partes. La percibió tan claro que parecía estar cerca, pero no había nadie más.
-¿Quién anda ahí?- Preguntó un poco asustada.
_Soy el Espíritu del Bosque, mi nombre es Bao Lere. ¿Que hace una Bruja tan joven como tú sola en un bosque de noche?”- Preguntó el Sabio Espíritu.
-Mi mamá cayó enferma y nadie la puede curar. He de llegar a alcanzar una estrella, solo la luz de una estrella la puede curar- Le respondió.
-¡Oh!, Que chica tan valiente. Pero querida, las estrellas están más alto que cualquier árbol, no alcanzarás nunca una estrella de este modo- dijo el Espíritu.
-¿Y que puedo hacer entonces señor?
-Existen cosas en este mundo más grande que los árboles, como son las montañas.
Con las palabras del Espíritu Bao Lere, Cora adivinó que debía escalar una montaña para alcanzar una estrella.
-¿Dónde encontraré una montaña?- Preguntó la intrépida Bruja.
-La encontrarás siguiendo el bosque hacia el Este, hasta llegar a unas llanuras. En aquellas vastas llanuras solo hay una montaña, pero tan alta, que se puede divisar en cualquier parte. La luciérnaga que te acompaña te guiará una vez más hasta las llanuras- Con las palabras de Bao Lere, Cora y la luciérnaga marcharon hacia el Este hasta hacerse de día. Cuando llegó a las llanuras, en el horizonte podía ver una montaña, pero estaba tan lejos que se veía minúscula.

http://pix.alaporte.net/pub/d/15961-1/Mountain+and+Field+1.JPG


En las llanuras, Cora continuó su viaje en solitario con el fin de llegar a la montaña.
Lo escaló hasta alcanzar la cima más alta. Arriba pudo ver un enorme paisaje que se extendía bajo sus pies y esperó a que cayese la noche.
Cuando el manto oscuro y brillante cubrió el cielo, Cora extendió sus brazos de nuevo, pero de nuevo, las estrellas quedaban tan distantes como en lo alto de aquel árbol y como las veía por la ventana de su casa.
Se echó a llorar de nuevo.
-He escalado la montaña más alta, estoy demasiado lejana de la tierra, y aun así parece como si no hubiese ganado altura. Las estrellas están muy distantes.-Dijo entre sollozos.
-Claro que están muy distantes, incluso aquí arriba- Cora volvió a escuchar otra voz, diferente a la de Bao Lere, pero tan paternal como la anterior. Además volvía a sentir el calor y el confort.
-¿Quién es usted?- Preguntó Cora
-Soy el Espíritu de la Tierra que se ubica en las montañas, mi nombre es Tía Mon. Sabed que pocos han subido hasta aquí. ¿Qué os lleva a escalar mi montaña?- Preguntó el Apacible Espíritu.
-Mi mamá enfermó y nadie puede curarla. Deseo poder alcanzar una estrella para curar a mi mamá con su luz- Respondió Cora.
-Es una noble causa la que os trae hasta aquí entonces. Cora, poseéis una valentía que ni el mejor guerrero de estas llanuras posee. Pero las estrellas no están en las montañas, si no más alto. Deberéis llegar más arriba todavía.
-¿Como llegaré? No hay nada más alto que una montaña- Dijo desesperada.
-Hay cosas que están más cerca de las estrellas que no se hayan en la tierra, como son las nubes.
Cora mostró desconcierto:-¿Cómo llegar a algo donde ni siquiera la tierra es capaz de llegar?
La voz del Espíritu, que resonaba en toda la cima, lanzó un par de risitas ante la soberbia inteligencia de aquella chiquilla que se adentró en sus dominios casi sin esfuerzo.
-Os ayudaré.- Dijo, y en aquel momento apareció una enorme águila con plumas blancas que aterrizó en la cima y asustó a Cora.-No temáis jovencita, esta criatura es un águila a mi servicio que obedece mis órdenes. Montad sobre su lomo, os llevará hasta las nubes.

