Portada » Artículos » Cobertura » Wii Game Experience lleva la competición a Barcelona

Wii Game Experience lleva la competición a Barcelona

Dbug reúne a unos cincuenta jugadores de Wii en sus primeras jornadas Game Experience dedicas a la consola de Nintendo.

Casa del Mig, Barcelona, lugar escogido por la Asociación Lúdica Dbug y Punt Multimedia para presentar la ya conocida Wii a quienes no han tenido la ocasión de probarla y, para los que ya la han jugado, se convierta en un lugar donde conocer a gente a la que le fascina la forma de jugar que Wii ofrece. El evento, Wii Game Experience, patrocinado por Hardcore Gamer Barcelona, el Ayuntamiento de Barcelona y Revogamers.

Nosotros pudimos estar allí, mañana y tarde, jugando, charlando, riendo, intercambiando opiniones... Todo se desarrolló sin demasiados problemas, aunque el resultado final del evento no fue como se esperaba por la baja participación.
 
La gran final
 
Por la mañana se celebró el Torneo de Mario Strikers Charged Football tal y como estaba planeado. Para sorpresa de algunos, el torneo no se llevó a cabo dentro del local que el ayuntamiento había cedido a los organizadores, si no fuera, justo en la entrada. Aquella acción no desagradó a nadie ya que los árboles del parque de l’Espanya Industrial proyectaban sombra por doquier y nos protegieron del calor.

Los Organizadores colocaron diversas mesas a lo largo de toda la fachada delantera del edificio sin obstruir la entrada principal, colocando vallas que delimitaron el recinto. En ellas habían colgados diversos posters de publicidad, entre ellos, Revogamers. Cada mesa había sido cubierta con una tela negra, y cada una poseía su respectiva Wii y pantalla plana, así como diversas sillas para los participantes.  Aunque por la emoción del partido hubo algunos que jugaron de pie. Las puertas de la entrada estaban abiertas de par en par, dejando ver el interior. Dentro había una mesa donde posaba un bonito televisor plano, a cada lado de la sala habían colocado dos mesas más, con una pantalla por cada una. Y, al fondo, un proyector. Allí dentro se celebraría la final del torneo, por lo que colocaron diversas sillas para los espectadores. Solo había una Wii dentro de la entrada, por lo que tanto el televisor, las pantallas de los participantes y el proyector, mostrarían la misma imagen.

A las 11:00, las inscripciones estaban abiertas, algunos ya estaban registrados en la lista a través de la Web, otros tuvieron la ocasión de apuntarse en aquel mismo instante. En ese momento de inscripción, cada uno recibió un ticket para la tarde, para la Wii Game Experience. En él figuraban los siete juegos a los que se podrían jugar más las tres partidas extras para repetir en el que más gustase a cada uno. Mientras los organizadores terminaban de prepararlo todo, los demás esperábamos escuchando en diversas Wiis la canción de Mario Strikers que suena en el menú de los canales haciendo aumentar la tensión.

El torneo empezó tarde por problemas con los sensores y una Wii dejó de responder a causa de que estaba expuesto directamente al sol. Por lo que algunos partidos tuvieron que llevarse a cabo en el interior del local, en el mismo lugar donde se planteó jugar la final.