Aquella criatura facilitó a Cora que montase, agachándose y extendiendo un ala hacia el suelo para que gatease por ella y llegase a su espalda. La pequeña y valiente Bruja montó y el ave real tomó el vuelo agitando sus enormes alas contra el suelo. Cora recibió una ráfaga de aire, creyó que iba a caerse y se agarró fuertemente al pelaje blanco que aquel animal tenía en su lomo.
Cuando la ráfaga de aire cesó, abrió los ojos, pues los cerró al asustarse. Asomó la cabeza y miró abajo con miedo y fascinación al mismo tiempo; podía ver tierras enteras de campos de cultivo, llanuras y fincas, todo bajo una sola mirada. La majestuosidad de la montaña que escaló parecía nimia desde lo alto del cielo. Su cima no parecía más que un simple peldaño de escalera entre las llanuras.

Tras volar durante minutos, el águila se posó en lo alto de una nube, con la sorpresa de que podía mantenerse sobre ella. Cora no daba crédito a lo que veían sus ojos. El águila extendió su ala para que Cora bajase, y esta obedeció. Aquellas nubes eran suaves y blandas como algodón donde cualquiera podía caminar por ellas.
Cora sonrió en un momento de alegría en el que estuvo corriendo y saltando sobre montículos de nubes, jugando con aquel algodón celestial que amortiguaba cualquier caída.
Pero su risa y júbilo desapareció al acabar tumbada boca arriba en las nubes y observar el cielo nocturno. Las estrellas seguían estando muy lejos todavía, pero algo diferente pudo observar, y es que el cielo era tan grande como una inmensa cúpula que cubría el mundo entero. Y vio cientos de estrellas y muchas otras que nunca había visto.
La altura que había alcanzado había logrado que la tierra no limitase su vista al cielo, ni montañas ni árboles de por medio. Pero seguía sin poder alcanzar ninguna estrella.

-¡Hola!- Cora escuchó una voz en las nubes, pero ya no se asustó.
-Hola, ¿Quien eres?- Preguntó cargada de inocencia.
-Soy el Espíritu del Viento que se ubica en las Nubes Perpetuas, me llamo Ari Vie, Encantado de conocerte Cora.- La voz de aquel espíritu sonaba simpática y divertida.-¿Te gustan mis nubes?
-Si señor.-Dijo Cora sonriendo.-Pero me temo que no estoy aquí para jugar con tus nubes, que irresponsable he sido al olvidar mi propósito.-Dijo sintiéndose defraudada por sí misma.

http://www.flashbacks-photo.com/backrounds/Castle_in_the_Clouds063.jpg

-Se por qué estás aquí: Buscas una estrella para curar a tu madre que ha caído enferma.- Dijo Ari Vie.
-¿Cómo lo sabes?- Preguntó Cora sorprendida.
- Yo lo se todo.- dijo el divertido Espíritu con honestidad.- Desde lo alto de mis nubes veo todo el mundo y a sus habitantes yendo de un lado a otro. Veo y oigo todo lo que pasa allí abajo.- Cora estaba impresionada de las increíbles habilidades del Espíritu del Viento.- Te contaré un secreto: ¿Sabes que las estrellas no están en el cielo?
Cora sintió intriga por las palabras de Ari Vie:- ¿Cómo que no?
-Amiga mía, ya estás en el cielo, el punto más alto del mundo. Aun así las estrellas son inalcanzables desde aquí. Eso es por que las estrellas están tras el cielo.
-¿Más allá del cielo? ¿De verdad?
-Ya lo creo que si. No puedo enviarte a una estrella, pero puedo enviarte más allá del cielo, atravesando la frontera de los límites de este mundo. Puedo enviarte a la luna. Quien se ubica en la luna, podrá guiarte hasta una estrella.
-¡Si, por favor! ¡Ayudadme, os lo ruego!- Dijo Cora en un ataque de entusiasmo.
-Tranquila mujer, te ayudaré.
Desde más allá del cielo descendió un haz de luz que acabó posándose justo delante de Cora.
-Colócate dentro de este haz de luz, Cora, te llevará hasta la luna a una velocidad que ni te despeinará.
La Bruja se posicionó dentro del haz de luz, y en tan solo un parpadeo, llegó a otro lugar. La luz que la rodeó en un instante desapareció. Miró a su alrededor, toda una tierra gigantesca se extendía a su alrededor. Misteriosamente, aquella tierra era diferente a la que conocía: Parecía plateada y brillaba de un tono azulado.
Para terminar de asombrarse, cientos de estrellas brillaban sobre su cabeza, muchas más de las que veía en las nubes. Todas en la misma bóveda.
-Bienvenida, Cora.- La Bruja escuchó una voz femenina y maternal que provenía de una sola dirección. Había una mujer cerca de ella, era joven y hermosa, vestía con ropas tan brillantes como el suelo de aquel lugar.
-¿Eres una Bruja?- Preguntó Cora a la misteriosa Mujer.
-No- respondió,- Soy la Guardiana de las Brujas, soy Noa Lund. Y este lugar es mi hogar: La Luna.

http://i184.photobucket.com/albums/x79/pixvirtual/us014/Rdyx21fXLYVS.jpg


Cora observaba el suelo con atención:- Tiene usted un lugar extraño, pero hermoso.
Noa Lund sonrió:- Nuestros hogares suelen ser lugares extraños y mágicos para Humanos y Brujas.
-Por favor señora, necesito una estrella.- Pedía Cora casi desesperada.
-Lo sé, se por qué estás aquí. Ari Vié puede ver todo lo que ocurre allí abajo, pero yo también. Desde la Luna oigo y veo lo que ocurre en tu mundo.
Noa Lund señaló con su dedo y Cora siguió su dirección con la mirada, hasta ver una inmensa bola de colores azul y blanco flotando entre las estrellas.
-¿Qué esa enorme esfera?
-Es tu mundo, Cora, visto desde más allá del cielo.
Los ojos de Cora brillaban al observar todo su mundo bajo su mirada. Jamás pensó que fuera tan bello. Desde la luna, su mundo parecía reposar en silencio entre las estrellas. Una tranquilidad que generaba bienestar.
-¿Te gusta, verdad?- Dijo Noa Lund, pero Cora no prestó mucha atención, su asombro se dirigía a aquella inmensa bola que daba vueltas lentamente:- Tu mundo es como un bebé en una cuna. A veces duerme en un profundo sueño en mitad de la más grande paz, otras veces sonríe en medio de la más grande alegría, y otras veces llora entre la más profunda tristeza. Ahora tu mundo duerme.
Cora dirigió la mirada hacía Noa Lund, sus ojos brillaban como el cristal y dos lágrimas resbalaban por su mejilla.
Noa Lund sonrió:- ¿Lloras porque sabes ya quien soy?- Justo al acabar sus palabras Cora se lanzo hacia la mujer en un abrazo. Cora sintió una inmensa bondad cubrir su corazón, así como una colosal paz y misericordia. En su viaje por curar a su madre y conocer a las entidades divinas que regían sobre el mundo, se encontró con quien dio la vida a las Brujas, Noa Lund. Su presencia, para las Brujas, era algo mágico y místico. Era como haber encontrado la salvación y la esperanza.
Noa Lund posó sus manos en los hombros de Cora y se agachó para hablar con ella:- Yo soy tu recompensa por este acto de bondad y nobleza que has tenido por salvar a tu madre. Debes quererla mucho. Te vamos a ayudar.

Cerca de allí había otra persona de pie, esperando a recibir a Cora. Era una mujer, de cabello rubio muy largo, vestía con una coraza y telas finas que ondulaban en el aire sin viento alguna. Un Yelmo le cubría parte de su rostro y solo era visible su nariz y su boca. Sus ojos quedaban cubiertos, pero no los necesitaba para ver. Para asombro, aquella mujer trasmitía un aura blanca en todo su cuerpo. Parecía brillar como una estrella.
-Soy Brin Ming, Espíritu Protectora de las Estrellas.
-¡Estrellas!- Exclamó Cora aun con lágrimas en los ojos.
-Ven conmigo, voy a darte la estrella que andas buscando.
Brin Ming extendió una mano a Cora con la palma hacía arriba. La pequeña muchacha se acercó tímidamente y le tomó la mano. Un aura de luz las rodeó y desapareció. Cora estaba ahora en otro lugar con Brin Ming. No había suelo, pero no se caía. Su ropa ondulaba como la de Brin Ming, y por todas partes había estrellas a millones. Luces con formas, algunas en espiral, otras ovaladas. Habían estelas de polvo o arena que brillaban de colores. También había mundos como el suyo, pero diferente. Algunas gigantescas, otras minúsculas. De colores distintos o con misteriosos anillos alrededor.
-¿Dónde estamos?- Preguntó Cora.
-Donde empezó Todo- Le respondió.- En tu mundo, a aquel techo oscuro por las noches y azul por el día le llamaste “Cielo”, en las nubes, cuando la tierra ya no era horizonte, lo llamaste “Cúpula”, y ahora no sabes como llamarle porque no existe algo así en tu mundo.- Cora escuchaba al mismo tiempo que miraba a su alrededor.- En este lugar no existe arriba ni abajo, no existe delante ni detrás. Este lugar se le llama Universo. Todos los mundos, todas las estrellas y toda clase de Vida está aquí, en el Universo. Y fue aquí donde empezó la Vida hace ya incalculables miles de millones de años.

http://www.zonalibre.org/blog/mitribuurbana/archives/estrellas.jpg


Brin Ming cogió la bolsa que llevaba Cora y de la palma de su mano nació una diminuta estrella que depositó en la bolsa.
-No abras esta bolsa hasta llegar a casa.
Brin Ming hizo entrega de la bolsa bien cerrada. Cora volvió a verse rodeada de un aura de luz blanca, esta vez ella sola. Se asustó un poco, pero comprendió que había llegado el momento de volver a casa. Aprisionó la bolsa contra su pecho mientras miraba a Brin Ming con ojos cargados de lágrimas.
-Gracias- Dijo Cora como última palabra y la más valiosa.
-Nos volveremos a ver- le dijo la Protectora mientras su imagen desaparecía mientras el haz de luz se hacía más intenso.
La luz que la rodeaba desapareció y se encontró en un bosque bañado por los primeros rayos de luz. Enseguida reconoció el lugar donde estuvo jugando antes de su viaje y corrió a su casa con la bolsa agarrada en una mano.
Cuando entró en el poblado, muchos se abalanzaron hacia ella preocupados por su ausencia. Cora sonrió con los ojos húmedos, solo estuvo fuera un día, pero tan lejos que echó de menos su hogar y los suyos.
Entró enseguida en su casa, su madre seguía reposando en su cama, con su padre preocupado y su abuela sollozando. Habían Brujas que llegaron desde poblados cercanos para curar a la madre de Cora, pero sin éxito.
Cora se acercó a la cama, miró la bolsa atentamente recordando todo lo pasado y la abrió. El polvo estelar salió disparado hacía el techo y se formaron diminutas estrellas y luces con formas en espiral.
Su familia se asombró:- ¿Qué es esto?- dijo su padre.
Tras un instante de silencio Cora le respondió casi sollozando:- Universo.
El polvo se desvaneció y dejó de brillar. Su madre despertó al fin y Cora se lanzó en un fuerte abrazo mientras lloraba desconsolada.
Los allí presentes no comprendían como había despertado, ni como Cora logró hacerse con el polvo de estrellas. “¿Dónde estuvo en solo un día?” se preguntaron sus vecinos. Cora estuvo tan distante que ni mil días, ni siquiera toda una vida, habría logrado una persona llegar por sus propios medios. Solo Cora sabría donde estuvo y solo ella conocería la verdad. Pues lo más importante para ella era su madre, y no sus hazañas.

Durante el resto de su vida, Cora acudió a un lugar especial de Tarare donde por las noches puede verse el Bosque de Bao Lere, la Montaña de Tía Mon, las Nubes de Ari Vie, La Luna de Noa Lund y las Estrellas de Brin Ming. Y allí volvía a dar las Gracias a quienes la ayudaron y volvía a estar con los Espíritus que tan bien la trataron.
Cora creció y fue una mujer muy hermosa y bondadosa entre las Brujas. A sus hijas les contaba sus hazañas en forma de cuento, y sus hijas harían lo propio con sus hijas. Y durante generaciones se contó este cuento a todas las Brujas jóvenes.
Muchos solo lo consideran un cuento, pero solo Cora conoció la verdad, y de no haber contado a sus Hijas sus hazañas, este cuento jamás habría llegado a tus oídos.

Y así es como una jovencísima muchacha, repleta de bondad y valentía, logró salvar a quien más amaba, haciendo posible lo imposible. Se llamaba Cora y era la Joven Bruja de las Estrellas.

http://img231.imageshack.us/img231/5388/cad71f9139ec9348qv3.jpg

Shadow 666
27th April 2008, 21:59
Destinado a Casa


-Soldado León, del Regimiento de Cazadores de Montaña “Galicia” 64, destinado en Huesca- Se decía a sí mismo cada cierto tiempo en voz baja, casi susurrando, mientras conducía solo por la Autopista.
No conducía demasiado rápido. Le habría sido imposible contar a cuantos le adelantaron por el carril izquierdo como bólidos. Pero a él le daba igual, no le gustaba la velocidad y solo hacía uso de ella cuando la precisaba.
Con la mirada al frente, observando al coche de delante y los que estaban más allá, atento para cualquier improvisto, volvía a repetir las mismas palabras en voz baja. Y esta vez sonrió levemente. Le gustaba su nuevo puesto, su nuevo trabajo, su nueva vida. Su título de Soldado significaba mucho para él, pues sentía que había nacido para serlo y siempre buscaba poder potenciar todos sus sentidos y capacidades. En la vida civil le habría sido imposible o muy costoso, pero en la vida militar le deparaba una nueva oportunidad.
Gozaba de una semana de permiso, solo hacía unos meses que era Soldado después de haber jurado bandera en Cáceres.
Volvía a Barcelona, a su hogar, para pasar sus vacaciones con la familia que no podía ver desde hacía meses.
Por la Autopista pasó por una importante Área de Servicio que limitaba el Barcelonés con las otras comarcas. Por encima suyo había una instalación de tubos y metales que sujetaban una serie de letras para indicar la llegada a Barcelona. En ella ponía Porta a Barcelona (Puerta a Barcelona).
Se suponía que había llegado, pero no sintió el hogar en su interior:- Una Simple línea imaginaria llamada frontera que limita las regiones. El paisaje sigue siendo el mismo. No me siento en casa.-Se dijo.
Había llegado al Barcelonés, pero aun quedaban pocos kilómetros que recorrer hasta reconocer el lugar que le vio crecer. Por el momento, él no había llegado a su destino.
Por muchos umbrales que se estableciesen entre región y región, solo una persona limita sus propias fronteras de lo que llama hogar.

Deseaba ver a su familia y amigos, seguía siendo la misma persona que sangraba tras un corte, seguía poseyendo el mismo rostro, pero sentía que ya no era el mismo. Quizás por la instrucción, o porque quizás se había hecho más fuerte. Caviló unos instantes buscando por qué se sentía diferente. La respuesta estaba clara: Había Madurado.
Le habían enseñado a luchar, a salvar vidas y a trabajar en equipo. En la vida civil no le habrían enseñado eso. Por eso se sentía distinto.

En su vida como militar, tuvo que abandonar muchas cosas de su vida como civil. Había dejado de lado cosas, para tener otras nuevas. Pero nunca olvidaba como fue antes, ni a quienes tuvo que despedirse.
Cuando marchó, estaba feliz y contento de poder hacer una nueva vida que él eligió, pero marchó con un corazón roto en pedazos por el rechazo de una mujer. Corazón que tuvo que recomponer por piezas a base de olvidar y centrarse en sus deberes. Pero ahora que la recordaba, no sabía con seguridad si deseaba verla, o abandonarla en el más oscuro rincón del olvido. Para él, ella valía muchísimo. Era casi su razón de ser y existir. Se dice rápido, pero las sensaciones y emociones que guardaban esas palabras eran incalculables. Le habría entregado su corazón. Por desgracia o por fortuna, para ella, él no era nada. No significaba nada, o era una persona más entre un millón. Habría rechazado su amor con la mayor falta de delicadeza posible.
Parecía una mujer simpática, risueña y de carácter bondadoso. Pero sus acciones sentaban como puñales de hojas de hielo en el pecho de un Soldado que la amaba.
Mientras conducía pensaba en ella. Verla no le habría reconfortado, de ello estaba seguro. Pero el pensar que estuvo una semana de permiso, visitando familiares y amigos, e ignorarla a ella, le habría dolido.
Pensó que no debía ser benévolo con ella, ni tener ningún detalle, cuando la mayor ignorante de esos factores no le agradecería ni la mínima pizca de simpatía.
Estaba enfadado por ella, y enojado consigo mismo por ser como era: Una persona que a pesar de haber recibido las peores puñaladas por la espalda y el más feo detalle, seguía mostrando la mejor sonrisa.
Curiosamente, estaba en contra de poner la mejilla después de que le hubieran abofeteado en la otra, pero la ponía.